Neil Young – Young Shakespeare Live (Reprise Records / Warner)

A este paso va a dejar de ser noticia pero, nuevo volumen de la “Performance Series” de Neil Young y nuevo acierto del canadiense, que en esta ocasión rescata de su archivo Young Shakespeare Live, un concierto acústico grabado el 22 de enero de 1971 en el Shakespeare Theater de Stratford. A solas con su guitarra y puntualmente al piano, un Young en plenitud de facultades desgrana con finura, pasión y honestidad un repertorio apabullante y absolutamente impecable.

Con apenas 25 años, el de Ontario está en pleno despegue de su carrera y a su cancionero, de insultante calidad para alguien de su edad, añade un puñado de temas, aún no publicados, que poco después conformarán la espina dorsal de Harvest, el que probablemente sea su disco más redondo y celebrado. Hablamos de piezas del calibre de “Old Man” o “The needle and the damage done”, en interpretaciones muy cercanas al sonido que tendrían en el álbum pero con una frescura inaudita o la dupla “A man needs a maid” / “Heart of gold”, interpretadas al piano con hondura y solemnidad.

El resto del repertorio se nutre básicamente de Everybody knows this is nowhere (“Down by the river” y “Cowgirl in the sand” suenan soberbias despojadas de su característica electricidad) y After the gold rush (increíble el arranque con “Tell me why” y la intensidad de “Don’t let it bring you down”), con un par de rescates de CSNY (emocionan “Ohio” y “Helpless” en su total desnudez) y rarezas como la siempre mágica “Sugar Mountain” o “Dance dance dance”, esbozo de lo que luego será “Love is a rose”, una de las piezas menores más emocionantes de su carrera.

El resultado es un concierto perfecto, disfrutable de principio a fin, donde no sobra ni un minuto. Especial, además, por ser la primera actuación en solitario de Neil Young que fue filmada, grabación audiovisual disponible en la edición deluxe con una realización tan sencilla como cálida y eficaz. ¿Es pertinente su lanzamiento teniendo en cuenta que Live at Massey Hall 1971, publicado en la misma serie oficial, recoge un concierto en el mismo formato grabado tan solo tres días después? Rotundamente sí. Cada concierto de Neil Young de esta etapa es irrepetible e imprescindible, y los matices de cada actuación hacen que valga la pena darle una oportunidad y no perder detalle de la maestría que ya derrochaba sobre las tablas un Young al que aún le quedaba tanto por hacer, pero cuyo recorrido hasta esa fecha era impecable.

Escucha Neil Young – Young Shakespeare Live

2 comentarios en «Neil Young – Young Shakespeare Live (Reprise Records / Warner)»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien