Wiggum

La música indie de hoy es mayoritariamente oscura, nosotros pretendemos refrescar la mente y dejar un sabor de boca agradable

“Canciones frescas y sencilla, sin misterios”, que “pretenden refrescar la mente y dejar un sabor de boca ligero y agradable”. Así definen Wiggum en su entrevista con Muzikalia los temas de su álbum de debut Sintón Nisón ama a Nifú Nifá (El Genio Equivocado). Tras publicar su disco, que representa una mezcla de ilusión, esfuerzo y pop-indie melódico con temas “de fácil escucha”, Wiggum no se quedan quietos ni tampoco quieren repetir fórmulas en sus futuros trabajos en los que ya están centrados.

De hecho, quieren editar un nuevo EP en 2012 y tienen preparadas nuevas canciones. “Ya ahora mismo estamos en un lugar que hace un año veíamos muy lejano”. Esperemos que vayamos hacia “un lugar mejor””, aseguran en esta entrevista en la que repasan su ayer, su hoy y su mañana. Esto es sólo el comienzo.

¿Cómo nació Wiggum?
Wiggum nació después de muchos años inmersos en música con aires muy sesenteros. Empezamos a descubrir bandas a las que no habíamos hecho mucho caso como Band of Horses, Kings of Leon o todo el panorama indie español, y nos entraron muchas ganas de probar sonidos nuevos, no tan clásicos como los que solíamos tocar. Teníamos muchas canciones que no entraban en el estilo de antes y las recuperamos para el nuevo proyecto de Wiggum. “Amanda Lane” por ejemplo tiene ya 10 años.

¿Qué os ha inspirado para vuestro álbum de debut?
Este disco de debut ha servido para sentar las bases del nuevo proyecto. El primer día que nos metimos en estudio no teníamos ni idea de cómo acabaría sonando. Con la ayuda de Cacho Salvador y Marco Morgione definimos el sonido final. En la creación de las canciones escuchábamos mucho The New Raemon, Iván Ferreiro o Serrat, entre otros. Estábamos muy verdes escribiendo en castellano. Y en bandas del indie americano descubrimos sonidos para las guitarras que nunca habíamos usado. De todos modos, aún seguimos descubriendo nuevas cosas en todos ellos.

¿Qué significa el nombre del álbum Sintón Nisón ama a Nifú Nifá?
Nada en especial, no pretende ser parte de ningún chiste bueno o malo. Nos hacía gracia que Halldór, que es islandés, usara en sus canciones expresiones tan castellanas como “sin ton ni son” o “ni fu ni fa”. Además, en el estudio de Marco rondaba un disco de un grupo cuyo libreto era un cuento y pensamos que era una buena idea hacer algo parecido. Al final todo quedó en la creación de dos personajes que se amaban, ya que casi todas las canciones giran en torno al amor. La otra opción de título era “se acabó el soufflé”, así que ante las dos opciones elegimos la más coherente con el contenido.

¿Cómo definiríais vuestras canciones?
Son canciones frescas y sencillas, sin misterios, que recuperan un pasado alegre que perteneció a nuestros padres y que quizás nunca ha sido de nuestra generación, o lo ha sido a pequeña escala. En ningún momento pretendíamos innovar ni hacer algo totalmente inaudito. Nos parece que la música indie de hoy es mayoritariamente oscura y a veces tétrica, claro que hay de todo. Las canciones de este disco pretenden refrescar la mente y dejar un sabor de boca ligero y agradable.

En algunas críticas se han referido a vuestro disco con palabras como colorido, psicodélico, melódico… ¿Estáis de acuerdo?
Colorido y melódico sí. Nos encantan los grupos melódicos, desde los Beatles hasta My Morning Jacket. Además, rematamos el disco con una portada con un collage muy colorista, que hizo Ester Laso. Lo de psicodélico nos sorprendió, y gratamente, porque nos encanta la música psicodélica como Pink Floyd, The Yes, Jethro Tull,… No fue de manera intencionada que sonara psicodélico, pero las canciones ganaron esas características a medida que las íbamos grabando. Marco iba trayendo una infinidad de pedales para que los probáramos y cuando escogíamos uno más raro se ponía la mar de contento.

¿Cuál es la fórmula para crear canciones melódicas con estribillos que enganchen?
Con este primer disco teníamos claro que no queríamos que fuera un disco complicado, ya que el objetivo prioritario era conseguir un sello discográfico. No nos la podíamos jugar con algo excesivamente experimental. No tenemos muchos contactos dentro del mundillo, acabamos de entrar en él y aún no estamos del todo dentro. Además hoy día las discográficas y las radios reciben innumerables cds y o se les queda en la mente a la primera escucha o te la juegas a que no vuelvan a prestar interés a tu disco. Al final, tuvimos suerte y conseguimos nuestro objetivo gracias a El Genio Equivocado. Y recibimos dos ofertas discográficas más. ¡No nos lo podíamos creer! Así que de todas las canciones que teníamos escogimos las que creíamos que más podían cumplir ese papel, y resultaron ser canciones con estribillos de fácil escucha.

¿Cómo fue el proceso de grabación del álbum y cuáles fueron vuestras principales dificultades?
Estuvimos un año ensayando las canciones. Cuando llegó el momento adecuado Cacho Salvador nos aconsejó el estudio Micromaltese, ya que Marco Morgione es técnico de sonido de Extraperlo. Y en dos semanas grabamos diez temas. Como hemos dicho antes, Cacho y Marco propusieron muchos sonidos que acabaron por darle la personalidad al disco y a Wiggum. Las principales dificultades fueron las prisas, ya que en un estudio cada día y cada hora es un gasto a añadir. Así que las voces las tuvimos que grabar a todo correr y quedaron poco pulidas para nuestro gusto. Pero tampoco nos importó porque queríamos que el disco fuera muy fiel a nuestro directo. No queríamos añadir arreglos que luego la gente podría echar de menos en los conciertos. Otra dificultad fue compaginar las horas de grabación con nuestros trabajos, y que la hija de Halldór nació justo a mitad de la grabación, de ahí la canción “Campanas”.

¿Qué os transmiten vuestros temas?
Frescura, simplicidad y pop. Es como traer los años sesenta y algo de los ochenta a esta década. Lo han hecho otros antes, y nosotros queríamos rendir culto a esas maravillosas épocas. Ahora porque nosotros ya lo hemos escuchado muchas veces, pero al principio, el disco nos dejaba con una sensación de tranquilidad y cierta alegría. Esperemos que la gente lo vea también así.

¿Cómo sería “La chica imaginaria”?
La chica imaginaria es la que te creas cuando estás soltero, hace tiempo que no pillas, tu mejor amigo es un ligón, y crees que alguien está haciendo vudú contigo para que sigas sintiéndote solo. Eso hace que reduzcas aún más tus opciones de salir de ese pozo sentimental. Todos hemos ido a dormir pensado en una chica a la que conocemos poco, que nos atrae, la insertamos en una historia en la que nos acaba besando y eres feliz el resto de tus días. Ésa es la chica imaginaria, quien no la haya tenido es afortunado. Nosotros en algún momento no lo fuimos.

¿Escucháis compulsivamente vuestro disco después de su publicación o preferís no hacerlo?
Cuando acabas de grabar un disco lo has escuchado y reescuchado hasta la saciedad al grabar cada pista. Además, las tocado en los ensayos otras infinitas veces durante muchos meses. Y para rematar, hay que mezclar y masterizar. Cuando por fin lo tienes editado en tus manos te hace una ilusión tremenda, pero nunca será como cuando compras el cd de otra banda. Nos hace ilusión enseñarlo, pero nuestro propio disco no forma parte de nuestras listas de reproducción preferidas. Todas las canciones deben reposar en la mente de cada uno, algo muy difícil con tus canciones cuando tocas en una banda.

¿Qué cambiarías del álbum?
Podríamos enumerar una gran cantidad de cosas, somos muy perfeccionistas y podríamos cambiar cada día algunas cosas del disco. Pero estamos muy orgullosos de él, le tenemos mucho cariño, y ha sido el resultado de muchas horas, muchas discusiones, mucho dinero ahorrado… debe quedarse así eternamente. Y lo que se tenga que cambiar o mejorar se hará en futuras canciones, siempre y cuando tengamos la oportunidad de seguir con este proyecto.

¿Cuáles son vuestras referencias españolas e internacionales? En algunas entrevistas habláis de Band of Horses, The new Raemon, Kings of Leon, entre otros.
Efectivamente Band of Horses y Kings of Leon son grupos que nos tienen maravillados. My Morning Jacket, Beach House, Strokes, Killers, The National, todo lo que tenga sabor a años 60 y 70. La lista sería interminable. A nivel nacional le tenemos un gran cariño a The New Raemon y nos gusta Lori Meyers, Polock, Extraperlo, el último disco de Vetusta Morla. Hemos tardado mucho en aceptar a estos grupos y ahora nos arrepentimos de esta tardanza porque nos encantan.

¿Creéis que el pop de vuestro disco apunta a un público más joven muy concreto?
Dicen algunos que nuestras letras son de adolescentes, pero conozco muchos casos de parejas separadas, divorciadas, con hijos, que van en busca del amor como teenagers. El amor forma parte del ser humano desde el principio de su vida hasta el final, y el desamor también. Las letras de este disco son aplicables a situaciones que hemos vivido siendo adolescentes e incluso más adultos. Creemos que este disco suele gustar por su sonido a gente treintañera, que ya no tiene tanto tiempo para entender nuevos sonidos. Decidimos no usar mucha distorsión en las instrumentaciones, y cuando eres adolescente te gusta la música más distorsionada y agresiva. Este disco apunta más a gente que empieza a alejarse de esa época. Al menos es lo que hemos podido observar. No grabamos el disco para gustar a un público concreto.

¿Os sentís identificados con el panorama musical catalán que está surgiendo con bandas como Manel o Els amics de les arts como referentes?
En entrevistas hemos leído que estas bandas como Manel o Antònia Font tienen unas influencias muy diferentes a las nuestras. Así que creo que nunca nos meterán en ese mismo saco. De todos modos, todo lo que sea un éxito para bandas de tu tierra te acaba beneficiando a ti. Estaríamos encantados de conseguir la mitad de lo que ya han conseguido estas bandas, y seguiremos trabajando para lograrlo.

¿Hacia dónde se dirige Wiggum?
No somos dueños de nuestro propio destino. Mientras la crítica nos apoye, los festivales nos den oportunidades, el público venga a nuestros conciertos o se interese por nosotros en twitter, facebook… podremos seguir dando pasos hacia adelante. Ya ahora mismo estamos en un lugar que hace un año veíamos muy lejano. Esperemos que vayamos hacia “un lugar mejor”. A nivel creativo, ahora somos muy conscientes de nuestro propio sonido, estamos puliendo infinidad de cosas y hemos perdido mucho miedo. Como escribió Lennon en Revolver: “Tomorrow never knows”.

En una entrevista dijisteis que a principios de 2012 editaríais “un EP, no sabemos con cuántas canciones, pero estamos convencidos de que esta vez, haremos mucho ruido”. ¿A qué os referís?, ¿en qué proyectos estáis pensando?
La intención es editar un nuevo EP en 2012. Tenemos muchas canciones nuevas en marcha y no nos podemos permitir el lujo de esperar sentados a que el público venga a nosotros. Así que toca seguir trabajando y lo hacemos encantados. Sobre lo del ruido, lo dejamos en el aire. Ahora es el momento de “Sintón Nisón…” que es un disco con el que decimos “hola” de manera alegre y sin grandes pretensiones de fama. Tenemos claro que nunca seremos un grupo de repetición de fórmulas, así que con cada disco que saquemos en el futuro, habrá algo totalmente diferente, manteniendo, claro está, nuestro sello personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.