Singles Supremos: «Breakout» de Swing Out Sister

Es manifiesto que de esa inextinguible cantera musical llamada Manchester provienen muchos diamantes, realmente preciados y memorables, en forma de grupos y uno de ellos es Swing Out Sister, los cuales tienen con “Breakout” su canción de pop-jazz-soul más icónica; sin ninguna clase de dudas.

 

El terceto integrado por Corinne Drewery (voz), Andy Conell (teclados) y Martin Jackson (batería) le echó el lazo al n.º 4 en las listas de Inglaterra y Nueva Zelanda y al nº6 en Estados Unidos e Irlanda, en Otoño del año 1986, a través de este single supremo que traducimos seguidamente: 

Breakout.

When explanations make no sense,
when every answer’s wrong.
You’re fighting with lost confidence,
all expectations gone.

The time has come to make or break.
Move on, don’t hesitate.
Breakout.

Don’t stop to ask

now you’ve found a break to make at last.
You’ve got to find a way,
say what you want to say.
Breakout.

When situations never change,
tomorrow looks unsure.
Don’t leave your destiny to chance.
What are you waiting for?
The time has come to make your break.
Breakout.

Don’t stop to ask…
(Chorus twice)

Some people stop at nothing,
if you’re searching for something.
Lay down the law,
shout out for more
Breakout and shout, day in day out.
Breakout. Breakout.

(Chorus twice)

Lay down the law,
shout out for more.
Breakout and shout, day in day out

and now you’ve found a break to make at last.

Breakout. Breakout.

Lay down the law,
shout out for more.
Breakout and shout, day in day out

and now you’ve found a break to make at last.

You’ve got to find a way…

Exprésate.

cuando las explicaciones no tienen sentido,
cuando cada respuesta es equivocada.
Estás luchando sin ninguna confianza,
todas las expectativas se han acabado.

Es momento de hacer o deshacer.
Sigue adelante, no albergues dudas.
Exprésate.

No dejes de preguntar

ahora que hallaste un instante que puede durar.
Tienes que encontrar un modo,
di lo que desees decir.
Exprésate.

Cuando las situaciones nunca cambian,
el mañana parece inestable.
No dejes tu destino a la suerte.
¿A qué estás esperando?
Es hora de buscar tu momento.
Exprésate.

No dejes de preguntar…
(Estribillo 2 veces)

Algunas personas no se detienen ante nada,
si estás buscando algo.
Sáltate las normas,
grita para tener más.
Exprésate y grita, día sí día también.
Exprésate. Hazte oír.

(Estribillo 2 veces)

Sáltate las normas,
grita para conseguir más .
Exprésate y grita, día sí día también,

ahora que hallaste un instante que puede durar.

Exprésate. Hazte oír.

Sáltate las normas,
grita para conseguir más.
Exprésate y grita, día sí día también,

ahora que hallaste un instante que puede durar.

Tienes que encontrar un modo…

La aterciopelada y almibarada voz de Corinne Brewery lidera un fresco y optimista ritmo de sofisti-pop, el cual te hace deslizarte hacia una letra que habla de que si las cosas se enturbian pues es mejor tener fe en poder revertir la situación, salirse de la pauta habitual y hacerse escuchar ante quien te impida ser tú mismo.

El proceso de composición se inició, de manera fortuita, a causa de un accidente realmente desafortunado y grave, donde la propia Corinne se cayó de su caballo y padeció una seria fractura en un hueso de la cabeza; quedando inconsciente durante una semana. Seguidamente, transcurrió un longevo y peliagudo periodo de convalecencia de tres meses en el que Drewery se vió obligada a permanecer inmóvil en casa; así que, con mucho tiempo por delante para tener todo tipo de pensamientos artísticos, efectuó una serie de liberadoras anotaciones en una libreta. Aquellos escritos, además, aparentaban poseer potencial para llegar a ser canciones, aunque en aquel momento esa no era la ocupación profesional de la joven.

Una de esas historietas personales, con las cuales rellenó su cuaderno, se titulaba “Breakout”. Ésta misma estaba basada en que Corinne se sentía pésimamente pero, a la vez, también se hallaba esperanzada, retadora y con deseos de expresarse y de salir de aquella espinosa situación.

Por otro lado, su propio negocio de diseñadora de moda no había carburado nada bien, con lo que debió trabajar por cuenta ajena para otra empresa; una circunstancia ésta última que no la tenía nada satisfecha y a lo que quería dedicarse ella, realmente, es a ser la vocalista de un grupo.

Una vez restablecida de su accidente, a Corinne Drewery la aceptaron en una audición para ingresar en un grupo llamado Swing Out Sister, en 1985, comandado éste por Martin Jackson y Andy Conell. Se trataba de un proyecto cercano al smooth jazz con influencias de Steely Dan, Diana Ross, Weather Report, Isaac Hayes o Earth, Wind and Fire, entre otros ejemplos.

Tras lanzar, aunque con poca repercusión posterior, el single “Blue Mood” en dicho año 85, aquellos apuntes que la propia Corinne elaboró durante la recuperación de su lesión, se convertirían luego en las letras de las tonadas que conformarían el ya sí muy aclamado It’s better to travel, el LP de debut de la banda mancuniana, en 1987; ascendiendo este álbum hasta el nº1 en las listas de Inglaterra.

Pero mejor no nos adelantemos y comprobemos que, entre medias, las cosas no fueron nada sencillas hasta clavar la bandera en la cúspide de la montaña; gracias, sobre todo, a la canción que hoy tratamos.

El tema de la música, en sí, de “Breakout” nació de forma muy divertida ya que al teclista Andy Conell le desagradaba la festiva sintonía que acompañaba a la presentación del Mundial de Fútbol de 1986. Eso motivó que el mismo Conell compusiera unos vibrantes acordes primarios al estilo de Joe Zawinul, teclista de Weather Report y que nuestro protagonista los tocase, de modo solamente instrumental, para superponerlos por encima de los que sonaban cuando emitían, por la T.V. de su domicilio, el jovial canto oficial de la citada Copa del Mundo balompédica, en México. Parece ser que una circunstancia tan curiosa, le condujo a Andy hacia una melodía propia más animada y no de tanta sonoridad romántica y pausada como las que solía elaborar para su proyecto musical.

Tras recibir Corinne una demo del sonido de dicho tema, en una casette, por parte de sus bandmates Andy Connell y Martin Jackson, la discográfica Mercury Records, la cual les había contratado en 1985, presionó a Swing Out Sister para que tuviese dicha canción ensamblada y terminada, de modo inminente o no les iban a ayudar a salir adelante en su carrera porque, como banda novel, se les acababa el contrato que firmaron para solamente dos singles. En consecuencia, los telefonazos del sello eran constantes exigiendo tener ya el trabajo finiquitado.

Eso mismo motivó que una atemorizada Corinne Drewery montara un diminuto estudio casero, en su piso, con un micrófono y un equipo musical en estéreo e intentara ella, a toda costa, cantar la letra acompañando la música y grabar la maqueta en un solo día. Sin embargo, la compañera de habitación de Corinne hizo callar a ésta al tener que irse a dormir ya que tenía que levantarse temprano para acudir a su empleo, al día siguiente. Así que, se dio la estrafalaria circunstancia de que Miss Brewery debió ensayar el tema a través de susurros, durante las horas nocturnas, en su residencia de Londres.

El “tic-tac” del reloj parecía implacable y el plazo dado por el sello discográfico iba expirando.

Sin embargo, a esas alturas ella aún no tenía bien encauzado como debía vocalizar, correctamente, los acordes e incluso no se hallaba muy segura de publicar la canción porque consideraba la letra muy emocional, sin embargo, algunos allegados le aconsejaron que escribiese sobre lo que sabía.

Como dificultad adicional y con toda la presión encima, Corinne Drewery debía tomar la decisión de retornar a su oficio de diseñadora de moda o de proseguir en el mundo de la música. De decantarse por ésto último, además, era ella misma quien debía entregar la maqueta terminada a la discográfica durante la jornada siguiente. Como guinda, Corinne no pudo contactar, para alguna consulta in extremis, con los otros miembros de la banda porque Martin Jackson estuvo ocupado con unos temas familiares en Manchester y por su parte, Andy Conell se había marchado de gira con su otra banda, A Certain Ratio.

Finalmente, la fémina nacida en Nottingham pudo llevar adelante la aventura y cumplir su sueño de ser cantante ya que, de modo totalmente oportuno y afortunado, se despertó en plena madrugada con las ideas ya más nítidas de como debía entonar las notas de la letra. De inmediato, a la mañana siguiente les entregó las cintas demostrativas al sello Mercury y también se las envió, por correo a sus dos compañeros de agrupación.

Tras dar luz verde la propia disquera, al cabo de 3 días Swing Out Sister se dispusieron a entrar en el estudio a registrar “Breakout” en el Estudio Sarm, patrimonio de Trevor Horn (ex-integrante de Yes y The Buggles), en Londres.

Confesó, luego, la propia Corinne que aquella premura de tiempo que impuso la disquera forzó a que ella sacara lo mejor de sí misma, aunque nadie que hubiera visto como sucedió todo el proceso, lo hubiera tomado en serio; apuntaló la artista británica.

Sin embargo, durante las sesiones en la cabina se presentaron aún más dificultades.

Por ejemplo, la propia Corinne Drewery, entre lágrimas, no deseaba cantar el tema porque el arreglista Richard Niles y el productor Paul Staveley O’Duffy habían adornado “Breakout” con un tipo de sección de viento, la cual ella sintió que no representaba el espíritu original de Swing Out Sister. Con todo el equipo tratando de ser distendidos en alentar a la vocalista para que se decantase por la opción propuesta, se cuenta que fue Andy Connell  el que convenció, del todo, a Corinne ya que él le dijo que grandes referentes para ella misma, como Dusty Springfield o Shirley Bassey, jamás se habían negado a aceptar arreglos de ese tipo para sus canciones. Bajo mi humilde punto de vista, ella tomó una muy óptima decisión asintiendo definitivamente porque es muy atinada, llamativa y bonita la manera que suenan la sección de metales en la tonada en cuestión.

El propio Connell rememora y matiza que Corinne deseaba incorporar instrumentos de viento pero al estilo Motown y que el mismo Andy, por contra, lo que deseaba aplicar a la canción era unos metales en plan big band; mientras que el batería Martin Jackson no deseaba que se incluyese ninguna sección de horns. También el teclista de Manchester opinó que todo el mundo recuerda las dinámicas trompetas de fondo pero que, en realidad, los melancólicos violonchellos en la parte del estribillo era lo que le otorgaba aquel característico sabor agridulce a “Breakout”.

Durante la grabación, el propio Andy Connell estaba decidido a que el corte tomase una dirección fundamentalmente de jazz pero el productor Paul O’Duffy se empeñó en que la cosa se dirigiese por una vía más puramente pop. Finalmente, el resultado definitivo del trabajo quedó en un término medio y Andy se lamentó de que, debido a que cada miembro del equipo tenía un idea en la mente, al final la canción quedó muy distinta a como se había concebido originalmente.

Por contra, Conell admitió que cuando realizaron la primera toma en el estudio el terceto norteño no creyó que tuvieran la llave para conseguir un hit, así que el propio productor Paul O’Duffy les sugirió a Swing Out Sister que la segunda vez que se pronunciase el estribillo en la parte final de la canción, esta misma subiera de tono; muy al estilo de Stevie Wonder y como truco de vieja escuela que funcionaba bien en la radio; siempre basándonos en manifestaciones del propio tecladista.

Por otro lado, Andy Conell ya se vio mucho más confiado durante la masterización del LP It’s Better to travel y estaba ya seguro de que si “Breakout” no era un éxito, ya no sabía que podía serlo. El mismo Conell también estimó que algunas partes de la propia canción pudieron ser más fuertes pero que, aún así, le agradó como quedó la mezcla final. Sin embargo, aunque la disquera Mercury no albergaba ningún tipo de esperanza en el despegue de “Breakout”, luego se demostró que se equivocaron completamente y que se trataba de una canción emblemática para presentar la banda ante el público e incluso fue nominada a un premio Grammy, en la categoría de “Mejor Interpretación Vocal de Dúo o Grupo”.

Una de las claves de la inmensa acogida popular de dicha canción es que las emisoras radiofónicas, de Gran Bretaña, le comunicaron a Swing Out Sister que la canción era muy buena pero que desprendía un sonido que no estaba de moda en ese instante de los años 80. Sin embargo, las estaciones probaron a radiarla y el ir a contracorriente de la tendencia general fue, precisamente, lo que diferenció a esa melodía del resto y es que, por ejemplo, sus influencias añejas e infalibles de la década de los 60 contribuyeron, decisivamente, a acertar en el centro de la diana.

Se dieron más circunstancias favorables como que una voluminosa orquesta hizo sonar el tema con 10 veces más sección de viento que la original en partidos de la Liga de Fútbol Americano, en Estados Unidos y situaciones como ésta le empezaron a proporcionar muchos puntos al propio single para llegar a convertirse en eso que se da en llamar “un clásico” cantado por todo el mundo.

El cautivador video-clip, filmado a través de un precioso filtro de color violeta, es autobiográfico acerca de la antigua profesión de Corinne como diseñadora; donde ella cose su propio vestido y después triunfa con él en una distinguida pasarela; con Andy Conell y Martin Jackson interpretando a los ayudantes de la chica, durante todo el proceso.

En otro orden, Corinne Drewery por su parte, aseguró que en los conciertos de Swing Out Sister solían reinterpretar y reinventar sus canciones y de ese modo, jamás se aburrían de tocar, sobre todo, “Breakout”.

 

Según Andy Conell, la propia “Breakout” lo cambió absolutamente todo en la existencia de los componentes de Swing Out Sister y el mismo teclista aseguró que tiene amigos músicos a los que jamás se les ocurrió una canción como esa, la cual modificase radicalmente su rumbo artístico. También, por contra, Conell expresó que algo que voltee tu vida así, de esa manera tan diferencial, resulta realmente aterrador. Por otro lado, Andy también expresó que la banda intentó repetir esa misma energía pero que no fueron capaces de ello, ya que las estrellas se alinearon de una manera muy específica en aquella ocasión y que dicha magia no se pudo volver a dar igual pero que, por contra, ahí está precisamente lo bello y lo emocionante del asunto.

Efectivamente, Swing Out Sister nunca obtuvo, de nuevo, otro “bombazo” comercial de ese calibre planetario y lo considero yo bastante injusto ya que infinidad de piezas de su repertorio, como “Twilight world”, “Forever blue”, “Fooled by smile”, “Tainted” o “You on my mind” (entre otras muchas), también son absolutos manjares de incuestionable calidad compositiva. Sin embargo y al menos, “Breakout” quedó plasmado en el centro del firmamento pop para que toda la audiencia pueda contemplar, disfrutar y sentir la calidez y belleza de este radiante astro con silueta de canción.

(Aquí en Muzikalia, podéis encontrar también un interesantísimo podcast que radia mi compañero Manuel Pinazo, el cual habla de varias bandas de sofisti-pop; incluidos Swing Out Sister).

2 comentarios en «Singles Supremos: «Breakout» de Swing Out Sister»

  • el 7 diciembre, 2022 a las 2:53 pm
    Enlace permanente

    Excelente artículo de Txus Iglesias, para un colosal grupo que marcó mi adolescencia. Lástima que no tuvieran una longeva carrera de éxitos, con la voz inconmensurable y mágica de Corinne Drewery que te transporta a infinitas sensaciones y sentimientos.
    Gracias por rememorar tan buenas canciones para que no queden en el olvido musical de muchos jóvenes.
    Bravo Txus, Bravo MZK.

    Respuesta
  • el 7 diciembre, 2022 a las 4:06 pm
    Enlace permanente

    Bueno, pues fue el impulso de «Twilight World», y sobre todo, de la maravillosa «Breakout'» los que me convencieron para, a pocos meses de su lanzamiento, adquirir el LP «It’s Better tí Travel», una auténtica gozada. El segundo disco, del 89, no estaba mal, pero no llegó, en efecto, a superar el primero, y para mí la deliciosa escucha de » Breakout'» (sí, no sobra ningún acorde de cuerda) y obligado visionado del clip, me retrotraen a lo mejor del sofisti-pop de los ochenta. Supremo single, sí, y rotundísimo éxito también , éste tema de Swing Out Sister. Muchas gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por rememorarlo. Un cordial saludo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien