Josele Santiago

Ya no está uno para según qué trotes

Hablamos con Josele Santiago, líder de los recientemente resucitados Enemigos, que nos habla del presente y futuro de su carrera en solitario y junto a sus ex compañeros.
 
He vuelto a ponerme hace poco Lecciones de vértigo,  un disco con tanto cuerpo que gana mucho con el paso de los meses.

Me alegra mucho que hayas tenido esa sensación… Gracias por comentarlo!
 
El disco era más eléctrico y quizás también más clásico que anteriores trabajos, ¿cómo ha sido tocarlo en directo? ¿Se disfruta más pudiendo hacer más ruido con las guitarras?
La guitarra eléctrica manda en casi todos los cortes y además he prescindido del piano, conque ha quedado un disco un poco más musculoso. Pero tampoco veo tanta diferencia con los anteriores.  Nunca me he sentido lejos del  rock. Es lo que siempre he hecho y lo que más disfruto. Que la guitarra que lleve sea  acústica o eléctrica no cambia las cosas.
 

Una de las noticias del 2011 fue la vuelta de Los Enemigos. ¿Tenéis ya fechas? ¿Volvéis con la misma formación que en 2002? ¿Habrá también disco? ¿Compatibilizarás más conciertos de Lecciones de vértigo con la gira de Enemigos?
Hay una propuesta de trabajo muy digna e interesante  que hemos aceptado. Somos el equipo titular: Fino, Chema, Manolo y yo. No creo que grabemos material nuevo. Se trata más bien de pasear el antiguo en condiciones.
Además seguiré tocando mi repertorio más reciente por ahí, con mi banda y también en duo o en solitario.
 
En 2010 se fueron Los Ilegales, resucitan Los Enemigos. ¿Hay que mantener viva la llama del rock?

Naturalmente. La vida sin rock´n´roll  pierde una barbaridad.
 
De todas maneras, viendo el panorama patrio, parece que el rock poco a poco pierde espacio con respecto al pop o al folk.

Me temo que eso va a tener que cambiar a partir de ahora.
 
Mientras tocaba con Enemigos, Fino Oyonarte produjo a Los Planetas, Lagartija Nick y muchos otros grupos de la “escena indie”. Cuando en 2002 se disolvió el grupo, Fino siguió este camino con Clovis. ¿Nunca le ha interesado trabajar con este tipo de grupos “indies”? ¿Te gusta alguno?

Son dos bandas fantásticas, pero me siento más cerca de lo que hace  Lapido. También procuro seguir de cerca a Los Deltonos o a M-Clan. El último disco de Manel me ha encantado. Lo que no sé, ni me importa, es si son indies.
 También espero con impaciencia nuevas canciones de Siniestro Total, de Kiko  Veneno, de Ectoplasma, de Coque Malla, de Jorge Ilegal y los Magníficos…
 
En 2010 Los Ilegales tocaron en el FIB, ¿Los Enemigos tendrían sitio en Benicassim?
Bueno, yo también estuve tocando con mi banda en Benicassim hace tres o cuatro años y guardo un recuerdo muy bueno de aquello. Supongo que es bastante probable que vuelva por allí.
 
Los regresos de grupos míticos levantan cierta polémica con acusación de mercantilismo como telón de fondo. He visto hace poco a gente como los Who o Ray Davies, que con dos canciones demuestran que merece la pena verles de nuevo tocando, lo hagan por la razón que sea. Sin embargo, hay ejemplos (Peter Hook por citar alguno), de todo lo contrario. ¿Qué opinas?

Es tan obvio que da fatiga tener que decirlo. Cualquiera que cobre por su trabajo está aceptando las reglas del mercado. No nos queda otra.
Lo que se vea sobre el escenario ya es otro tema y habrá de todo, como en todas partes. Por nuestra parte tenemos muy claro que volvemos porque tenemos muchas ganas, contamos con una infraestructura maja, y nos sentimos a gusto tocando juntos.
Además  nuestro público no se ha esfumado, sigue ahí al cabo de diez años, y nos consta que con muchas ganas. A estas alturas podemos hablar de una gran familia enemiga a la que le debemos mucho.
 
¿Cómo se adapta un tío de Malsaña a Casteldefells?
Bueno, con una mujer como la que tengo es muy fácil.
 
Alguien que ha conocido el Ágapo funcionando, ¿qué opina sobre los planes de la nueva alcaldesa de Madrid de que Malasaña sea una zona libre de ruidos? ¿Como era el barrio en tus tiempos?

Molestábamos bastante menos que el Papa y sus huestes. Y lo digo totalmente en serio.
 
¿Qué tal fue el concierto de homenaje al bar?
Muy divertido, aunque un poco agobiante. Ya no está uno para según qué trotes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.