Cuéntame una canción: “White rabbit” de Jefferson Airplane

Jefferson Airplane se instituye como una de las columnas indispensables del histórico y tan trascendente estallido psicodélico en San Francisco, en 1967. En mi opinión, la peculiar sonoridad de esta banda californiana, en muchas ocasiones, posee mucho de comuna hippy aplicada al rock and roll y por eso les brotaban canciones con ese estilo de cónclave “marihuanero” como, por ejemplo, el celebérrimo y abanderado tema “White rabbit”.

 

Dicha melodía ya la cantaba la hermosa, transgresora y controvertida Grace Slick, en 1966, cuando formaba parte de la banda Great Society, junto a su marido de por entonces Jerry Slick y el hermano de éste, Darby. Todo se originó cuando el propio Jerry alentó a su familiar y a su esposa a que idearan una canción, cada uno, para que el guitarrista David Miner no sostuviera sobre sus hombros todo el trabajo de composición.

Great Society White Rabbit

Sigue al conejo blanco dentro del cuento infantil Alicia en el País de las Maravillas y según la estrafalaria, seductora, imperial e indómita Grace Slick, te cruzarás con un mundo lleno de drogas y personajes que las ingieren (curiosamente, se da por seguro que Lewis Carroll tomó opiáceos al escribir esta citada obra literaria, allá por el año 1865).

Traducimos aquí, por lo tanto, un texto que ha estado sujeto a múltiples interpretaciones con el paso de las décadas:

One pill makes you larger,
and one pill makes you small
and the ones that mother gives you
don’t do anything at all.
Go ask Alice, when she’s ten feet tall.
///
And if you go chasing rabbits,
and you know you’re going to fall,
tell ‘em a hookah-smoking caterpillar
has given you the call.
And call Alice, when she was just small.
///
When the men on the chessboard
get up and tell you where to go
And you’ve just had some kind of mushroom
and your mind is moving low.
Go ask Alice, I think she’ll know.
///
When logic and proportion
have fallen sloppy dead
and the white knight
is talking backwards
and the red queen’s:
“Off with her head”         .
Remember what the dormouse said:
feed your head, feed your head.
Una pastilla te hace más grande
y otra pastilla te hace pequeño
y las que te da tu madre
no te hacen nada, en absoluto.
Pregunta a Alicia, cuando crece 3 metros.
///
Y si vas a cazar conejos
y sabes que vas a caer,
diles que la oruga que fuma en pipa
te ha llamado.
Y llama a Alicia solo cuando empequeñece.
///
Cuando los hombres en el tablero de ajedrez
se levantan y te dicen donde ir
y tú te has tomado algún tipo de seta
y tu mente se mueve con dificultad.
Pregúntale a Alicia, ella lo sabrá.
///
Cuando la lógica y la proporción
caen de manera descuidada
y el caballero blanco
está hablando al revés
y la reina roja dice:
“¡Que le corten la cabeza!”.
Recuerda lo que dijo el lirón:
alimenta tu cabeza, alimenta tu cabeza.

El caso es que los padres de Grace le leían esas historias literarias a su inocente hija cuando ésta era muy pequeña, como también Peter Pan o el Mago de Oz; así que la niña se fabricó su propia interpretación lisérgica de todas esas narraciones y consideró que sus progenitores le dieron una educación alucinógena, quizás, ¡sin darse cuenta de ello estas mismas dos personas que la trajeron al mundo!

De tal modo, cuando la chica creció, escribió una letra para burlarse de los dos principales miembros de su ascendencia directa por ese mismo hecho y es que visto desde una variante interpretativa, tal vez, con el verso “las pastillas que te da tu madre no te hacen nada, en absoluto” también Grace Slick esté lanzando un dardo contra la medicina tradicional y de paso, fomentando además ella el uso alternativo de sustancias ilegales que alterasen la mente.

Grace Slick White Rabbit

Según declaraciones y matizaciones de la cantante americana al rotativo San Francisco Chronicle: “Argumenté a favor de la marihuana y el LSD y fue doloroso para mis padres, estoy segura, pero no me importaba si les importaba. Los padres criticaban las decisiones de una generación, mientras estaban sentados allí con sus vasos de whisky”.

Por otro lado, la misma Slick también manifestó que eso de “perseguir al conejo blanco” simboliza atender a la curiosidad que llevamos todos dentro y que ese verso final de “alimenta tu cabeza” es sobre educarse a uno mismo. Tengamos en cuenta que Grace Slick no deseaba ser una mujer convencional de su época e hizo todo lo posible por meterse en la “madriguera” del rock and roll, la cual le transportaría a mundos alternativos.

Así que un día de enero de 1966, después de tomar LSD, la vocalista escribió la parte musical de “White Rabbit”, fuertemente influida por el LP Sketches of Spain de Miles Davis y también por el “Concierto de Aranjuez” y “El Bolero” de Ravel. Con esas escuchas frescas en su mente, ella se sentó delante de un piano al que le faltaban varias teclas y portó todos esos ecos comentados en dirección hacia un pop-rock colorista, arcano y extravagante.

 

El tema original creado para Great Society por Grace Slick era algo largo, 6 minutos; además de tener un aire muy hindú y como guinda, la misma cantante solo puso su voz en la parte postrera de “White Rabbit” y de un modo no demasiado sobresaliente todavía; ya que, en ese instante, ella estaba acabando de coger confianza profesional como cantante. Precisamente, en aquel 1966, las canciones de Great Society no se propagaron más allá del circuito de conciertos, en directo, de los clubs de San Francisco y el “pastillero” corte del gazapo albo no llegó a lanzarse como single oficial; al contrario que “Someone to love”, compuesta por el cuñado de Grace, Darby Slick (la cual, en realidad se convertiría en “Somebody to love”).

Cuando se desvinculó de su formación anterior, la propia Grace Slick ingresó como vocalista en Jefferson Airplane, trayendo ella consigo las dos canciones comentadas. Entonces, esta otra formación fabricó una versión tres veces más corta de “White Rabbit”, con un “crescendo” más directo y fue ésta misma la que, finalmente, resultó un arrollador e inmortal éxito, en 1967; alcanzando el nº8 de la listas oficiales de Estados Unidos, el nº1 en Canadá y el nº3 en Holanda.

Jefferson Airplane White Rabbit portada

También los Airplane lanzaron una adaptación más acelerada y más vivaz de la propia “Somebody to love” y que igualmente, obtuvo toda la repercusión posible (nº5 en U.S.A).

El tema “conejero” que hoy nos ocupa fue grabado en Los Angeles en una enorme sala de RCA Records, donde la banda instaló los instrumentos justo en medio de dichas cuatro paredes tan amplias y después la tocaron en vivo, registrándola en cuatro pistas. Sin embargo, los Airplane estuvieron a punto de no publicar la melodía ni de incluirla en su segundo álbum porque se hallaban convencidos de que la canción resultaría vetada por la radio pero, por contra, la hermética letra citada le hizo un efectivo regate a los censores de aquella época de los 60.

Consecuentemente, la tonalidad tan misteriosa y astutamente pausada de “White Rabbit”, interpretada por los Jefferson, se alzó como uno de los temas-estrella de su emblemático LP Surrealistic Pillow y como uno de los máximos símbolos de la contracultura hippie, de 1967, dentro de su centro neurálgico que es San Francisco; como sugerimos al inicio.

Aún más popular y mítica se tornó la canción cuando la banda la interpretó, de modo especial, en el Festival nº1 de toda la historia, es decir, en Woodstock, en 1969; durante el amanecer, hacia las 8 de la mañana.

 

Marty Balin, Paul Kantner, Jorma Kaukonen, Jack Casady y Spencer Dryden son aquí los fieles y rutilantes escuderos de Grace Slick, la cual es la jefa, el alma y el motor de “White Rabbit”. Apodada ella “monja de cromo” o “reina ácida”, amiga de Janis, amante de Jim, símbolo de la vida bohemia más psicotrópica, una de las iniciales damas dominantes del rock and roll, dueña de imantadas esmeraldas debajo de sus párpados; las cuales observaron cincuenta billones de acontecimientos en el San Francisco de los años 60.  Por lo tanto, fue la teatral, enérgica y enigmática voz de esta cantante de Illinois y su mentalidad expansiva lo que, principalmente, condujo hacia uno de los más solemnes himnos lisérgicos de Jefferson Airplane.

A lo largo de las décadas se han editado unas 65 versiones de “White Rabbit”, entre ellas las de George Benson (1971), The Damned (1980), Patti Smith (2007) o Pink (2016) pero despedimos este artículo con el “cover”, de 2019, efectuado por la malagueña Anni B. Sweet, en el elogiable programa La Hora Musa.

 

4 comentarios en «Cuéntame una canción: “White rabbit” de Jefferson Airplane»

  • el 26 Abril, 2021 a las 3:14 pm
    Enlace permanente

    Fabulosa canción, que me pone la piel de gallina con la maravillosa y portentosa voz de Grace Slick . Un trabajado y muy bien elaborado artículo de Txus Iglesias, como nos tiene acostumbrados. Descubrimos detalles y anécdotas en cada entrega, fascinantes.
    Bravo Txus y Bravo Muzikalia.

    Respuesta
  • el 26 Abril, 2021 a las 9:26 pm
    Enlace permanente

    Gracias a Txus Iglesias y a Muzikalia por adentrarnos en el significado de tan emblemático tema, uno de los más trascendentales de este combo tan representativo de la contracultura estadounidense, allá en su apogeo, en 1967, e indisociable a la musa del Rock and Roll que devino Grace Slick. Estupenda reivindicación, pues, de esta irrepetible canción. De entre las múltiples versiones guardo especial querencia de la revisitación instrumental a cargo del portentoso George Benson. Un cordial saludo.

    Respuesta
  • el 27 Abril, 2021 a las 4:10 pm
    Enlace permanente

    Muchas gracias por sus comentarios a Gemma Casas y a Xavi Gállego.

    Respuesta
  • el 9 Julio, 2021 a las 3:11 am
    Enlace permanente

    “Marty Balin, Paul Kantner, Jorma Kaukonen, Jack Casady y Spencer Dryden son aquí los fieles y rutilantes escuderos de Grace Slick, la cual es la jefa, el alma y el motor de “White Rabbit”. Apodada ella “monja de cromo” o “reina ácida”, amiga de Janis, amante de Jim, símbolo de la vida bohemia más psicotrópica, una de las iniciales damas dominantes del rock and roll, dueña de imantadas esmeraldas debajo de sus párpados; las cuales observaron cincuenta billones de acontecimientos en el San Francisco de los años 60. Por lo tanto, fue la teatral, enérgica y enigmática voz de esta cantante de Illinois y su mentalidad expansiva lo que, principalmente, condujo hacia uno de los más solemnes himnos lisérgicos de Jefferson Airplane.”

    Lisérgico párrafo,gracias!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien