Stereophonics – Graffiti On The Train (Ignition Records/[PIAS])

El octavo disco de estudio en la carrera de Stereophonics escenifica con fidelidad el significado y posicionamiento de la banda galesa en la actualidad. Graffiti On The Train (2013) muestra la capacidad de Kelly Jones y compañía a la hora de escribir canciones certeras e incluso emocionantes, al mismo tiempo que desvela su empeño por alcanzar una grandilocuencia poco favorecedora y supuestamente enfocada a la conquista masiva.

La tendencia del cuarteto deriva en una sensible disminución de credibilidad, con un grupo alejado de la aspereza de sus comienzos y apostando por un sonido que, trabajado y medido en exceso, resta personalidad al conjunto. Una pretensión épica que con demasiada frecuencia desvía la atención lejos de las propias composiciones, disimulando incluso la pegada de la (reconocible) voz rasgada de Jones.

Si el anterior elepé de la formación, Keep Calm And Carry On (2009), sumaba en positivo, la presente entrega propicia impotencia y unas dudas motivadas principalmente por ese exceso de producción que engulle con crueldad la valía implícita del álbum. Desarrollos previsibles, orquestación desproporcionada y pirotecnia sonora acompañan (e incomodan) a cortes talentosos como “Indian Summer”, “Take Me” con la colaboración femenina de Jakki Healy, “Graffiti On The Train”, “In a Moment”, o incluso el ramalazo blues de “Been Caught Cheating”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.