Lenny Kravitz: sus discos del peor al mejor

Lenny Kravitz acaba de publicar, hace unos días, su nuevo primer single titulado “It’s enough”,  dando como resultado un ejercicio soul-funk,  tan habitual el mismo en el artista estadounidense. Éste ha declarado, entre otras cosas, sobre dicha reivindicativa canción de 8 minutos: “Es una tensa y decisiva reflexión acerca del estado global de los temas actuales. La gente se está levantando. Ya he tenido suficiente de racismo y guerra”.

Dicho sencillo, cuyo vídeo puede ya visionarse en la red y te ofrecemos aquí, es el anticipo inicial a la salida de su nuevo disco, el cual se denominará Raise Vibrations (Vibraciones crecientes), estando el mismo a la venta desde el 7 de septiembre de este 2018 (Editado por BMG).

Después de esta noticia y sabiendo de su próxima visita a España, del 28 al 30 de junio en Santiago de Compostela, el 4 de julio en Madrid y el 5 de Julio en Barcelona, dentro de su gira internacional, recordaremos los anteriores álbumes de Kravitz, “del mejor al peor”, con algo de  breve introducción previa.

A finales de los 80 – principios de los 90, muchos viejos soles del rock como Elton John, Bob Dylan, Neil Young, Paul Simon y un etcétera de leyenda, iniciaron sin embargo, un paulatino decaer creativo. Ante tal ámbito, se necesitaban jóvenes solistas rockeros que ofreciesen un relevo de garantías a todo el reinado de ese firmamento tan esplendoroso y eran pocos los capacitados para algo de tal envergadura.

Desde Nueva York surgió alguien, en 1989, con elevadas posibilidades de asumir tan titánico reto: el formidable vocalista y multi-instrumentista Lenny Kravitz redimensionó su propia concepción del rock que absorbió, procedente de los años 60 – 70 y ya desde sus inicios, cimentó una forzuda base de poderosos y sabios enfoques revivalistas. Inmerso en su muy variada Metrópolis Cadenciosa, el propio Kravitz desarrolló una faraónica clarividencia a la hora de domar la psicodelia, el rock, el soul, el funk, el R & B y un resto de géneros alusivos a artistas tan diversos como Prince, Beatles, Jimi Hendrix, The Who, Bob Marley, Marvin Gaye, Stevie Wonder o Led Zeppelin, entre muchos otros de sus espejos generacionales precedentes. La condición de mega-astro de Lenny no pararía de crecer a partir de aquel año 89, donde agrade o no, este excepcional músico es una de las figuras del rock más trascendentes durante los últimos 30 años.

10 – IT IS TIME FOR A LOVE REVOLUTION (2008)

Ante la extensa calidad de este hechicero de los acordes, se torna dificultoso, en ocasiones, el establecer una clasificación de sus álbumes totalmente fija. Por lo tanto, aunque sí que las dos primeras posiciones del “ranking-Kravitz” parecen inamovibles, sin embargo, del tercer al quinto escalón  podrían disputárselo muchos LPs suyos que ¡ojo! sin ser obras maestras, sí que gozan de bastantes atrayentes y aprovechables planteamientos. Este mismo de “Es hora de una revolución amorosa” es uno de los ejemplos de que una décima posición puede ser algo orientativa y/o relativa. Temas sugestivos tan conseguidos como “If you want it”, “Love Revolution”, “Dancing ‘till dawn” o “I love the rain”, provocan dicha dificultad numeral al oído. El millón de copias vendidas y varios Discos de Oro logrados por esta envite también dan una idea de lo que puede costar decidirse por lo comentado. Por contra, la insistencia de este LP en reproducir ecuaciones musicales anteriores pone un contrapeso en el otro lado de la balanza artística.

9 – LENNY (2001)

Su sexta obra, la cual el autor norteamericano no se rompe la cabeza en titular, palidece bastante ante las cimas de la primera parte de su trayectoria. De todos modos, letras anti-racistas y algunos temas de calado como “Dig in”, “Yesterday is gone” o “ If I could fall in love” merecen que se les preste atención. A nivel comercial Lenny consiguió el nº1 en las listas de países como Argentina, en este 2001. Y es que a pesar de todo, continuó siendo una época de triunfos para Kravitz el cual, por ejemplo, entre 1999 y 2002 obtuvo el Grammy a Mejor Vocalista: cuatro veces seguidas, toda una marca. La antológica e impactante versión que hizo de “American Woman” (original de The Guess Who), incluida en un “Grandes Éxitos” del año 2000, contribuyó a este muy merecido record.

8 – BLACK AND WHITE AMERICA (2011)

“América blanca y negra” es una alusión de Lenny contra el racismo en su país. Con este disco sucede lo mismo que con el resto de esta clasificación: muchos candidatos para el puesto  entre el 3 y el 5, con bastantes cosas buenas ( aquí aparece el jugoso tema “Come on, get it” y demás planteamientos sónicos) y otras circunstancias más pesadas como que, en este caso concreto, el minutaje es excesivo para las inmediateces en forma de canciones que, en ocasiones, arroja Kravitz. Eso sí, la clase compositora de L.K. siempre se mantiene presente.

– STRUT (2014)

A pesar de que todo el mundo conoce las coordenadas sonoras que se gasta Lenny, no es aconsejable perderse temas de la enjundia de “The pleasure and the pain” , “New York City” o “Sex” , resultado también la rocosa canción-titulo otra “columna” (es lo que significa Strut) en que sustenta este edificio, el cual  está habitado por los salubres eclectismos con los que siempre nos obsequia Kravitz. Guste más o menos su obra (reconozco que temas como  “I´m a believer” son prescindibles), despunta su versatilidad estilística como una virtud de la que nunca carece y que no se le debe negar.

6 – FIVE (1998)

Para cambiar algo de tercio y plantear una capa de pintura más moderna ante las feroces críticas contra su tendencia  “retro”, Kravitz añadió más electrónica, bucles de cinta y sintetizadores a su quinto disco que precisamente titula con éste número 5. Magníficos cortes como “Live” , “Supersoulfighter” , “Black Velveteen” o el single “Fly Away” podrían justificar todo este elenco de, en el fondo, ánima funk-pop. Sin embargo, un hit  baladistíco como “I belong to you”  o también la empalagosa “Thinking of you” no engañan acerca del “mainstream” más comercial que pareció seducir, cada vez más, a nuestro ilustre protagonista y que le ha impedido, en muchas ocasiones, acabar de rematar su gran potencial de credibilidad. Relacionado con ésto, a partir de esta obra, muchos fans opinaron que, a partir de aquí, la música de Kravitz dejó de ser digna de interés, algo que no comparto.

5 – ARE YOU GONNA GO MY WAY? (1993)

Sin alcanzar la reputación sus dos predecesores en la cronología, sí que este trabajo de “¿Vas a seguir mi camino?” da el  salto suficiente como para penetrar en el Top-5. Apuestas aún frescas al 95% como “Believe” , “Heaven Help” y la propia “Are you gonna go my way?” avalan a este volumen. De otra banda, letras con temas de religiosidad o hippismo, en plan “Love and Peace”, sobresalen como su seña de identidad textual durante buena parte de su carrera y aquí en 1993, tuvimos una patente muestra de ello.

4 – CIRCUS (1995)

Aunque Lenny continuó con la repetición de estructuras, es éste un muy interesante trabajo, denostado  injustamente aunque se noten nítidamente todos las caudalosas fuentes de las que bebe el artista de la Gran Manzana. Este redescubrible “circo”, a la larga, no muestra tantos síntomas de flaqueza como aparenta en la primera escucha. “Rock and roll is dead”, “ Beyond the seventh sky”, “Tunnel vision” o la misma tonada de cabecera, por ejemplo, sostienen con bastante firmeza la cuarta parte del invento aunque, en aquel momento, muchas voces se recrudecieran acerca del agotamiento del mismo.

3 – BAPTISM (2004)

Me arriesgo a concederle el tercer puesto al “bautismo” del  camaleónico Lenny debido a que es un disco muy completo, con muy pocos segundos de tedio y quizás, la mejor jugada de su segunda época, neo-milenial la misma. El bailable single “Where are we running?”, sumado a convincentes construcciones como “Minister of rock and roll”, “I don’t want to be a star” y sobre todo “Baptized”, así lo corroboran, bajo mi punto de vista. Sin embargo, la intervención del rapero Jay-Z  en “Storm”, es novedosa pero inadecuada dentro del Planeta Kravitz, como único reproche de aquel 2004.

2- MAMA SAID (1991)

El amigo de infancia de Lenny que es Slash, guitarrista de Guns and Roses, colaboró genialmente en los carismáticos temas “Always on the Run” y “Fields of Joy” y así comenzó a producirse la victoria a escala mundial que constituyó “Mamá dijo”. Otras esmeraldas del listado fueron las sustanciosas psicodelias de “What the fuck are we saying?” o “The difference is why”, singles-baladas indetenibles como “It ain’t over ‘til it’s over” o “ Stand by my woman” o también estéticas tonadas como “All I ever wanted” (con Sean Lennon al piano) o “Flowers for Zoë”; siendo éstas y las restantes aupadas a hombros por los oyentes, dentro del fornido conjunto que formaron dichas canciones.

1- LET LOVE RULE (1989)

Un absoluto “strike” de entrada es “Deja que el amor gobierne”, donde el propio tema titular es acompañado por un lujoso repertorio, que ya desde 1989 puso en boca de todos al prodigioso estadounidense. Éste aspiraba, por entonces, a sentarse en la cima del mundo como dice su propia elocuente canción de apertura “Sitting on the top of the world”. También “Fear”, “Rosemary”, “Flowers Child” y las demás confirman que contemplamos su, probablemente, más memorable obra y la que más próxima se halla de la ansiada perfección que buscan y rebuscan siempre los músicos.

Fue una etapa de cambio de década, de los 80 a los 90, en que Mick Jagger, Madonna, David Bowie o Aerosmith, entre otros, bendijeron la llegada y el empuje del  “torbellino Lenny”, el cual se consagró definitivamente como la nueva sensación del rock ante el público, a pesar de sus detractores que también los ha tenido en abundancia. Es éste un estatus estelar, el cual dura hasta hoy día con unos 40 millones de discos despachados y coleccionando incontables éxitos, distinciones y populares premios a lo largo de su recorrido de tres décadas.

A todo ello no se arriba porque sí, así que… algo tendrá Lenny, algo tendrá de particular.

2 comentarios sobre “Lenny Kravitz: sus discos del peor al mejor

  • el 15 Mayo, 2018 a las 10:47 pm
    Permalink

    Gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por tan completa disección de estos diez álbumes de Lenny (coincido al 100% en los dos primeros), aparte de introducirnos su nuevo “single”, que confirma lo cómodo que se mueve -y domina- Kravitz, en un amplio abanico de estilos. A estas alturas, y con treinta años de oficio, es difícil que sorprenda, tiene ya el trabajo hecho, pero precisamente ese bagaje demuestra que ese genial primer álbum no fuera flor de un año (a diferencia de lo que pasó con Terence Trent D’Arby, que luego de un primer gran álbum, se desinfló), y en el caso de Kravitz, ha ido consagrando con los años. un gran estatus y una posición consolidada como gran artista del Rock, en sentido amplio, agrade o desagrade según los casos. Enhorabuena por recordarnos que sigue en activo, a la par que recordarnos sus mejores activos. Un cordial saludo.

    Respuesta
  • el 16 Mayo, 2018 a las 2:11 am
    Permalink

    Muchas Gracias a tí por tu comentario y tu opinión, F. Xavier , acerca del gran Lenny Kravitz, aquí en Muzikalia.
    Un saludo también para tí.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.