Purple Weekend 2011. Te contamos lo que dio de sí el festival leonés

Intro

Renovados escenarios, y renovadas fuerzas para el mítico festival leones.  Uno de los mejores eventos del mundo (si no el mejor) especializado en música y cultura “sixties”, si bien es cierto que, desde hace mucho tiempo, el Purple Weekend se abrió a muchos estilos musicales y prescindió de la leyenda  “International Mod Festival” en su cartel.

Superados los “malos entendidos” del año pasado en el cual, parece, que la afluencia de público no fue la esperada, este año no solo se han visto cumplidas las expectativas con creces, también se han vuelto a ver viejas caras “míticas” por los diferentes recintos del Purple Weekend. Aquí te lo contamos todo.


Sábado

Una noticia de última hora irrumpió el primer día del Purple Weekend, los franceses Les Terribles, viejos conocidos por la afición garajera española, no podían actuar. La organización se puso rápidamente en marcha y Les Terribles fueron sustituidos por los asturianos The Feedbacks, que llevan un gran año en cuanto a actuaciones. Los powerpoperos dieron un concierto energético y cargado de trallazos de menos de tres minutos que hicieron olvidar a la tempranera concurrencia  la falta de los vecinos del norte.

Por su parte, los catalanes The Canary Sect, asiduos del Purple en su faceta como público, y que ya visitaron León como banda en el 2005, dieron un concierto de Rhythm & Blues alto en proteínas y saturado de grasa rockera.  Ambos conciertos tuvieron lugar en el Espacio Vías, un nuevo centro cultural de la ciudad de León situado en las antiguas estaciones del Feve. Todo un acierto hacer allí los conciertos de por la tarde, tanto por la ubicación como por el sonido, al que no se le puede poner ninguna pega. En la segunda planta, además, se ubicaba el tradicional mercadillo de ropa, discos y complementos pop. El Purple comenzaba bien.

Hablar de Al Supersonic & The Teenagers es hablar de The Soul Teenagers, unos amigos granadinos que comenzaron su andadura, siendo muy jóvenes, con la sana intención de tocar la música que habían escuchado de sus ídolos de la Motown o la Stax. Poco a poco se fueron labrando una reputación en circuitos “Soulies” y festivales especializados (el público del Purple ya les conocía) hasta llegar a grabar algunos singles y editar un excelente L.P, Not to Young (canela en rama, amigos) que les está llevando por multitud de escenarios internacionales, por ejemplo en Alemania les adoran.

AlSupersonic&TheTeenagers

El caso es que la maquinaría de Al Supersonic y sus Teenagers estaba perfectamente engrasada, tal y como vimos en el escenario principal a las 21:00. Sonido perfecto y actitud coherente y firme sobre el escenario, canciones como “Lean on Me”, “I Don´t Know (Where´s my Girl” o “Stand by Me”, al final de su concierto, te hacen pensar que estas  en otra época y la voz impecable de Alfredo Olmedo (Aka Al) no tiene que envidiar a cantantes de Soul de la vieja escuela. Aperitivo inmejorable para los conciertos nocturnos.

Seguíamos con sonidos negros de la mano del Jamaicano Roy Ellis, una leyenda viva del Ska y el Reggae que está viviendo una ¿Segunda? ¿Tercera? ¿Quién sabe? juventud desde que retomara su carrera hace menos de cuatro años. Roy Ellis se hace acompañar en sus últimas actuaciones por una banda de Rocksteady salida de ultratumba, llamada The Transilvanians, los gallegos, a tenor de lo visto, son los acompañantes perfectos del jamaicano.

RoyEllis_1

Roy Ellis salió enfundado en un traje plateado que haría palidecer de envidia a Agatha Ruiz de la Prada y, desde el primer minuto de actuación, dejó claro que está en plena forma, en todos los sentidos; carreras por el escenario hasta ser prácticamente imposible atraparle con la cámara, voz profunda y feeling, mucho feeling, tanto con sus músicos como con el público. Los temas de su nuevo disco funcionan de maravilla y puedo decir sin equivocarme que Mr Roy aguanta impertérrito el paso del tiempo.

RoyEllis_2

Llegaba uno de los momentos cumbres del festival con uno de los cabezas de cartel y lo que a la postre sería una de las decepciones, o mejor dicho; la Decepción.  Jeremy Gluck,  Robin Wills, Yan Quelleine y Rob Coine, acompañados por Chris (Flaming Groovies)Wilson a la segunda guitarra, comenzaron un concierto que fue de más a menos hasta quedar en nada. Y eso que abrieron fuego con una estupenda revisión de su tema “Grammar of Misery”  para continuar con “Somebody”.

