Entrevistamos a Los Hermanos Cubero

Cuando todo parecía de estado calmo, cuando las novedades discográficas patrias andaban un poco tarambanas, llegaron Los Hermanos Cubero con uno de los mejores discos dobles que se han editado en nuestro país. Disco doble con temas originales quiero decir. No exagero si digo que tanto Errantes telúricos como Proyecto Toribio son ese tipo de obras imperecederas que, durante años, décadas y más allá, sonará como una de esas propuestas merecedoras y más reconfortante de nuestra música. Por ello decidí echarle un telefonazo y se me puso Quique al habla. Quique es el del pelo largo. El perillas es Roberto. Le lancé estas preguntas.

“Se habla de nosotros, pero luego, a la hora de la verdad, cuesta vender discos y entradas”

El sagarit que finaliza La rama es el grito que entonan las mujeres árabes en bodas y eventos festivos, ¿Podría ser entonces un tema para animar bodas y bautizos? 

No te sabría decir el origen del tipo. En realidad, es un grito castellano y extremeño que la sacó de las grabaciones de Alan Lomax, (un importante etnomusicólogo estadounidense, considerado como uno de los más grandes recopiladores de canciones populares del siglo XX), y, por tanto, es posible esa coincidencia. Aunque no pondría en duda que procedan de la cultura árabe. Ya sabemos lo extendida que está en nuestro país y las de cosas que vienen de nuestros ancestros.

En el ramillete de colaboraciones, ¿Qué opináis de cada artista? 

A Christina Rosenvinge la conocíamos previamente. Coincidimos en la misma discográfica, El Segell y teníamos un trato cordial. Es una artista con una capacidad increíble y además habíamos coincidido en premios y ese tipo de eventos. Por tanto, quiero decirte que teníamos línea directa y nos apetecía que cantara con nosotros. El tema lo buscó Roberto que, tal como te dije, procede de la cultura tradicional. Pero lo curioso es que pensamos en el acople, y resulta que ha quedado genial. Queríamos sacarla de su zona de confort y como las grandes, se lo ha llevado a su terreno.

Todo el elenco ha superado nuestras expectativas. Con Amaia Romero, por ejemplo, es que compartimos también agencia de management. Entonces un día nos dijeron que Amaia quería colaborar con nosotros y oye, encantado, es una de las voces más personales de nuestro panorama. De hecho, ya habíamos cantado con ella en 2019 cuando había conciertos y todo. Su tema Efímera es original porque con ella queríamos mirar hacia adelante. Es una genialidad de artista; tiene un talento bestial.

Con el resto pues casi igual. Por ejemplo, con Grupo de Expertos Solynieve es que teníamos ganas de colaborar y así lo hemos hecho. Para nosotros ha sido muy sencillo porque Jota y los suyos también son mucho de experimentar. El tema que cantamos con ellos es una adaptación de un clásico country, pero adaptado por ellos al castellano.

Errantes telúricos demuestra que ‘los raros del colegio’ –como os describisteis a vosotros mismos en una entrevista de 2017- os habéis topado con lo mejor del patio, ¿A qué se debe ese privilegio? 

No es mérito nuestro. Cierto que, con los años, en esto del ir y venir, del hacer giras y participar en festivales hemos ido conociendo gente. Cada artista que ha participado se ha puesto al servicio de la canción y con el único objetivo de que saliese bien. Y creo que ha sido la cuestión. Mira por ejemplo el “La boda y el entierro” con Nacho Vegas, es un tema popular y tradicional de Guadalajara, pero encaja perfectamente en el estilo y las formas del asturiano.

 

En una industria musical que premia la aceleración e hiperproducción, vosotros sacáis dos discos y uno de ellos instrumental. ¿Cómo es posible? 

Pues he de decirte que agradecidísimos a la discográfica. No nos pusieron ninguna directriz. Ninguna pega. Nos dieron libertad absoluta en el plano artístico. Llevamos años con ellos y saben cómo somos y cuál es nuestro espíritu. De otra forma no seríamos capaces de trabajar. Somos dos almas libres.

Hablemos ahora de Proyecto Toribio. ¿Es rodearos de lo mejor en cada caso el hilo de unión? En este caso de los mejores violinistas del circuito de folk.  

