Bastante nos comentan las canciones de su nuevo disco

Bastante son un cuarteto de Cornellà del Llobregat formado por Miquel, Bernat, Albert y Carlos, miembros de otros grupos como Susan’s Red Nipples o Dead Parties. Debutaron en 2015 con Verter el Vacío, y las buenas críticas recibidas les sirvieron para girar y tocar en festivales como Primavera Sound, Let’s Festival o Sintonitzza. Así, Bastante se ha convertido en su proyecto principal, una apuesta personal de sus componentes que, tirando de la autofinanciación, las redes sociales y tocando sin parar, intentan hacerse un hueco en el concurrido panorama musical independiente. Fruto de ese esfuerzo es Gala, su segundo disco, que precisamente ve hoy la luz y que ha sido grabado en Caballo Grande y masterizado por Victor García de Ultramarinos a lo largo de la segunda mitad de 2016.

En este segundo trabajo los barceloneses han evolucionado hacia un sonido más brillante y alegre, dando más importancia a los ritmos y a las melodías que invitan a bailar. Ello no impide valorar la importancia de las letras compuestas por Miquel, que desde que cambiaron el inglés de sus anteriores proyectos por el castellano han cobrado más protagonismo y lucen con más brillo. Después de habernos presentado el primer adelanto del disco, “La hermandad”, en una de nuestras últimas PlayLists Emergentes, hoy hemos querido que fueran los propios componentes de Bastante los que nos comentaran, una a una, las canciones de su nuevo disco.

Seis y medio: En la vida, no siempre podemos corresponder todo lo que se nos da. “Seis y medio”, es una oda a esas personas que pusieron en un altar aquello que otros no consiguieron ver.

De la noche en que pisamos los ceniceros con las luces apagadas: Estira y afloja entre dos personas con exceso de orgullo que no son pareja. El nivel de devoción fluctua y casi nunca hay convergencia para que se amen sin que uno de los dos espere más del otro.

El estanque: Estancado es como se encontraba el protagonista de la letra, repitiendo en bucle los mismos errores y engaños hasta que decide confesarse. Paralelamente, la imagen de un estanque, con su calma, belleza y quietud, casa perfectamente con la sensación que transmiten las guitarras de este precioso tema.

Ritual de escape: Es la fórmula de la casa para Bastante: sortear las noches y acontecimientos más insospechados con dosis de surrealismo y espirituosos sin mezclar que los acaban llevando por la ruta de lo inesperado una vez más. Un ritual (como el ron) de escape.

Hasta el mango: El primer amor de la adolescencia es el más intenso. Cuando todo empieza, la felicidad es un diamante sin fisuras. A los dos meses empiezan a verse facciones desconocidas debajo de la máscara y te niegas a aceptar que el arco iris no es tan brillante y que tienes el cuchillo clavado hasta el mango.

Cubres páginas blancas: Una aparición fugaz que consigue cegar nuestra parte racional. Sentirse atraído por un libro de cubiertas deslumbrantes pero vacío por dentro, mientras te devanas la cabeza para entender la adicción que te produce.

Hibernáculo: Desencanto con un viejo amigo. La canción se mueve entre pasajes limpios y otros distorsionados que escenifican los diferentes altibajos de la amistad.

La hermandad: “La hermandad,” es la bifurcación triste pero necesaria cuando notas que las piezas del rompecabezas vital ya no encajan debido a los diferentes tipos de erosión que cada una ha sufrido con el paso de los años.

Era un kimono: Un relato de mañana soleada de camino a una cita. La letra más optimista que hayamos hecho hasta la fecha. El solo de guitarra iba a grabarlo Nick Valensi de los Strokes, pero el jet lag apretaba y quedó tal que así.

La mitad es niebla: Una oda a toda una década. Personas que se marcharon, otras que siempre han estado y algunas que llegan para quedarse. La canción no repite ninguna de sus estructuras, emulando el viaje de ida y sin retorno que es la vida. Una pequeña sinfonía para dejarse llevar.

En este vídeo podéis escuchar “Era un kimono”.

Y aquí, su vídeo recién estrenado del tema “La Hermandad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.