El-P

Yo no hago música para que la gente se sienta cómoda escuchándola: ya hay demasiado de esto

Un rapero blanco se convierte en el icono mundial del momento (Eminem). Y un rapero blanco, consagrado en el underground, se convierte en icono de una nueva forma de entender el hip hop (El-P). Que ambos sean blancos es circunstancial. Hay muchos raperos negros – y hasta amarillos, rojos y marrones- mejores que el primero, y casi tan revolucionarios como el segundo. Pero el caso es que el segundo -que es el más accesible, amable e interesante- ha logrado un consenso, al menos en este país, entre diferentes tipos de público. El-P no es futurista, sino que representa una visión de futuro para el hip hop. Es un personaje que abre puertas, un claro renovador del hip hop americano, alguien con un enorme sentido de la curiosidad musical, que traza nuevos caminos para que otros los transiten –lírica, temática y musicalmente-, si es que son capaces. Aprovechando su actuación en el Primavera Sound, atendió, con cortesía, a nuestra entrevista. Conseguimos además fotografiarle, junto con Mr.Lif, en la plaza Walter Benjamin, en dónde lucen algunos de los mejores graffitis de Barcelona.

¿De dónde viene el nombre El-Producto?

No significa nada premeditado. Es una marca de cigarrillos americanos, El Producto, y empecé a utilizar el nombre en mis primeros “free-styles”. No es nada especial, me sabe mal decepcionarte.

¿Qué significa ser independiente, cuando hoy todo el mundo utiliza esta palabra en referencia a la música?

Muchas veces es puro negocio, un envoltorio para vender algo. Cuando empecé en Company Flow, hablaba de ser “independent as fuck”, porque realmente era lo que sentía. Yo sólo sentado en la mesa de mi cocina, dibujando las portadas, distribuyendo mis vinilos personalmente, riendo, pasándomelo bien. Lo más básico de lo básico. Era mi estilo de vida, un obrero de la música eso es lo que significaba para mi. Ahora, con Def Jux pretendo hacer lo mismo pero con más gente. Establecer una relación comercial novedosa, sin depender de una multinacional. Se trata de tener poder, tener dinero suficiente para hacer las cosas a nuestra manera, decirlas a nuestra manera, con el espíritu que queremos, ir adónde nuestra mente nos dice que tenemos que ir. Tampoco queremos dar una imagen de independientes, como tantos y tantos grupos, y proclamar que lo nuestro es lo auténtico. Además esos grupos suelen estar prefabricados. Lo que queremos es que nuestra independencia de criterio crezca y envuelva a más gente.

¿Cuando empezaste a rimar y a hacer música?

Empecé imitando a Run DMC y Fat Boys. Tenía 11 años y ya escribía mi propia mierda, cosas terriblemente malas pero mías. Era una mente inmadura todavía. No se puede hablar de nada realmente concienciado a esa edad, pero es un comienzo. Yo entonces tocaba el piano ya que mi padre, que es músico de jazz, me enseñó a tocarlo. Pero sospechaba que era imposible decir “you sucker MC’s!” con un piano…

Sin embargo, ¿estás volviendo al jazz a través del sello Thisty Ear?

Estamos en ello. Estoy produciendo un disco de jazz con la banda de Matthew Shipp (en la que figuran también William Parker, J Spaceman, Evan Parker y Han Bennick). Hasta ahora sólo hemos hecho un par de improvisaciones. Matthew Shipp es un visionario ya que quiere buscar nuevos territorios dentro del jazz. Lugares inexplorados, libres. Él fue quien me llamó pero no para rimar sino para combinar su jazz con instrumentales y efectos producidos por mi.

¿Se puede decir que ahora es el jazz el que busca al hip hop, como intentando aprender algo de esta música?

Matthew Shipp se declaró fan de mis producciones y yo de su estilo: los músicos se reconocen entre ellos y ese fue nuestro caso. Los músicos de hip hop son los nuevos productores de una nueva música. Es natural que desde otras músicas se busquen nuevos ángulos a través del hip hop. En el caso de Shipp, yo quiero ayudarle a conseguir lo que quiere. No haremos hip hop, ni jazz, sino que saldrá algo entre lo que yo hago normalmente y lo que él hace normalmente.

¿Es necesario ser ingeniero de sonido para lograr resultados brillantes?

Cuando tenía 16 años me apunté a una asignatura de sonido en el instituto. Pero lo importante es aprender constantemente. El “sound-engineering” puede ser una pérdida de tiempo, aunque ayude a manejarse con los aparatos. En aquél estudio nadie se interesaba realmente por la música. Pero me fue bien conocer aquello para evolucionar. Aprendí que lo importante era combinar las labores de estudio con las de creación musical, que es lo verdaderamente importante. Es lo que llena.

Se dice que la música es buena cuando te hace pensar en el pasado, ¿qué piensas de esto?

Yo siempre intento hacer algo que me haga sentir cosas similares a las que ya he sentido. Pero ojo, porque esto puede llevar a la copia. Muchos hablan del sonido del año 95, intentan copiar aquello al pie de la letra porque para ellos es la época dorada del hip hop. Este tipo de cosas no van conmigo, y yo les digo a estos nostálgicos que yo no sonaré jamás como sus productores favoritos del 95, entre otras cosas porque “mi edad dorada del hip hop” es diez años anterior a esa. Mis referencias emocionales son el arte del ruido de Afrika Bambaataa, Public Enemy o Boogie Down Produccions. Y son tan viejas que la mayoría de los que están dentro del hip hop ni lo notan. Con esto quiero decir que mi discurso intenta basarse en la idea de que “has estado allí antes pero no lo puedes reconocer; sientes que has estado allí pero no identificas ni el cómo ni el dónde”.

¿Cual es tu receta para hacer rimas diferentes, hacer una literatura más potente?

Ante todo, no fumar porros… no fumo desde hace años. Mi primer álbum era “me, myself and I”, “soy mejor MC que tú”…a la gente le gustó y nos divertimos todos al momento. Pero si intentara hacer esto otra vez sería un error. Sigue siendo parte de mi personalidad, yo y mi relación con Nueva York, pero hay que intentar hacer algo que perdure más tiempo. Eso es todo.

Pero experimentas más cosas, creces, lees…


Exacto. En Company Flow yo parecía un MC constantemente “colocado”. Esa era la sensación que podías tener de mi, y era la imagen que me apetecía proyectar, porque quería divertirme. Pero ahora quiero hacer lo que me apetezca sin que nadie espere de mi un sonido o una actitud concreta o repetida. No quiero aburrirme.

¿Es Fantastic Damaje un relato de ficción?

¿Ficción? Es el álbum que más se ajusta a quien soy yo simple y llanamente. Hacer algo estilo “b-boy” y “hard-core” pero sin repetir lo que ya ha se ha hecho. Es mi cabeza y mis sentidos analizando lo que hay a mi alrededor, con todos los niveles a mi alcance. Vivo en un barrio tranquilo y hay un árbol muy bonito en la esquina de delante de mi casa. Desde mi tejado pude observar cómo el World Trade Center se caía. Y aunque la mayor parte de Fantastic Damaje estuviera grabado antes del 11 de septiembre de 2001, yo ya reflejaba en mis letras una cierta incomodidad. Yo no hago música para que la gente se sienta cómoda escuchándola. Ya hay demasiado de esto.

¿Y cuáles son tus autores favoritos?

Siempre he sido lector, sobretodo literatura de ficción. Tampoco reniego de la televisión ya que me he criado con ella. Pero saber que hay gente que jamás ha puesto sus manos encima de un libro me entristece. Mis autores favoritos son Orwell, Kafka, Borges, Philip K.Dick…

¿Escribes cada día? Es que recuerdo fotografías tuyas en las que apareces con un bolígrafo detrás de la oreja…

Aquella era mi pose en la época de Co-Flow. Ojalá fuera capaz de escribir cada día. Ahora hago mucha música y me quita tiempo para la redacción.

¿Podemos dar por finiquitados a Company Flow?

Si. La relación artística devino insoportable. Empezamos a pensar en Def Jux y en un nuevo disco –del que grabamos tres canciones-. Pero ya no nos divertíamos, no avanzábamos, ni creábamos nada positivo. Nos dijimos: “tenemos que hacer el último concierto juntos y reventar el escenario”. Y así fue. Fue la mejor decisión posible para mantener nuestra relación como amigos.

¿Ni Big Jus ni Mr.Len publicarán pues en Def Jux?

No lo creo. Mejor que nos distanciemos. Cada uno tiene sus proyectos por separado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.