Espaldamaceta – Miedo al Silencio (Bankrobber)

Cuentan en Bankrobber que Jose Juan González Nieto (aka Espaldamaceta) es un compositor compulsivo, y que las once canciones de su último disco salen de las treinta que grabó con Arnau Vallvé (Manel) en el estudio Can Sons. No es de extrañar entonces ese temor al vacío que el tarraconense plasma en Miedo al Silencio.

Lo suyo es no callar y, si como dice en el corte ocho, “Hablar sana”, Espaldamaceta debe de ser el tipo más saludable de Cataluña. A juzgar por sus letras, a lo que parece que desde luego no opta es al título de catalán más feliz del año. Como en Madera y Poca Luz (Bankrobber, 2008), Jose Juan vuelve a cantarle a la melancolía y al desencanto; si bien en algún momento captamos algo de luz, él lo deja claro desde el principio del principio con “El camino es muy oscuro y tan estrecho”, al estilo “Ahora que la mierda ya me llega hasta los ojos” (“y vuelvo a repetiros que no sé salir de la tristeza”, dice).
Acompañado sólo de una guitarra, el mérito de Espaldamaceta reside en saber sacar melodías y sensaciones nuevas con cada canción, y sobre todo en evitar el tedio con un tipo de música que precisamente no apuesta por la diversión. Lo consigue en “Con voz pequeña”, “El silencio cuesta tanto” y “Sangran tus piernas”, en la sufridora “Hoy sé que fue mejor” (“si hay dolor hay que aguantar”), la oda al juanpalomismo que es “Cocina sin comida”, el rayo de luz de “Probando se encuentra” o la adaptación de “The partisan” de Anna Marly y Emmanuel d’Astier de la Vigerie con la bonita voz de María Rodés.

En esta ocasión, además, un par de novedades: juego de cuerdas (violines, violas, chelos y contrabajos) en “Volveremos a quedar” y el casiotone folklórico de “No os lo he dicho todo”.

Una bonita colección de poesías enmarañadas en la oscuridad para desentrañarlas a la luz del día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien