The Mary Onettes

He vivido de mi música por un tiempo y es genial saber que hay gente que compra tus discos, pero lo haría aunque la gente no los comprara. Suena un poco extremo, pero de una manera u otra siempre haré llegar mi música a la gente

Los suecos The Mary Onettes tienen a punto el que será su segundo disco, Islands (Labrador, 09), tras un excelente debut homónimo. Además estarán presentándolo en España en una extensa gira. Hablamos de todo ello con su cantante y compositor Philip Ekström.

¿Cuál es tú principal fuente de inspiración y cómo compones habitualmente?

En realidad mi fuente de inspiración no se puede llamar realmente “fuente”. Sólo escribo cosas que pasan u ocurren sin ninguna razón en particular. El proceso de mis composiciones no depende de si me encuentro de buen humor o de encontrar el momento perfecto de inspiración. De hecho, muy a menudo me obligo a escribir aunque no quiera hacerlo. Antes solía inspirarme con pequeñas historias de amor que imaginaba en mi cabeza, pero supongo que me cansé de escribir de esa manera. Encuentro más importante aportar sustancia y sentimiento a las canciones que contar con la inspiración adecuada cuando las estoy escribiendo. Quizás suena un poco extraño, pero a menudo la inspiración adecuada llega varios días después, cuando vuelves a escuchar la canción. Cuando pasa, puede obligarte a actuar rápidamente sobre el tema.

Llama la atención la calidad de las canciones inéditas que desde el principio completan vuestros singles y EP´s ¿Cuidáis por igual todas las canciones, sin importar la finalidad que vayan a tener? ¿Dais importancia a un formato tan clásico como el single?

Siempre doy igual importancia a las canciones extra o las caras b que a los temas del álbum. Nunca sabes qué canción va a terminar siendo una cara B. “God Knows I Had Plans”, por ejemplo, estaba previsto que lo fuese. Nunca pensamos que iba a llegar a incluirse en el álbum, ni que la gente le daría la importancia que le ha dado, pero ahora me doy cuenta de que el tema es bueno. Siempre lleva tiempo conocer una canción por completo.

Al igual que vuestro primer disco, “Islands” incluirá de nuevo diez canciones ¿Es casualidad o piensas que ese número de temas es el idóneo para incluir en un álbum?

Desde el principio yo quería incluir sólo 8 o 9 canciones en éste álbum. Pero Johan de Labrador piensa que 10 canciones es un gran “concepto de álbum”, así que ese fue el número de canciones que le dí. Tan simple como eso.

He leído que perdisteis por dos veces el disco duro con las canciones del nuevo álbum grabadas ¿qué pasó exactamente? ¿Cómo afrontasteis el hecho de tener que partir nuevamente de cero?

Perdí uno de los discos duros cuando me lo robaron del coche. Fue el mismo día que llegamos a casa al finalizar la gira por Norte América. Por su parte, el otro disco duro que tenía en mi casa se estropeó cuando hubo un corto circuito en el edificio. Desde luego, fue muy difícil hacer todo de nuevo pero gracias a aquello pienso que el álbum es aún mejor.
Perdí muchas canciones en éstos discos duros y no tenía la fuerza necesarias para componer cada canción completa de nuevo. Así que escribí 4 o 5 canciones nuevas. De hecho, no me acordaba de algunas de las canciones. ¡Fue un gran esfuerzo! También perdí todo nuestro trabajo anterior. ¡Aún me entristece mucho pensar en ello!

He tenido la suerte de poder escuchar “Islands”, que será vuestro segundo trabajo y veo en él una línea continuista que personalmente agradezco, pero puede que haya quién esperase algún cambio más definido en vuestras canciones. En el futuro ¿Os planteáis realizar cambios consistentes en vuestro sonido?

Desde mi punto de vista, nuestra música ha cambiado en varios aspectos. Mis letras han cogido un camino diferente y siento que la música es de alguna manera más madura. Queríamos mantener la misma esencia en nuestra música, lo que significa melodías puras y calidad del material. Pero elementos como los coros, cuerdas e instrumentos como piano y guitarras acústicas hacen el sonido más épico y relajado esta vez. También sentí que quería hacer algo diferente con los ritmos. El álbum anterior fueron canciones rápidas más simples, mientras que ésta vez son algo más complejas. Y nunca anteriormente hemos usado cuerdas reales. Para serte sincero, no me importa que la gente piense que no hemos cambiado nuestro sonido y no sabría decirte si haremos cambios radicales en el futuro. Nunca se sabe…

Bajo mi punto de vista, la principal novedad consiste en una producción más trabajada, manteniendo la sobriedad, pero con bastantes más matices que “The Mary Onettes” (2007) ¿Háblame sobre la producción? ¿Qué novedades destacarías respecto al anterior trabajo?

Como decía, hemos trabajado más como una banda orquestal. Yo quería tener sonidos más claros, con cuerdas reales y elementos rimbombantes. Está claro que la producción fue muy importante durante el proceso. Comparado con el disco anterior, escribí las canciones con más instrumentos clásicos como piano y guitarra acústica, mientras que el último disco estaba apoyado en synth-pads, guitarras eléctricas y batería electrónica.

Grandes sellos como Avex Group y EMI se han hecho con los derechos de distribución DE “Islands” para Japón y Estados Unidos respectivamente ¿Creéis que eso afectará a la hora de que vuestra música llegue a más gente? ¿Cómo crees que influirá esta circunstancia en vuestra carrera?

Realmente no sé el impacto que tendrá en nuestra carrera. Lo que sé es que el disco estará fácilmente disponible en Estados Unidos y Japón. Está claro que podremos vender muchos más discos, pero eso no es lo que nos importa. Lo que queremos que la gente pueda encontrar nuestro álbum en cualquier parte, ¡aunque se encuentren en un tractor en el sur de Texas!
Japón es un nuevo mercado para nosotros y estamos muy ilusionados con el reto.

Las críticas tras vuestra primera gira por España fueron unísonas y muy positivas ¿Qué recuerdos tenéis de vuestra anterior gira española?

El último Tour que realizamos fue algo estresante porque mi hijo de solo 3 semanas de edad estaba en mi país, así que lo único que quería era volver a casa y cuidar de él. ¡Pero los conciertos fueron fantásticos! ¡Siempre es genial tocar en nuevos eventos y ciudades!

En octubre giraréis de nuevo por España ¿Qué esperáis encontrar entonces? Yo preveo salas llenas…

Estamos deseando volver a España. Siempre nos ponemos un poco nerviosos cuando tenemos nuevas giras y pensamos que quizá la gente se ha olvidado de nosotros. ¡Daremos lo mejor de Mary Onettes en España! Lo prometo.

¿Cómo se ve la actual industria discográfica desde Suecia? ¿Lográis ganaros la vida con vuestra música?

¡Creo en la industria de la música! Pero no en las compañías comerciales como SONY y los gigantes en que quieren convertirse. Los artistas no deberían ser solo un producto. Deberían ser cuidados y tratados con respeto. Las pequeñas compañías son mejores en ese sentido, e incluso ¿por qué no hacerlo uno mismo? Hoy en día es posible crear tu propio sello para sacar tu música ¡Sólo tienes que creer en ello!
He tenido la posibilidad de vivir de mi música por un tiempo y es genial saber que hay gente que te ayuda comprando tu música, pero lo haría aunque la gente no la comprara. Suena un poco extremo, pero de una manera u otra siempre haré llegar mi música a la gente.

Hay una cantidad enorme de bandas de calidad que nos llegan desde países escandinavos. En vuestra opinión ¿cuál diríais que el motivo para esos niveles de cantidad… y calidad?

Hay demasiados días oscuros, veranos cortos y ciudades aburridas que te empujan a componer música. ¡¡Y además con calidad!!

La sobriedad que imprimís a vuestras canciones, hace que destaquéis sobre otras bandas actuales que facturan un sonido cercano como Interpol o Editors ¿Qué opináis de esas bandas y cuales son vuestras bandas suecas favoritas? Y ya de paso cuéntanos que formaciones de fuera de Suecia te gustan y escuchas.

La verdad es que nunca escucho a esas bandas. Tengo el primer álbum de Editors y bueno… está bien. Pero no me gusta hablar de otras bandas, porque quizás les guste de nuestra música (risas). Déjalos estar. No nos hacen ningún daño, a no ser que nos roben a nuestras novias… (risas).
Pienso que hay un puñado de buenas bandas suecas como The Radio Dept. En Gothenburg hay una banda llamada Silverbullit que son geniales, al igual que una vieja banda llamada Cortex. ¡Y hay un hombre mayor casi sin dientes llamado Freddie Wadling que sin duda es el mejor! Además escucho a Echo y the Bunnymen, The Sound (por si quedan dudas de que se refiere a la banda de Adrian Borland, aclara específicamente que no se refiere a la banda actual The Sounds), The Cure, Prefab Sprout, The Blue Nile, Peter Gabriel, Brian Eno, Ariel Pink o U2, aunque sin duda mi favorita es Kate Bush.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.