The Beach Boys (Festival Jardins de Pedralbes) Barcelona 20/06/2017

The Beach Boys, una de las formaciones más legendarias de la historia del pop estadounidense, con más de cincuenta años de trayectoria a sus espaldas, se ha detenido esta semana en la quinta edición del Festival Jardins de Pedralbes para ofrecer dos horas de música en directo, dentro de la gira internacional iniciada el pasado mes de mayo en el londinense Royal Albert Hall, de Londres. Una serie de conciertos en la que lo único que uno puede esperar es que el magnífico cancionero de los californianos sea el protagonista; además, por supuesto, de que la alineación a la que le corresponda defenderlo esté acertada.

En esta ocasión, un octeto, con Mike Love (voz, coros y pandereta) y Bruce Johnston (teclado, voz y coros) como miembros “originales”. Dos músicos a los que, tras el espejismo que supuso hace un lustro la reunión de ambos con Brian Wilson, David Marks y Al Jardine, se han sumado el bajista Brian Eichenburguer, el teclista Tim Bonhomme, el batería John Cowsill, el saxofonista Randy Leago y los guitarristas Scott Totten y Jeffrey Foskett (mano derecha y director musical de Wilson) para celebrar sobre los escenarios los cincuenta años de la publicación de Wild Honey.

Dos horas de música en directo, ofrecidas ante las más de dos mil personas (según la propia organización) que se han acercado a los bellos jardines del barrio barcelonés. Dos horas de virtuosismo musical con un repertorio de más de una treintena de temas, cifras muy poco habituales hoy en día.

Canciones que un público entregado ha cantado y bailado, desde “Surfin’ Safari”, el tema con el que han abierto la noche. Clásico surfero que ha dado inicio a una sucesión de canciones de la misma índole de los años sesenta: “Catch a Wave”; el du duá “Little Honda”; “Do It Again”; “Surfin’ USA”, “Surfer Girl” (que Love ha bailado con su hija); “Little Deuce Coupe”; “409”, su más exitosa car song; “Shut Down”; “I Get Around”, su primer top diez en Reino Unido, y “Don’ t Worry Baby”, una de las mejores baladas de la historia pop, tan dulce como oscura e introspectiva.

Más de una decena de temas a los que han acompañado de proyecciones de idílicas playas californianas, coches de época… Una primera hora de carácter festivo en la que también han sonado “Getcha Back”, de 1985, canción con la que el público ha recordado a Dennis Wilson; “Good to My Baby”; la barroca “Kiss Me, Baby”; el soul “You’ re So Good to Me”; la rockera “Dance, Dance, Dance”; el R&B “Darlin’”, del álbum que homenajean; la transcendental “When I Grow Up (To Be a Man)”, y la versión de “Why Do Fools Fall in Love”, de Frankie Lymon & The Teenagers.
Catálogo al que, sin intervalo alguno, al contrario que en el concierto que realizaron el pasado domingo en el polideportivo Son Fusteret, de Palma de Mallorca, ha seguido la psicodélica y majestuosa “California Dreamin’”, de The Mamas & the Papas, reflejando el camino más intimista y complejo que The Beach Boys iban a acometer hasta el final.

Sesenta minutos más de música en los que se han podido oír el art pop de “California Girls”; “Sloop John B”, su famosa adaptación de la canción tradicional caribeña, de guiños psicodélicos; la canción de pop barroco “Wouldn’t It Be Nice” (del legendario Pet Sounds, 1966); la complejidad armónica y acordes invertidos de “God Only Knows”, con la voz de Carl Wilson emergiendo de la pantalla; ‘”Pisces Brothers’, el tema con el que Love ha recordado su amistad con George Harrison y sus viajes a la India; “Summer in Paradise”, la canción que daba título a su álbum de rock electrónico de 1992, y tres versiones ( “Cotton Fields”, del bluesman estadounidense Leadbelly; “Do You Wanna Dance?”, de Bobby Freeman, y “Rock and Roll Music”, un tributo al recientemente fallecido Chuck Berry).

Repertorio, de los más esenciales del pop rock internacional, con el que han revelado cómo a pesar de haberse diluido gran parte de su esencia (aquella que han reflejado las fotos y vídeos retrospectivos que se han ido sucediendo en la pantalla), aún siguen atesorando la manera de hilar voces, arreglos y acordes que les consagró según muchos como la mejor banda de la historia. Reconocimiento del que gozan también algunas de sus canciones, como “Good Vibrations”, con la que han afrontado un animado final en el que también han sonado “Help Me, Rhonda”, “Kokomo”, “Wild Honey”, “Barbara Ann” y “Fun, Fun, Fun”.

2 comentarios sobre “The Beach Boys (Festival Jardins de Pedralbes) Barcelona 20/06/2017

  • el 22 Junio, 2017 a las 12:16 pm
    Permalink

    Sin Brian Wilson pocos Beach Boys son

    Respuesta
  • el 22 Junio, 2017 a las 5:22 pm
    Permalink

    Bueno, en 1966 ya giraban sin Brian Wilson.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.