Refree – La Matrona (Acuarela)

La Matrona es el tercer trabajo de Raül Fernández como Refree, casi dos años después de la excelente acogida de Nones (Acuarela, 03). La clave de este músico está en hacer lo que en cada momento le ha apetecido, en aprender y no estar nunca quieto. Han pasado muchas cosas desde los tiempos de Corn Flakes, y Raül se ha convertido en uno de los músicos más respetados y admirados del momento.

Con La Matrona se aleja definitivamente de su primer álbum, Quitamiedos, y le sitúa en la senda luminosa de su anterior trabajo. Comparte con éste varias características, como el uso de catalán y castellano para explicar historias cotidianas con una naturalidad y sencillez muy elegante, y la calidez y el preciosismo instrumental que viste todo el álbum, desde el minimalismo de “Ya no hay pena”, tema que abre el álbum, a la riqueza de “Batís”.

Raül da rienda suelta a su imaginación para ofrecernos melodías llenas de clasicismo, que se mueven en un terreno tan abierto que va del jazz más libre (“Faltas Leves” o “El sótano”) al pop sin concesiones (“Glorietas”), en el que la instrumentación es deliciosa. El piano, junto con la voz de Raül, actúan de hilo conductor No abusa de los arreglos de cuerdas y viento. Cada instrumento tiene su razón de ser. El resultado es un trabajo de artesano, perfectamente entrelazado y esculpido, en el que no hay ataduras ni elementos restringentes. El sentimiento con el que canta las historias de sus canciones ayuda a que se cree una relación muy íntima entre él y el oyente.

Entre las diferentes colaboraciones con las que cuenta, cabe destacar las de Jaume Sisa e Irene Tremblay, Aroah, en “L’herència”, el tema que cierra el álbum.

Un disco muy cuidado hasta el último detalle, como el diseño del artwork, obra de Anna y Mar Girona, que sitúa a Raül Fernández en la primera fila de nuestra música, y del que aún podemos esperar mucho más, algo que siempre resulta muy positivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.