Cineplexx – Nuevahola (Cherry Red Records)

Sebastián Litmanovich es un músico argentino que tiene ya varios discos en su haber aunque probablemente sea prácticamente desconocido por estas tierras. Esto último, que es pura anécdota, queda en nada cuando uno se topa con un disco como Nuevahola porque este artefacto contiene trece porciones de pop preciosista que delatan el acentuado olfato melódico de Litmanovich.

El álbum, avalado por la enjundia de Cherry Red, es un compendio de canciones antiguas y nuevas, además de alguna que otra rareza, que se abre con las ganas de “A mi lado” y que empieza su vuelo de altura con “Nueva sombra”, un encomiable muestra de pop sugerente en toda regla. A esta le sigue “Además”, en cuya esencia parece anidar ecos de Los Gatos, la banda de Lito Nebbia, algo que también puede notarse en “Fácil”, en la que la mezcla del tema corre a cargo del insigne Daniel Melero.

Pero el listón permanece alto a lo largo de Nuevahola, sacando a la luz la habilidad de Litmanovich para manejar sonidos que envuelven entre coros acertados y ambientes cordiales. Algo así como una suave psicodelia empapada de sentimientos porteños, y decorada por apuntes electrónicos y pinceladas acústicas. “Mejor” y “Tarde” son directas, tiernas y a la vez proclives al tarareo, pequeñas reflexiones de alcoba y encuentros y desencuentros con lo cotidiano.

“Hermosa espera” sigue anotando preciosos apuntes melódicos al trabajo de Cineplexx, luego llega “Tigre trap”, en la que participan Duglas T. Stewart y Norman Blake de BMX Bandits y Teengae Fanclub, respectivamente.

El recorrido por esta Nuevahola continúa con “Todo”, la intimidad de “Turista”, el vaivén enrarecido de “Fruta salada”, la revisión acústica  y cósmica de “Paint it black” de The Rolling Stones, y acaba con “Muchas canciones”, dos minutos con siete segundos que culminan un buen disco lleno de rayos de luz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.