Pearl Jam – Lost Dogs (Epic)

Lost Dogs es la última entrega de Pearl Jam. La banda de Seattle que después de publicar 144 directos oficiales en los últimos tres años, premia a sus numerosos admiradores con un disco de rarezas y caras B. 30 temas, más un recuerdo final, repartidos en dos cds y que se extienden temporalmente a lo largo de toda su trayectoria.

Desde 1991, con el impecable Ten, Pearl Jam ha evolucionado por los diferentes caminos del rock desde su lado más directo y contundente hasta experimentaciones musicales mucho más profundas, pasando por sus siempre deliciosas composiciones de marcado carácter acústico.

Lost Dogs, lejos de ser un disco solo para fans y coleccionistas, es simplemente una colección de perlas musicales que demuestran por qué han conseguido mantenerse en primera fila a lo largo de los años.

El primer cd, bastante más rockero, está compuesto por 16 temas que muestran las cualidades de la banda. En él encontramos temas como “Black, red and yellow” dedicado a Dennis Rodman y en la que aparece la voz del mismo grabada en un contestador, “Don’t gime no Lip” donde Stone Gossard se coloca detrás del micro, “In the Moonlight” magistralmente conducida por Matt Cameron, “You” o “Yellow Ledbetter”, de las sesiones de Ten, una canción imprescindible que hemos disfrutado a lo largo de los directos de la banda y donde Mike McCready demuestra que es un genio a la guitarra con un principio de marcado carácter a lo Hendrix y un solo que en directo suele alcanzar cotas cósmicas.

El segundo cd, más tranquilo y acústico, posee perlas como “Footsteps” donde la emotividad y profundidad de la voz de Vedder se ponen en evidencia, “Sweet Lew” y “Dirty Frank” donde muestran las influencias funk de Jeff Ament, “Brother” instrumental y conmovedora o “Last Kiss”, single de navidad del Ten Club, que también se ha convertido en una de las habituales en los directos de la banda.

El cd 2 termina con “4/20/02”, en memoria a Layne Staley, voz de Alice in Chains, ilustres de la era grunge y a los que Pearl Jam telonearon en su primera gira, y amigo personal de Vedder que felleció por sobredosis la fecha que marca el título de la canción. “So, sing just like him, fuckers. It won’t offend him. Just me. Because he’s dead.”

Lost Dogs es por tanto un disco imprescindible, lleno de rarezas y descartes de los trabajos de Pearl Jam que no defraudará a fans ni a amantes de la buena música. Canciones que la mayoría de las nuevas bandas de rock que se pasean hoy en día por los escenarios estarían orgullosos de haber compuesto y que utilizarían como single.

Bienvenidos sean los perros perdidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.