Nacho Vegas – Kafe Antzokia (Bilbao)

Recuerdo cuando en 2001 vio la luz Actos Inexplicables, el primer disco de Nacho Vegas. Aquella colección de canciones establecieron una clara tarjeta de presentación que a día de hoy se mantiene. Con el paso de los años, el músico asturiano no ha dejado de mostrarse honesto y trabajador. Tenía talento cuando empezó, pero solo la constancia y el buen hacer le han permitido ser reconocido como lo es hoy.
Y con un nuevo disco bajo el brazo, Nacho Vegas se presentó en Bilbao para iniciar la gira de presentación de “Resituación“. El Kafe Antzokia es un lugar donde él se siente cómodo y donde el público siempre le ha mostrado apoyo y cariño. Mención especial para una banda soberbia compuesta por Manu Molina (batería), Joseba Irazoki (guitarra) y tres de los cuatro miembros de León Benavante. El cuarto, César Verdú, al control del sonido.
La sala presentó una muy buena entrada a pesar del precio del evento, no faltaba predisposición positiva y ese good feeling fue recogido por los músicos. Fueron sonando gran parte de las nuevas canciones formando parte de un discurso con todo el sentido, sin carencias. Apenas echamos en falta esos himnos que forman parte de sus anteriores trabajos. Vegas, tranquilo y con ganas, fue desgranando su arte con la ayuda, en muchos momentos en exclusiva, de su mejor arma, su fraseo.
Dedicó uno de los temas iniciales a Lorena Alvarez, paisana suya. Mientras fuimos degustando historias brillantes y melodías bárbaras, los seis músicos optaron por aumentar prestaciones y dejar claro que no hay época que termine con el folk más elegante y caballeroso. Y con “La gran broma final” también brillo el rock más selecto.
Casi dos horas de la mejor versión de Nachín son, a ciertas edades, como el mejor de los gin tonics. Bien combinado y frío, reposado, para terminar con emoción liberadora.
Que por muchos años podamos degustar actuaciones así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.