La Gran Esperanza Blanca – Tren Fantasma (Infinito Discos)

La veterana banda valenciana La Gran Esperanza Blanca sigue empeñada en ofrecer excelentes discos haciendo caso omiso de su posible repercusión y centrándose en hacer lo que les gusta. Treinta años de historia contemplan a Cisco Fran y los suyos, una trayectoria que sigue ascendente en cuanto a calidad pero lamentablemente plana por lo que respecta a ruido mediático. Y es una pena porque con similares mimbres, un rock que suena vaquero, chulesco, fronterizo y al mismo tiempo repleto de giros locales y sabor autóctono, ha triunfado más de un grupo en este país.

Tren Fantasma (Infinito Discos, 2015) es otra muesca en la culata de LGEB. Doce balas de rock en castellano y mirada puesta en el polvoriento sur de los Estados Unidos, en viejas estampas en blanco y negro de gente bailando y cantando alrededor de una fogata, tocando la armónica, el banjo, el violín, el acordeón. Con estos mimbres construyen temas brillantes y vivarachos como “Aquí estoy (en vía muerta)”, “Tu risa”, “La última copa” o “El chico del tren”, excelente retrato costumbrista del Medio Oeste que de haber sido lanzado hace 20 años por La Frontera, Loquillo, Rebeldes o incluso Dinamita Pa Los Pollos hoy sería todo un clásico. Hay también medios tiempos exquisitos como “Mar del Coral”, “Cantad conmigo” o “Payaso”, así como una rareza llamada “Estrella de mar” donde la distorsión se adueña de una composición vocalmente perfecta en volcánico contraste con la armónica que suena entre estrofa y estrofa. La casi acústica “Los años de felicidad” es una concesión a la nostalgia, una mirada adulta a los a veces mitificados pero casi siempre días de la infancia, que rompe un poco la unidad temática y sonora del álbum pero resulta cálida y acogedora.

Un disco que corre el riesgo de pasar desapercibido otra vez de manera injusta. Aquí no hay canciones de las que cambian la vida, pero sí de las que te hacen añorar épocas pasadas que ni siquiera has vivido y territorios polvorientos que nunca has pisado. Con el tren, símbolo de la construcción de un mito, como centro del álbum. Aprovecha y súbete a él, quién sabe si volverá a pasar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.