TheBarracudas_1

A partir de ahí el setlist elegido fue de lo más rebuscado, como si hubieran querido huir de lo fácil y demostrar que tienen grandes canciones. Estamos de acuerdo en que los Barracudas no son unos chavales y que, igual, ellos pensaron en tocar un repertorio más maduro, eso tendría sentido si hubieran venido con un nuevo trabajo que defender. Pero nada de eso, llevan años sin grabar, por lo tanto; carece de sentido que no toquen canciones como “Summer Fun”. Por otra parte a Jeremy Gluck se le notaba que no llegaba bien con la voz a la mayoría de las canciones, llegando a dejar de cantar en alguna de ellas. Luego está el tema de las versiones, (“Teenage Head” y  “You´re Gonna Miss Me”) que por otra parte no salvaron una actuación pobre, que me hizo sospechar que habían ensayado más bien poco y que esto ha sido una reunión alimenticia para sacarse unas libras y llegar a fin de mes.

TheBarracudas_2

Ni siquiera la inclusión de joyas como “Dealing with Today” o “I Can´t Pretend” pudieron salvar lo insalvable. No digan The Barracudas, digan Lamentable Espectáculo.


Domingo

Segunda jornada del festival, con menos gente que el primer día y con un cartel con bandas menos “golosas”, pero no por ello menos interesantes.

Ya desde por la mañana un músico que en este país debería tener la etiqueta de mítico, Javier Sun, estuvo junto a sus dos acompañantes dando el callo en el escenario del espacio Vías. Concierto energético como pocos, que yo recuerde Mod Time no visitaban el Purple desde el 2007, en aquella ocasión fue en acústico en el escenario del Albéitar. ¡Mod Time al escenario grande, ya!

Después de la pertinente visita al Barrio Húmedo, que sin estar dentro de la programación oficial del festival, es por derecho propio parte de él, llegaba el momento de acercarse a otro de los escenarios, al Gran Café. En la parte de arriba se podía bailar al ritmo de los mejores Djs (en riguroso vinilo por supuesto) y en el escenario le tocaba el turno a La Banda del Gran Café con  el guitarrista de Cooper, Mario, a la cabeza. Un grupo de versiones de clásicos del Rock, mayormente de los setenta que hizo vibrar a los presentes a ritmo de canciones conocidas por casi todos.

Djs

La acción se trasladaba de nuevo al escenario Vías, esta vez para ver a los británicos The Groovy Uncle y a los madrileños Imperial Surfers. En lo tocante a los músicos ingleses, su concierto comenzó bien, con esa mezcla de Beat, Garage y Rhythm & Blues propia de las bandas de Medway de los ochenta, pero lo cierto es que a la larga su concierto se hizo aburrido y algo anodino.

Menos mal que teníamos al cuarteto de Malasaña para desquitarnos. Los Imperial Surfers salen en sus directos a no coger prisioneros y así lo hicieron desde sus primeros compases con temas como “Some of my Best Friends”, “Danger Zone” o “Count on Me”. Creo que era su primera vez en el Purple, pero por lo que vimos dentro y fuera del escenario, con todo el Espacio Vías bailando, no será la última.

Ya por la noche volvimos al escenario principal para verificar que efectivamente era el día con menos asistencia, debido (digo yo) a que el lunes no era festivo. Menos problemas para acceder a los servicios y a las barras (algo que debería mirar la organización por el bien de todos) pero las mismas ganas de disfrutar con bandas como Idealipsticks. La banda liderada por el matrimonio Ryjlen que le dan al Garage Rock con (aunque ellos no lo quieran así) aspiraciones a “Hype”  finalizaban su gira precisamente en el Purple. Su último (excelente) disco, I Can´t Deny It, les posiciona como unos grandes del Rock & Roll de guitarras del país, aunque a menudo se les suele meter en festivales de corte Indie, como pudimos ver, por ejemplo, en el Sonorama. Aquí también se dejaron algo más que sudor sobre el escenario, más; jugando en casa de uno de sus componentes, Eva Galáctica (teclados). El caso es que estuvieron más de una hora repasando su repertorio, en un concierto francamente entregado delante de un público algo escaso para lo que se hubieran merecido.

Llegaba uno de los grupos más esperados por el que esto suscribe, y no es que The Frowning Clouds hayan inventado el fuego, no. Simplemente son unos jóvenes (no pasan de los 18) que tocan Garage y Rhythm & Blues, pero su álbum debut es una excelente carta de presentación. También me hacía gracia el hecho de que hasta hace poco sus padres les acompañaran a las giras. Un organizador de un conocido festival de Garage me contaba, minutos antes del concierto, que les iban a traer el año pasado, pero al final no pudo ser. Resulta que el padre de uno de ellos vio un video de de este festival y debió decir algo así: “De eso nada, vosotros no vais a tocar a España”.

TheFrowningClouds_1

Todas las dudas despejadas, The Frowning Clouds defienden perfectamente su música a tres voces y con sus curiosas guitarras Harmony. En directo suenan bastante más, digamos, actuales que en el disco, lo cual me parece hasta bueno. Lo único es que se les nota la falta de tablas, nada que se les pueda echar en cara dada su edad, y la excesiva duración de su concierto que acabó haciendo mella en su repertorio. Lo suyo hubiera sido dejar a la gente con ganas de más, chavales. Con todo y con eso, todo un descubrimiento a seguir.

TheFrowningClouds_2

Si alguien me llega a decir lo que estaba a punto de ver sobre el escenario, no me lo creo. Que una banda experimentada como los austriacos The Jaybirds salgan a tocar y que tengan que parar sus actuación porque el bajo suena desafinado, es, cuanto menos, extraño.

TheJaybirds_1

Menos mal que el sentido del humor del cantante Bernhard Gold y la predisposición del bajista Marcus Zöchling, no así la cara de asesino del guitarrista Norb Payr, acabaron rápidamente con la situación.

TheJaybirds_2

Lo que siguió fue el concierto clásico del cuarteto austriaco, sin sorpresas ni sobresaltos, pero con una planta en el escenario y un sonido difícil de superar. Imprescindibles en la escena europea y mejores aun, si cabe, ahora que han vuelto a su sonido primitivo de una sola guitarra.


Lunes

Tercer día de Purple y fuerzas ya resintiéndose, tanto es así que un servidor se perdió el concierto de Gaby Alegret y Los Platillos Volantes tocando versiones de los Salvajes. No puedo explicar lo que es para mí Gaby Alegret, todo un mito, un personaje imprescindible en la historia de la música Rock española. Menos mal que Gaby asegura gira para el año que viene con sus nuevos Salvajes.

Día grande y así se hizo notar en cuanto a afluencia de personal en el recinto del Pabellón del Colegio de Huérfanos. Hablar de The Masonics es hablar de otros clásicos, por derecho propio, de la escena del Rhythm & Blues, Beat, Garage europeo. Con gente de los desaparecidos Milkshakes y uno de los bajistas más estilosos del panorama, todo un espectáculo verle tocar y fijarse en los caretos que pone, y muchos discos y conciertos a sus espaldas, suelen ser un valor seguro sobre las tablas.

TheMasonics_1

Y vaya si lo fueron, no me pareció ver a nadie quieto por las primeras filas. Desde las canciones con voz femenina al frente, hasta las clásicas de la banda como: I´ll Find Out” o “When you Cry at Night”. Concierto de diez para empezar la última noche.

TheMasonics_2

Si hay una banda que se merecen estar en el Purple, esos son, sin duda, The Lambrettas. Aunque después de las experiencias que tenemos con las reuniones o con los grupos  veteranos que no tienen una carrera muy constante, no es extraño que la presencia de The Lambrettas se viera no sin cierto recelo. Esta cuestión se vio zanjada a los pocos minutos de actuación del cuarteto de Brighton.

TheLambrettas_2

Doug Sanders y los suyos salieron a ganar ya desde el principio con “Go Steady” y “Can´t you feell the Beat”, temas ambos de sus primeros tiempos. La voz de Doug Sanders que sustituye desde el 2007 a la voz solista de Jez Bird (cantante original) fallecido en el 2008, cumplía perfectamente las expectativas de cualquier aficionado al Revival Mod y se notaba la puesta a punto de la formación actual, haciendo especial hincapié en la base rítmica, con nervio, beat y contundencia.  No pudieron faltar grandes temas como: “Face to Face”, “Beat Boys in Jet Age”, “Living for Today”, o “Page Three”, tampoco la versión que siempre solían tocar de los Small Faces,“All or Nothing”. Para el final se guardaron su versión del clásico “Poison Ivy” en clave Ska, que salió editada en su primer L.P y una canción con la que no podían fracasar “All Day and All the Night” de The Kinks. Actualmente sólo son una banda de Revival del propio Revival, pero nos gustan.

TheLambrettas_3

Se acercaba el final de la edición del Purple Weekend 2011, por lo menos en lo tocante a la música en vivo. Y lo hacía con los artistas más mediáticos, todo lo mediático que pueden ser los históricos Buzzcocks, que, por estar a la altura del concierto anterior o porque están en plena forma, salieron como una autentica apisonadora. Pete Shelley a la guitarra y voces y Steve Diggle a la guitarra y ocasionales voces capitaneando al cuarteto no dieron ni un solo segundo de tregua en todo el concierto. ¡Ni una sola parada entre canción y canción, oigan.

Buzzcocksp_1

Comenzaron con “Boredom”, “Fast Cars” y “Autonomy”, suficiente para que las primeras filas enloquecieran como no lo habían hecho con ningún grupo del festival, no solo de esta edición, me atrevería a decir que solo he visto a la gente tan loca con los Undertones en el Purple del 2005.

Buzzcocksp_2

“What ever Happened to?” sonó como un autentico tiro, así como: “Moving Away from the Pulsebeat” en la que aprovecharon para hacer una especie de “batucada” punk con la batería, que sirvió, ya de paso, para hacer el único receso de guitarras del concierto. Para el final dejaron un compendio de canciones, para dejar claro quiénes son; “What do I Get?”, “Harmony in my Head”, “Ever Fallen in Love” y “Orgasm Addict”. Sin duda, los triunfadores del escenario grande.

Buzzcocks_3

Parece que el Purple se afianza de nuevo en León para volver a pintar sus calles de color. El año que viene más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien