Ocean Colour Scene (La Riviera) Madrid 30/11/16

Tres años después de su última visita a España, Oean Colour Scene regresaban en esta gira propiciada por Houston Party. Con quince minutos de retraso sobre la hora inicialmente establecida (las 21:00) saltaba al escenario el cuarteto capitaneado por: Steve Cradock, un Simon Fowler aun sin colgarse su guitarra acústica, debidamente flanqueados por: Raymon Meade (atentos a los temas en solitario que está lanzando el bajista desde sus redes) y el imprescindible Oscar Harrison a la batería. Estábamos allí para celebrar los veinte años de una de las obras cumbres de su carrera, el disco Moseley Shoals, que al fin y al cabo fue el que los lanzó a la fama en plena eclosión del añorado Brit Pop. El L.P fue reeditado en el 2011 en una “alimenticia” edición “Deluxe” con caras B y rarezas, entre las que se encontraba la versión de los Beatles, “Day Tripper”.

Así fue como comenzó el concierto, con el homenaje a los de Liverpool, de una manera un tanto atropellada y descompasada entre la banda mientras Simon Fowler se regalaba sobre el escenario. ¿De verdad hacía falta comenzar con ese tema? Menos mal que ahí estaba la incontestable “The Riberboat Song” con ese ritmo adictivo y la siempre efectiva guitarra de Steve, para poner las cosas en su sitio. A partir de ahí, el disco “veinteañero” de principio a fin. Es la gran ventaja de estos conciertos de homenajes a tal disco y el gran peligro. Que sabes lo que viene después pero no estás en tu casa escuchando el disco, estás en un concierto y el orden de las canciones en un set en vivo no tiene por qué funcionar igual que enlatado.

oceancolourscene_lariviera_3

“The Day We Caugth the Train” fue otro de los hits del Moseley Shoals y es un corte que entra bien a cualquier hora como quedaba patente con las cerca de 1500 personas haciendo los coros. que llenaban La Riviera. Le sucedió “The Circle” otro de los temas que en su día fue single y también uno de los más representativos del álbum, uno de los cortes más Mod y “british”, inevitable acordarse del magnífico videoclip y sus lambrettas y vespas.

oceancolourscene_lariviera_15

Con “Lining your Pocket”, “Fleeting Mind” y “One for the Road” llegaban los momentos flemáticos del concierto y que no serían los últimos. “It´s My Shadow” recuperaba la electricidad y la contundente base rítmica para enlazar perfectamente con “Policemen & Pirates”. “The Donwstream” volvía a regalarnos un momento de tranquilidad mientras que con You´ve Got it Bad nos volvían a dar una bofetada con la guitarra protagonista de Mr. Cradock. La psicodélica “The Get Away” cerraba el capítulo concerniente al disco homenajeado.

oceancolourscene_lariviera_1

En un par de ocasiones se disculpó Simon Fowler, argumentado que llevaban veinte años sin tocar algunas de las canciones, lo que me llevó a pensar porque OCS nunca llegaron a la fama de Oasis, teniendo hits del mismo octanaje que los de Manchester. ¿Os imagináis a los Gallagher pidiendo disculpas por un par de fallos en directo o empatizando con la audiencia diciendo que este es su país favorito para tocar? Yo no.

oceancolourscene_lariviera_2

Cerrar el concierto así hubiera sido un suicidio musical y eso Fowler y los suyos lo sabían, así que el set continuaba con una decena de temas escogidos con desigual fortuna. Por ejemplo: “I Wanna Stay Alive with You”, también incluida en la edición deluxe del disco en cuestión, no la veo yo muy para la recta final de un show, pero para gustos… No así las infalibles “Get Blown Away”, “Travellers Tune” o “Hundred Mile High City” de su otro gran disco, Marchin´Already (1997).

oceancolourscene_lariviera_5

Ejercicio de nostalgia a veces necesario para saber que hay canciones que son intemporales y para quitarnos unos años de encima, aunque sea por un par de horas, pero quizás ha llegado el momento de grabar nuevas canciones para OCS, como deja entrever el propio Fowler en la entrevista realizada por Raúl Julián para esta casa.

 

¿Te apetece comentar?