Microsonidos (Butterfly Explosion + Neuman + Noise Box) – 12 y Medio (Murcia)

La fecha más “eléctrica” de la presente edición del ciclo de conciertos Microsonidos, se presentaba en el 12 y Medio de Murcia la noche del pasado 8 de abril.

Y es que para la visita de los irlandeses Butterfly Explosion (herederos del mejor shoegaze en la línea melancólica de Slowdive), la organización decidió programar, completando cartel, a dos de las mejores bandas con influencias “noventeras”, ruidosas y atmosféricas de la escena murciana actual: Neuman y Noise Box.

Los primeros en aparecer en escena fueron los tres componentes de Neuman, proyecto liderado por Paco Román (ex de La Fábrica de la Luz), para presentar tres temas de su reciente LP Plastic Heaven (por cierto, un lujo ambicioso de más de 70 minutos de duración) y otros tres nuevos que nos dejaron anonadados por su calidad, su excelente e intensa interpretación y la aparente facilidad con la que transmiten las muchas sensaciones que se desprenden de sus composiciones en disco.

Y es que se nota que, si bien Neuman es un proyecto relativamente nuevo, sus miembros no son unos recién llegados. Desde la más absoluta calma, sin ninguna prisa, temas como “Plastic Heaven” o la brillantísima “Sil Fono” fueron invadiendo de magia la noche y nos dejaron con la sensación de que estamos ante la gran banda murciana de los próximos años. El mini-hit que supone “Just a Lie” dejó también a las claras que la banda sabe facturar canciones algo más accesibles sin perder un ápice de personalidad.

Los siguientes en aparecer en escena fueron los ya clásicos Noise Box. Y es que más de diez años de trayectoria y tres discos les avalan como una formación solvente y así lo demostraron en Microsonidos. Venían a presentar su nuevo EP “Almas de destrucción masiva”, primer acercamiento del grupo al castellano, pero no se olvidaron de temas anteriores como los que dan forma a Locked up in a Human Body (2009).

Los que sólo habíamos visto a Noise Box en formato más íntimo nos sorprendimos de la brutal descarga de decibelios, fuerza y de la tremenda actitud de la banda liderada por Jesús Cobarro, la cual, ya de paso, nos demostró que el puntual (¿o definitivo?) cambio de idioma en sus composiciones no viene acompañado de un ablandamiento en su sonido; “Un sueño infectado” o “Caballo Ganador”, del nuevo EP, suenan tan potentes como hace dos años lo hacía “My Evil Twin”.

La nota curiosa la puso una excelente versión de “Enjoy The Silence” de Depeche Mode, tratada con respeto y llevada al terreno de grupos como Smashing Pumpkins o Failure, de hecho tenía más que ver con la versión que éstos últimos realizaron a finales de los 90 que con el tema original de la banda de Basildon. Un servidor, que adora desde la infancia a Depeche, no dudó en aplaudir con admiración al final de la interpretación, y eso quiere decir mucho.

Por último, los irlandeses Butterfly Explosion cerraron la fiesta presentando Lost Trails (2010) una revisión del shoegaze más épico en la línea de Slowdive, aderezado por puntuales momentos post-rock.

Sabiendo ya de antemano que su propuesta no aporta nada nuevo a ambos géneros, la banda de Gazz Carr (un tipo simpático y con la lección bien aprendida en cuanto a eso de “mirarse los zapatos”) explota de manera magistral sus armas y es un “must” para todo aficionado a las voces melosas, el ruido, la melancolía, la intensidad y los escenarios plagados de pedales que nos legaron aquellos geniales grupos de principios de los 90.

Los mejores momentos corrieron a cargo de una excelente “Closer”, tal vez su mejor canción, y que sirvió para abrir el concierto, la instrumental y puramente post-rock Automatic y una versión shoegaze (¿?!!) del “Don’t You Forget About Me” de los Simple Minds. Jamás se me hubiera pasado por la cabeza una combinación de este tipo pero debo decir que sí: ¡el experimento funciona!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.