Micah P. Hinson performing Trompe Le Monde´ – Sala López (Zaragoza)

La nueva edición del ciclo We Used To Party por la que con anterioridad pasaron Giant Sand, Chuck Prophet, The Posies o Clem Snide con diferentes resultados, resultaba protagonizada por Micah P. Hinson interpretando al completo Trompe Le Monde (1991), último álbum de estudio registrado por los Pixies.

La confabulación surgida de aunar el carisma del tejano y el misticismo legendario de los de Boston, propició un enorme interés en la primera fecha de la gira, luciendo la sala un espectacular aspecto en base al objetivo compartido por varias generaciones de aficionados.

El vocalista reclutó de nuevo como banda acompañante a los zaragozanos Tachenko, demostrando éstos (por enésima vez) que son mucho más que una gran banda de pop. Los complejos desarrollos del álbum resultaron desenvueltos con soltura y agotadora intensidad gracias a un enloquecido Sergio Vinadé reventando cuerdas, la solemnidad incuestionable de Alfonso Luna tras la batería, la presencia del bajo de Edu Baos y la valiosa tercera guitarra alternada con teclado de Sebas Puente.

Enloquecido con la oportunidad, Micah P. Hinson vociferó los textos desde el estómago, con la emoción de quién tributa a un ídolo y comparte con un público entregado y asombrado el ardor de ser Black Francis por una noche. El artista demostró respeto y devoción por los trazos originales de la obra, aportando sin embargo el magnetismo propio de ese genio excéntrico que marca su inagotable inspiración.

Una actuación eléctrica y demoledora que repasó el elepé sin pausa, respetando el orden original y contando con abrumadoras paradas en temas como “Planet Sound”, “Alec Eiffel”, la salvajada de “The Sad Punk”, “Letter To Memphis”, “U-Mass”, “Palace of the Brine”, la delicadeza impostada en “Bird Dream Of The Olympus Mons” o “Lovely Day”. La definitiva “The Navajo Know” cerró una actuación conquistada por aquel sonido sucio y elevado que demanda el ideólogo original parido en 1991.

Tras el atractivo principal, el norteamericano regaló un generoso añadido de casi una decena de temas propios, entre los que incluyó “Don’t You Forget”, “Beneath The Rose” o “Take Off That Dress For Me”, relajando inicialmente el ambiente en solitario y reclamando después la presencia de sus compañeros. Juntos remataban una brillante actuación, tan apasionante como el talante presentado por el siempre turbador Micah P. Hinson ante la singularidad del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien