Muchachito – Bombo Infierno (K Industria – Músicas Nómadas)

He aquí la nueva sensación del llamado “Sonido Barcelona”. Auspiciado por Ojos de Brujo, debuta en formato largo Muchachito, paladín de las músicas canallas y noctámbulas, adicto a los bares y a la vida desenfadada, permanentemente festiva y, en resumidas cuentas, propia de una Barcelona que, la verdad, no existe. ¿Dónde está todo el mundo que describe Muchachito? ¿Queda algo de la algarabía que caracterizaba la ciudad mediterránea? Sin duda, porque sino no saldrían grupos como Ojos de Brujo o Macaco a proclamarlo. Pero en verdad que es un mundo subterráneo, de una gente muy concreta y hasta me atrevería a decir que de unos pisos muy concretos (esas fiestas).

Musicalmente, poco nuevo ofrece este Bombo Infierno. Funk-rock acelerado, sin concesiones. Una voz rota por los eternos vicios. Y una temática que gira entorno al desengaño amoroso, tomado con todo el desenfado del mundo. Una chulería propia del extrarradio –el artista es de Santa Coloma de Gramenet-, que a veces recuerda a la de Loquillo, por poner un ejemplo. Y un sentido escénico definitivamente aflamencado, propio de alguien que ha quemado todas las etapas del punk hispánico (que va del perro y la flauta hasta la creación de un sello propio).

Barcelona quizás necesite buscarse una etiqueta musical identificativa. Es por tanto normal que los medios locales aupen a una serie de artistas que lo hacen bien, pero que no ofrecen casi nada nuevo. Aunque les resulte molesta la comparación, todo nace con los álbumes de Mano Negra. Y, revisando lo que dio de sí la escena barcelonesa de hace años (Gato Perez, Oriol Tramvia o Ovidi Montllor, por ejemplo), se palpa que lo que hay ahora no es tampoco nada del otro mundo, en cuanto a transgresión ideológica y estilística. Claro que, después de tantos años de mediocridad convergente y de exilio de muchos artistas al Madrid que se movía, tiempo es de crear algo sólido en Barcelona. Pero, más que el alegre mestizaje, es el hip hop el estilo del futuro, aquel que realza las miserias de una ciudad en la que se vive muy bien…si se es rico o si se es vendedor de humo. Se necesitan nuevos cantautores socialmente comprometidos, por favor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.