Entrevista: The Clientele

“Nos hallamos en una Era que está esperando que sucedan milagros en algún momento”

The Clientele estaban en una gran forma en 2011, o al menos eso creíamos todos, cuando de repente, en plena gira europea, decidieron separarse por un tiempo. En 2014 volvieron para una actuación, pero el gusanillo les picó y en 2017 han publicado un nuevo disco, Music for the Age of Miracles. Un álbum que constata que han vuelto en estado de gracia, y en el que incorporan algunos sonidos nuevos. Son muchas sensaciones nuevas, muchos cambios, y además muchos nos preguntamos si este será una vuelta definitiva. Así que de todo ello hemos hablado con Alasdair MacLean, cantante y líder de la banda, y esto es lo que nos cuenta.

Este 2017 habéis publicado un nuevo álbum, Music for the Age of Miracles, el primero desde vuetro mini-LP Minotaur (2010) y tras esa pausa en vuestra carrera que decidisteis hacer en 2011, así de repente, incluso cancelando un tour europeo. ¿Por qué lo dejasteis?

Por aburrimiento. Sentí que habíamos perdido la magia que teníamos y que era el momento de parar.

Fue entonces cuando pusiste en marcha un nuevo proyecto, Amor de Días.  ¿Qué nos puedes contar sobre él? ¿Sigue adelante?

Sacamos dos discos con Merge Records, Street of The Love of Days y The House at Se’a. Amor de Días es una colaboración con Lupe, de Pipas. Quisimos hacer algo juntos, algo diferente, con ritmos distintos más cercanos a la bossa nova.

¿Y qué cambia para que The Clientele decidierais regresar en 2014?

Nos pidieron actuar en el Pop Revo Festival de Dinamarca, en 2014, como trío. Los organizadores me emborracharon y me hicieron aceptar. Recientemente había hablado con mis otros dos compañeros y me dijeron, ¿por qué no? Solo por diversión, ya sabes. Después durante la actuación sucedió algo realmente extraño…Las buenas sensaciones habían vuelto, tocamos un puñado de canciones que llevábamos años sin tocar. Todos nos divertimos.

Y entonces, ¿ya tenías en mente componer nuevo material y sacar nuevo disco con The Clientele?

No, para nada. Se suponía que volvíamos solo para esa actuación.

Y aparte de haber recuperado la magia, ¿qué más ha cambiado en The Clientele desde aquel año 2011? Creo que volvéis a ser un trío, ¿cierto?

Más o menos. Hemos estado tocando bastante con Anthony Harmer, lo que nos convierte en cuarteto. Incluso algunas veces incorporamos un violonchelo, entonces somos un quinteto.

De hecho creo que Anthony, amigo tuyo desde hace bastante tiempo, ha jugado un papel importante en vuestro regreso discográfico.

Sí, ha tocado cerca de treinta instrumentos en nuestro nuevo disco. También ha hecho todos los arreglos de cuerdas y vientos.

Ciertamente en Music For The Age Of Miracles se pueden escuchar muchos arreglos novedosos, instrumentos poco frecuentes y un toque oriental. ¿A qué se deben esos cambios?

Anthony toca muy bien el santur iraní (instrumento de cuerda percutida), y sabe mucho sobre música y escalas orientales. Yo siempre he estado interesado en la música clásica hindú, y me interesaba mucho explorar en esa dirección. También toca el saz, una especie de laúd turco.

Encontramos también en el nuevo disco algunas canciones diferentes a lo que The Clientele nos tenía acostumbrados. Por ejemplo, “The museum of frog” es más un recitado que una canción al uso. ¿Qué nos puedes contar sobre ese tema?

La letra es de un libro que estoy escribiendo. La música la escribí primero, y mientras la escuchaba posteriormente casi me parecía estar oyendo ese capítulo del libro. Así que uní ambas cosas y vi que la letra combinaba perfectamente con la música.

En cuanto a “North circular days”, es una pieza de piano que también me gustaría que nos explicaras.

Esa en realidad no la escribí yo, lo hizo Mark Keen. A mí me recuerda a Arvo Part.

Vayamos al título del disco. ¿Realmente nos hallamos en una Era de los Milagros? ¿Eres optimista respecto al mundo en el que vivimos?

Nos hallamos en una Era que está esperando que sucedan milagros en algún momento. Es un sabor agridulce. No soy nada optimista respecto al mundo.

No es sencillo clasificar vuestra música, con esas voces ensoñadoras, bellos arreglos, algo celestial flotando en el ambiente… Hay algo de psicodelia, de dream pop, de pop barroco… ¿Cómo la definirías tú?

Bueno, es el sonido de The Clientele. Es lo que ocurre cuando nos juntamos, cogemos nuestros instrumentos y empezamos a tocar.

Un sonido que mucha gente compara con grupos psicodélicos de los 60, como Love o Left Banke. Pero, ¿qué otras bandas o artistas han tenido una influencia capital en vuestra música?

Boards of Canada, Scientist, Plastikman, Erik Satie, Plush, los Beatles, Slint, The 23rd Turnoff, John Coltrane, Jackie McLean…

Hay que hablar también de las letras. Sueles incluir bastante poesía en ellas, sobre todo poesía francesa y surrealista. ¿Cómo te interesas por este tipo de literatura?

Me gusta la poesía lírica y gente como Rilke, Breton, Desnos, etc. Escritores que crean imágenes que resultan difíciles de explicar pero que parecen reales, verdaderas. Bob Dylan hacía algo así también, quizás es algo que hemos tomado de él. O de Tom Verlaine de Television.

¿Qué nos puedes contar de vuestros planes inmediatos? ¿Vais a girar, vendréis a España? Y lo más importante, ¿es el de The Clientele un regreso definitivo?

Creo que iremos a España más pronto que tarde. Pero de momento todavía no hemos cerrado más que unas cuantas actuaciones. Y no, no es un regreso definitivo, somos simplemente la banda haciendo un disco nuevo y esperando que todo el mundo lo disfrute.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.