Virginia Wing – private LIFE (Fire Records)

Virginia Wing son un museo, un espacio en el que perderse sin mucha prisa y, si puede ser, sin una planificación excesiva: uno debe sorprenderse a medida que va descubriendo elementos, y esta es la apacible sensación que se tiene cuando se deja llevar por private LIFE, el quinto álbum de los mancusianos. Con él nos trasladamos a los diversos ángulos arties de una experimentación que, con raíces ancladas en aquellos primeros trabajos del afterpunk más de escuela de arte, son incesantes en este disco.

Para aquellos que disfruten de alguno de los estilos perennes de la electrónica más tranquila y con matices, de cierto aire trip-hop atenuado, del pop experimental e, incluso, de ciertas voces contemporáneas, private LIFE se convierte en un disco al que darle recorrido. Además, desde que Alice Merida Richards y Sam Pillay cuentan más a menudo con el saxofón de Christopher Duffin, su sonido se orienta por momentos a los postulados más puros del trasteo primario de bandas industriales y tribales de los ochenta, alcanzando su máxima representación en “Moon Turn Tides”, “Return To View” o “99 North”, piezas que te atrapan en un bucle de bases chrisandcosseyanos salpicados de improvisación jazzística y sonidos enmarcados en la indietrónica para obtener un resultado sincrético más que interesante.

Aunque private LIFE tenga un cariz más enfocado a disfrutar de él alejado de las pistas de baile, es probable que algunos cortes te hagan mover los pies al ritmo sincopado de reminiscencias electroclash (“St. Francis Fountain”). La mezcla que se obtiene de todo ello, a la que se le añade casi instintivamente esas capas de ambient más (“Private Life” u “OBW Saints”) o menos (“Soft Fruit”) evidentes, acaban por convencer al escuchante de que Virginia Wing se merecen toda la atención del mundo.

Escucha Virginia Wing – private LIFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien