Benjamin Schoos – Doubt In My Heart (Freaksville Music)

Este belga procedente de la ciudad francófona de Seraing, es, además de músico y compositor, todo un hombre del renacimiento. También conocido como Miam Monster Miam, Benjamin Schoos produce discos, es ilustrador, diseñador, responsable de la discográfica Freaksville, hace radio, fancines…y como imaginarán, su carrera musical es tan diversa como las disciplinas en las que mete la nariz. Si uno rastrea su trabajo, el listado de colaboraciones, bandas sonoras, composiciones para Eurovisión, producciones y proyectos paralelos es sencillamente abrumador.

Bajo su propio nombre viene desarrollando una carrera más o menos desde 2012, año en que lanzó China Man Vs China Girl, álbum en el que colaboró gente tan importante como Chrissie Hynde o Laetitia Sadier (Stereolab) y con el que cosechó bastante éxito internacional. A éste le siguieron unos cuántos, pero sin duda Doubt In My Heart, el que nos ocupa, marcará un antes y un después.

Compuesto tras una etapa especialmente difícil en la vida del músico, el álbum funciona como una mixtape de cada una de las etapas de dicho período. No obstante su carácter personal, Schoos ha decidido darle el talante más universal posible. Cantado enteramente en inglés y con una producción lujosa, ha preferido que fueran otros los que cantaran todas esas canciones autobiográficas. Entre los elegidos, destacan el canadiense Marker Starling -al que Benjamin califica como uno de los mejores compositores de su generación-, que colabora en nada menos que tres de los temas; el americano y muy recomendable también Dent May, que canta en el single “All night every night”; más canadienses, como Nicholas Krgovich o Drew Smith, de la banda Bunny, los británicos Robert Soleto y Alex Cavaghan o Kevin Coral, miembro de los vanguardistas Future Children.

Todos ellos dan forma a un disco mucho más soleado de lo que inicialmente pueda parecer teniendo en cuenta las circunstancias de su gestación. Recreándose en la atmósfera, Schoos hace gala siempre de una intencionalidad pop a cuya consecución los distintos colaboradores, que funcionan pese a la variedad de registros casi como una sola persona, se entregan en cuerpo y alma. En sus espaciosas y luminosas estancias, hay sitio para la sensualidad de dianas como “Baby I’m in love”, la exuberancia soul de la mencionada “All night every night”, el groove techno pop de “Power to amaze”, el romanticismo europeísta de “Shoes” o la sentida introspección cósmica de “I’m disappearing”. Un cohesionado conjunto de nueve capítulos que cincelan una especie de biografía contada por otros y sobre todo, un disco lo suficientemente estimulante como para que uno se pare a disfrutar con calma sus abundantes aciertos.

Escucha Benjamin Schoos – Doubt In My Heart

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.