The Get-Up Kids – On A Wire (Vagrant Records)

La primera escucha de On A Wire, para todos los que hemos conocido la obra anterior de estos chicos de Kansas, no puede dejarnos indiferentes. Aquellos que hace pocos años eran mucho más que deudores de la inmediatez y la furia de las canciones de Superchunk, se presentan en este disco como un grupo de ritmos pausados, de guitarras limpias y de melodías emocionantes. En definitiva, como un grupo distinto, un grupo que reflexiona y, en esta primera escucha, como un grupo estándar.

Una vez hemos superado los prejuicios provocados por tan brusco cambio, y escuchando las canciones con la atención que se merece la trayectoria de The Get-Up Kids, nos encontramos para nuestra sorpresa ante un formidable álbum de pop atemporal.

Sí, de acuerdo, ya no hay fiereza guitarrera, ni la batería parece desbocarse en algunas canciones, pero las brillantes melodías de antaño permanecen, y algunas de las melodías incluidas en On A Wire se encuentran entre las más afortunadas de toda su carrera, como las que vertebran las dos canciones que abren el cd: “Overdue” y “ Stay Gone”, o la feliz “Wish You Were Here”.

Todos aquellos que no conocieran al grupo, y que estén libres de los citados prejuicios, se van a encontrar con un disco estupendo para paladear, porque lo que abunda en él son las buenas intenciones y la corrección, ya sea en la atemporalidad de las melodías o en la pulcritud de la producción. Una producción sin brusquedades, con predominio de las armonías vocales sobre el conjunto instrumental, que pretende potenciar canciones muy simples a primera vista, pero de una gran elaboración interior. Como ocurre con “High As The Moon” o con la que da título al disco “Walking On A Wire”, donde la melodía va creciendo sobre un ritmo reiterativo de batería y guitarras hasta terminar estallando en unos deliciosos estribillos.

Por lo tanto, estamos ante un gran disco de pop sin apellidos, lejos ya del rockin-emo y muy cerca del estándar, que nos presenta a un grupo mucho más maduro y que avanza a pasos de gigante hacia la canción pop clásica, con predominio de guitarras acústicas y estructuras reconocibles. Lo que convierte a On a Wire en un disco altamente recomendable para los amantes de las grandes canciones pop de todos los tiempos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.