Radiohead – Palacio de Exposiciones y Congresos de Castilla y León (Salamanca)

Ya avisaron el pasado sábado desde Benicassim nuestros compañeros de Muzikalia. Radiohead han vuelto a hacerlo. Nos han vuelto a cautivar aunque esta vez el lugar y el recinto hayan sido totalmente distintos. Hoy tocaba en Salamanca, en el Palacio de Exposiciones y Congresos que esta vez, y gracias al Consorcio Salamanca 2002, ha abierto sus puertas a la música actual. Con la sala abarrotada y un público expectante, el grupo liderado por Thom Yorke ha realizado un gran concierto, con una excelente puesta en escena y arriesgando en su apuesta por presentar a la audiencia temas que aún no han sido editados.

La primera parte del concierto ha estado dedicada a estos temas. La actuación ha comenzado con Johnny Greenwood y Ed O’Brien tocando percusiones en “There There”, un tema que ya interpretaron en el Fib, y que tiene todas las papeletas para convertirse en otro clásico del grupo. Después llegarían otros temas inéditos como “Scatterbrain”, “Wolf On The Door”, “Up On The Ladder”, “Where I End You Begin” y “Sail To The Moon”, en los que se deja entrever que los de Oxford recuperan las tímidamente las guitarras, aunque sin abandonar la inmersión que han realizado en nuevos sonidos en sus últimos trabajos.

Con su epilepsia escénica, sus permanentes convulsiones y con constantes guiños al público, Thom Yorke ha ido cautivando a los allí presentes, que comenzaron a experimentar la catarsis con la llegada de temas ya conocidos; “Morning Bell”, “Paranoid Android” o la genial “No Surprises” para luego sufrir una descarga eléctrica con “I Might Be Wrong” y “The Bends”. Radiohead finalizaría el concierto haciendo bailar a todo el auditorio con “Idioteque” e interpretando “Everything In Its Right Place” como preludio de lo que serían los bises.

El primero de ellos comenzó con “Airbag” y “Knives Out” y en él Radiohead aprovecharon para presentar otro de sus nuevos temas, “Myxomatosis”, con un sonido casi ultrasónico y que también dará que hablar en el futuro.

Tras el segundo descanso el grupo volvió a salir al escenario para interpretar “We Suck Young Blood” con Thom Yorke de nuevo al piano y que tiene cierta influencia del jazz, como también sucede en los últimos trabajos de la banda . El punto final a la noche lo puso “Street Spirit”, aunque el definitivo fin de fiesta no será hasta la madrugada del próximo día 8…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.