Hood – Singles compiled (1995-1998) and Compilations (1995-2002) (Misplaced Music)

Muchos de vosotros habreis conocido a Hood gracias a su majestuoso Cold House (Domino, 2001), pero la banda formada en Leeds entorno a los hermanos Richard y Chris Adams lleva desde 1993 dando forma a emociones y a pequeños retazos de vida, dejando su legado a sellos como Aesthetics, Domino, 555 o como en este caso Misplaced Music.

Inconformistas, arriesgados y siempre dispuestos a trabajar sobre nuevos sonidos, si algo ha caracterizado la carrera de Hood es esa capacidad para mutar, para soprender y para ir siempre un paso por delante del resto de bandas británicas.

En la caja que ahora nos ocupa encontramos un total de 79 canciones repartidas en tres discos, por un lado el doble Singles Compiled (1995-1998) que recoge todas las composiciones que la banda editó en singles y eps entre estos años, es decir, entre su lp de debut Cabled linear traction (Slumberland, 1994) y The cycle of days and seasons (Domino, 1999), más quince cortes inéditos. En esta recopilación puede apreciarse facilmente lo que ha sido la evolución de esta banda, desde los temas más urgentes, acelerados y fugaces (muchos de ellos nosuperan los 90 segundos) de los comienzos, pasando por estructuras más complejas, repletas de sutiles arreglos electrónicos hasta su consagración definitiva a la eléctronica lo-fi más sutil, que se vuelve protagonista de los momentos más recientes.

En el otro disco, Compilations (1995-2002) lo que tenemos son las canciones que Hood han ido repartiendo durante estos últimos cinco años en recopilatorios de sellos de todo el mundo. Como podeis imaginar, aquí tenemos temas de lo más variado, aunque todos tienen como nexo de unión el do it yourself, el romanticismo lo-fi y la cercanía, que les hará no ser nunca una banda para mayorías, pero que ocupa un lugar privilegiado en los corazones de muchos de nosotros. Entre lo más destacado, y solo por citar algunos nombres, la armonía y calidez que desprenden “Son of the sea” y “You should never feel alone in this world”, la espectacular ingeniería indietronica de “(the) weight” (aparecida en la compilación de Foehn Records, Foehn 006) o la espontaneidad de “Failed medic” o “Point to cause” son sólo algunas de las 79 razones, y más, que hay para no dejar escapar esta maravilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP-Backgrounds Lite by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann 1010 Wien