Tom Boyle – Maniobra de aproximación (Starsky Records)

Hacía mucho, mucho tiempo que el comienzo de un disco de debut no me sorprendía tanto, ni me agradaba de tal forma, como lo hizo hará cosa de dos semanas el primer disco de los bilbaínos Tom Boyle, cuando aconsejado por una buena amiga, se puso a sonar en mis cascos, el directo, melancólico y guitarrero “desdobladas”, primer tema de Maniobra de aproximación.

Y es que puede que mis oídos estuviesen ya necesitados de un buen sonido pop con aroma nacional, puede que estuviese necesitado de ruido de guitarras potentes, y ritmos contundentes con voces suaves que hablan de amores espaciales, y naves imposibles. Y sin duda, que todas esas necesidades, durante más de cuatro minutos se vieron más que satisfechas, mientras mi dedo no podía dejar de volver y volver a darle al play, cuando se acababa la mencionada “desdobladas”.

Indie nacional en estado puro, mezcla de sonidos y sensaciones que recuerdan a grupos como Los Planetas o Clovis, pero que desde el principio adquieren una identidad propia gracias a la característica y femenina voz de Gloria, y los coros de Diego.

Pero sin duda que si el comienzo es agradable, la mejor sorpresa viene después, cuando el segundo tema, llamado “la caja” vuelve de nuevo a tener una identidad propia, pero en esta ocasión, por casi todo lo contrario. Un piano acústico, estimulantes efectos, una batería calmada, y un cambio total de registro, para estremecer, y entristecer, con sonidos y acordes tranquilos, y mezcla de voces masculina y femenina que te transportan en un instante, a los mejores tiempos del Donosti Sound.

Creo que es de esta forma, dando un poco de cada uno de los sonidos y estilos favoritos de la banda, como se ha ido formando este álbum de debut, que sin duda se nota que tiene mucho trabajo detrás, y mucha experiencia de años, que quizá no se ha visto reflejada en muchas producciones, pero que como en ocasiones sucede, explota en la primera oportunidad que se les presenta, deslumbrando a casi todos los oyentes. Así, a lo largo de diez canciones, la banda va variando su registro y estilo, haciendo variedad de melodías, y convirtiéndolo en un primer largo ameno y original, por medio de canciones que van desde las electrónicas y algo oscuras “en otro lugar” o “latido”, a los reconciliadores y fríos susurros de “eclipse”.

Para acabar, puede que alcanzando de nuevo la enorme calidad mostrada en los dos primeros temas del disco, Tom Boyle se despide encadenando otras tres muy buenas canciones, que no hacen sino confirmar lo mostrado anteriormente, y dejarte un magnífico sabor de boca, con las guitarreras melodías de “un día en la playa”, con los cálidos estribillos de “Soul rider” abrazados por orquestados acompañamientos de violines, y finalmente por el creciente y melancólico “imaginario”

Ojalá todos los discos de debut, tuviesen tantas buenas canciones como las que tiene Maniobra de aproximación, y ojalá todos los grupos se atreviesen con tanta variedad de sonidos dentro de sus discos.

Tom Boyle, sin duda que otra muy buena noticia para el panorama nacional independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.