Carmen Boza (Sala Caribou) Albacete 04/03/16

Girando Por Salas es un proyecto promovido por el Ministerio de Cultura, a través del INAEM que quiere apoyar a artistas además de fortalecer los circuitos estables de salas de música en directo. El objetivo es dar soporte a los artistas que empiezan para que puedan dar conciertos y darse a conocer fuera de su ciudad.

Carmen Boza y su banda los llegaron dentro de este ciclo de conciertos (GPS), tocando en Caribou, sala que en poco tiempo está realizando una interesante programación de música en directo en la ciudad de Albacete.

Después de dos maquetas grabadas en casa; Lapislázuli (2011) y Rollitos de primavera (2012) Boza decidió lanzar una campaña de crowdfunding para financiar la grabación de mi primer disco de estudio, La mansión de los espejos, el cuál estuvo presentado con la compañía de  Jacob Reguilón al bajo y Álex Riquelme a la batería.

El discurso de Carmen Boza me volvió a parecer cercano con su público (joven en su mayoría) pero con un sonido más compacto por el acompañamiento de sus músicos. El repertorio estuvo centrado en su primer álbum y comenzó con “No me parezco” y a continuación “El ejército”. Poco a poco, el público se fue animando y cantando las letras de canciones como “Amante religiosa” enlazada con “Fin”.

El concierto llevaba pocos temas y la gaditana aseguró estar encantada de volver a Albacete, dando las gracias por haber elegido ir a verla en directo sabiendo que aquí hay bastante movimiento rockero y que esa misma noche había conciertos en otras salas de la ciudad. Así dio paso a “Octubre” y después sonó “Sin salida”. El acompañamiento de los músicos fue desapareciendo progresivamente hasta que Carmen cambió de guitarra a la acústica y comenzó a tocar “Nana Noir” sola, hasta que la banda fue uniéndose de nuevo, momento que quedó algo desdibujado por un problema con el sonido del amplificador. Después se vino arriba con “Mi do menor”, en el que la cantante pidió al público alzar la copa (ella con un ron miel, según dijo). Con la vuelta a la guitarra eléctrica llegó “Delirios y de éxtasis” enlazada con “Culpa y castigo”.

“La mansión de los espejos”, canción que da título al disco, “Desconocidos”, “Restos de mi verano” y “Mayordomo” iban sonando hasta llegar poco a poco al final del concierto, junto con los agradecimientos a todos los presentes. Entonces anunció lel cierre con “Salpicaduras”; pero como ella misma dijo “no hay escapatoria en Caribou porque para entrar al camerino hay que pasar entre las primeras filas de asistentes” y ante la petición del público “otra, otra”, comenzó a sonar una la versión de PJ Harvey: “This mess we are in” que unió a su tema “Fieras”.

Después de la actuación estuvo departiendo con sus seguidores, firmando discos y haciéndose las fotos de rigor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.