Ambas obras son las dos caras de una misma moneda. Quitando “Quique dibuja la tristeza, (Primavera Labels, 2018), el resto de nuestros discos incluyen temas instrumentales y otros vocales. En esta ocasión lo que hemos hecho es sacar uno solo de canciones y otro de instrumentales. Nos hemos mantenido fieles durante todo este tiempo, en el sentido estricto y tal como te dije antes estamos haciendo lo que nos apetece.

Ahora mismo hay una “hermanoscuberomanía”, todo el mundo habla bien de vuestros discos… 

Cierto que eso nos da mucho de espejismo. Sí que es verdad que se habla de nosotros, pero luego, a la hora de la verdad, cuesta vender discos y entradas. No creas que es todo tan fácil. Pero, vamos, que estamos contentos.

 

¿Y entonces como estáis llevando el momento este? 

A ver, cuando se habla de la crisis en la industria, claro que el que lo está pasando mal es el pipas, el músico que acompaña a artistas y esas personas que curran en las giras de artistas que mueven lo menos 50 currantes en la misma. Pero date cuenta que nosotros vamos dos, -a lo sumo tres, ahora con la violinista-, cogemos nuestro coche, llegamos al sitio y actuamos en lugares pequeños con las luces y el equipo de la sala. Lo cierto es que nosotros ahora llenamos. Hacemos mucho sold out. Claro que tiene que ver que las salas tienen la mitad del aforo y demás.

Toribio del Olmo era el violinista de la ronda en la primera mitad del siglo XX, cuyo instrumento era esencial para el baile y la fiesta en la provincia de Guadalajara. ¿Queréis rescatar esa esencia? 

El violín nos encanta, desde luego, pero teníamos ganas de reivindicar el protagonismo del instrumento, que durante esa mitad del siglo era un tan popular. Mientras que en otros lugares lo que primaba era la dulzaina, en esta parte de Guadalajara la gente se tiraba más al violín. Hubo un tiempo en que el boom de la dulzaina hizo que casi nadie echase cuenta al violín como música popular. Nuestra intención era rescatar esa esencia y de dónde veníamos.

¿Escuchasteis mucho el violín en vuestra infancia? Por Proyecto Toribio parece que sí. 

No, no te creas. Empezamos a tener inquietud por la música en los 80, pero lo que había eran muchos grupos de folk tipo Nuevo mester de juglaría. Es más, lo que más recuerdo en las rondas era guitarra, laúd y bandurria. Lo del violín es algo que hemos querido rescatar.

 

He leído que es un proyecto ideado antes y durante la pandemia. Habladnos del contexto creativo en el que surgió y se desarrolló este doble álbum.  

El disco instrumental lo tenía Roberto en mente hace cinco años, él lo hubiera querido sacar antes pero por distintas circunstancias no habíamos hallado el momento. Entonces se fue quedando atrás. El instrumental lo terminamos de grabar en diciembre de 2019. Y justo fue por esas fechas cuando empezamos a idear lo del disco de colaboraciones. Al principio la discográfica nos dio una idea de varias colaboraciones, y pensamos en editar un EP. Pero se fue liando, liando y al final, pues llegó Errantes telúricos.

Y una última pregunta… ¿Cómo será el directo con tantos duetos?  

Tenemos pensado hacer dos presentaciones, porque somos conscientes que es muy difícil reunir a todos. Pero sí tenemos fechas en Madrid y Barcelona con la mayor parte de ellos. La mayor parte la haremos los dos solos en la gira y somos conscientes que hay temas que no podremos hacer en directo a dúo. Como por ejemplo el “Así llegué a Granada” o el de “Guadalajara”. Luego, los temas del Proyecto Toribio sí que podremos llevarlo a cabo al completo. Tenemos con nosotros una de las violinistas que participan en el álbum, María San Miguel, y ella tocará los temas del disco. Luego dependerá un poco del presupuesto, claro. Ojalá podamos ir llevando a algunos de ellos y ellas en diferentes ocasiones. Pero a ver qué pasa…

 

Un comentario sobre “Entrevistamos a Los Hermanos Cubero

  • el 16 Marzo, 2021 a las 7:28 pm
    Permalink

    Tiene mucho mérito que este tipo de artistas tan peculiares y comprometidos lleguen donde han llegado ellos. No son masivos, pero nos han conquistaado a unos cuantos

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien