Albert Hammond Jr. – Francis Trouble (Red Bull)

Hace tiempo que Albert Hammond Jr. encontró la forma de huir de ese yugo, plomizo y quizá algo asfixiante, inherente al hecho de ser guitarra principal de una de las bandas de rock más esperanzadoras de los últimos tiempos. Fue concretamente hace doce años cuando el músico publicó “Yours To Keep” (Rough Trade, 06), su primer álbum al margen de The Strokes. Un lanzamiento al que seguirían “Como Te Llama?” (Black Seal, 08) y “Momentary Masters” (Infectious, 15), todos ellos trabajos relativamente atractivos y con puntuales momentos de interés, que sin embargo no alcanzaban a motivar un convencimiento absoluto. No eran obras con vida propia, que tuviesen significado más allá de la mera liberación alejada de aquel foco colocado de forma omnipresente sobre la formación neoyorquina.

Una tendencia que se rompe radicalmente gracias a la presente entrega, después de que el autor complete un disco de indie-pop de guitarras que se sitúa cerca del pleno, en un logro que debe entenderse como la acumulación de piezas infalibles, vistosas y con ritmo. Resulta que “Francis Trouble” (Red Bull, 18) presenta una serie de canciones encantadoras e irresistibles, con melodías limpias y pegadizas que se completan con guitarras marca de la casa (ahí es donde aparece el nexo con The Strokes), y una interpretación vocal más variada y convencida que nunca. Diez cortes de pop juguetón pero sólido, que apuestan por el aspecto clásico (quizás incluso retro) tras huir de probaturas y una experimentación que hubiese resultado innecesaria (o directamente un lastre) ante la claridad de ideas de la que Hammond hace ahora gala.

Es la satisfacción que se desprende de tonadas tan inmediatamente familiares como “DVSL”, “Muted Beatings”, el hit instantáneo que es “Far Away Truths” o “Set To Attack”. Tampoco bajan el nivel “Rocky’s Late Night”, el medio tiempo “Tea For Two” (con ecos a Red Hot Chili Peppers), la sedosa “Stop And Go”, “Strangers” o la Stoniana “Screamer”. Con su cuarto disco en solitario, Albert Hammond Jr. consigue que su nombre tenga definitivo peso propio, después de completar una referencia que se sitúa entre lo más redondo de la primera mitad del año. Un elepé brillante que, además, cuenta con virtudes tan globales que resultará igualmente adictivo para diferentes gustos y estratos de público.

Escucha Albert Hammond Jr. – Francis Trouble 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.