Ojos de Brujo

Ojos de Brujo siguen abriendo puertas y parece ser que este planeta se les está quedando pequeño

Me dispongo a realizar mi primera entrevista como colaborador de esta revista con un grupo, Ojos de Brujo, que vienen rumbeando y llamando la atención de mucha y distinta gente.

La situación tiene un poco de danger ya que no estoy demasiado puesto en la historia del grupo y no tengo un cuestionario preparado, pero aún así me siento praparado para hablar de músico a músicos sobre las vicisitudes de este oficio y las sorpresas que da la vida. Todo se complica cuando la entrevista se pospone a después del concierto, ya que es el último antes de una merecidas vacaciones y el cansancio podría dificultar un encuentro inesperado entre grupo y prensa.

Por suerte convenzo a Marina para que me deje hablar con algún componente a pesar de la posible impertinencia que pueda suponer interrumpir una fiesta como la que se está viviendo en el backstage de la Sala República de Valencia. Por fin encuentro a los músicos y estos deciden que hable con Ramón, guitarrista y “alma pater” del grupo, que acto seguido me demostraría ser todo un portavoz por la manera tan agradable en la que responde a mis cuestiones. Le explico mi situación de reportero amateur y le prometo una entrevista corta basada en cuatro preguntas generales (resumidas en cuatro palabras) para que él mismo me ponga al día de lo que éstas significan en el diccionario del grupo.

2003: Pararemos lo mínimo porque tenemos una agenda muy apretada. Empezamos de nuevo el 2 de Enero y después tenemos 14 conciertos por Europa durante ese mes. Nosotros seguiríamos, lo que pasa es que hemos empalmado el final de la gira “Abriendo puertas” con la grabación de “Barí”, las mezclas, la masterización, la presentación , etc. Ha sido un stress exageradísimo y no hemos parado desde que empezamos con el nuevo disco. En Mayo volvemos a estar super liados porque nos han elegido como grupo revelación en un festival de música internacional y en base a eso nos han salido bolos muy dispares: Puerto Rico, México, Miami, Pekín, Moscú, etc. Pero lo ahora realmente necesitamos es descansar porque llevamos mucha tralla encima…

INDEPENDENCIA: Era algo que queríamos porque cuando empezamos con Edel, la compañía multinacional, vimos que por todo se daban de hostias. Esta banda es muy abierta y dinámica porque cambian muchas cosas: ahora Marina está mucho más presente en los nuevos temas, necesitábamos grabar este disco para ser coherentes con la realidad que estábamos viviendo. A veces el ritmo artístico no sintoniza con el comercial donde pierdes un tiempo, una inversión, etc. Abandonar suponía matar la semilla del grupo ya que tan siquiera teníamos pensado montar una banda; lo que más no motivaba era tocar por tocar y a partir de ahí decidimos montárnoslo por libre. A los tres meses nos enteramos de que la compañía había petado aunque algo nos olíamos porque no nos trataban como auguraba, ya que éramos un grupo novel y no se nos apoyó como tocaba. De todos modos, para nosotros fue el “mejor, imposible” puesto que ya teníamos en mente saltarnos ese escalón del criterio ajeno: ponemos las cosas como queremos, las letras que queremos, el orden de las canciones, hemos metido un libreto de 25 páginas en el disco y de alguna manera esto sería un contínuo NO en una multinacional. Nosotros nos “auto-explotamos” porque debemos mogollón de pasta y ahora estamos pagándolo poco a poco.

HIP-HOP: Cuando empezamos teníamos una línea a seguir: lo que iba dando cada uno daba lugar a composiciones en grupo. Marina tenía menos protagonismo cuando entró, a pesar de su larga andadura musical, y entre nosotros siempre han existido distintas orientaciones. El primer disco era una captura de lo que había pasado durante cinco o seis años, de diferentes ideas que no se debían perder: “Ná en la nevera” es un tema adolescente de Marina y “Palabras Balancas” es de cuando yo tenía 14 o 15 años. Como se habían gestado era bonito grabarlos en el disco aunque después no los lleváramos a los directos. La idea de meter hip-hop ya estaba presente desde que Panko se unió en los conciertos, y por toda la necesidad que había de implantarlo nos decidimos a trabajarlo y ahora estamos interesados por el terreno de la electrónica, que ya se puede observar en los arranques de nuestros conciertos cuando Marina se marca una soleá industrial. En “Barí” hay una remezcla mía, “Calorro Mix”, que es euna bulería mezclada con jungle, drum´n´bass, etc. Esta es una faceta del grupo poco explotada pero que en un momento dado puede calar en este grupo o en otro proyecto paralelo llamado “Agemalaje”, siempre tirando más hacia las bases electrónicas, programando samplers, etc.

PURIOLETANO: La canción del Purioletano la grabó Muñeco en una especie de jam session que nos marcamos un día con dos micros: Juanlu tocaba la guitarra, yo tocaba dos bongos marroquís y era un tema muy espontáneo que quisimos meter como bonus track en “Vengue”, que ya estaba muy petado de canciones. A la gente le encantó por lo fresco que era y cuando Muñeco dejó de cantarlo en los conciertos al irse con Amparanoia empezó a hacerlo Panko, que es muy salao y cuando está a gusto lo canta al final de los bolos.

Ya no quedaba tiempo para más preguntas. El resto de músicos exigían su presencia en el fiestón que se estaba organizando tras el escenario y yo allí no pintaba nada. Les agradecí su simpatía y su impecable concierto, deseándoles lo mejor para el futuro. Ojos de Brujo siguen abriendo puertas y parece ser que este planeta se les está quedando pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.