Nada Surf

Nunca hemos buscado modelos para nada, y menos musicalmente. Nos gusta ser libres, e ir probando que es lo que pasa sobre la marcha

Por tercera vez en el 2002, el trío Nada Surf nos visitaron. Esta vez, con un gran disco bajo el brazo, su tercer álbum Let Go, que presentaron en tres ciudades. Están en su mejor momento, a punto de reemprender otra vez la conquista de América y con la mirada puesta en una posible gira española con muchas más fechas. Ah! Son el primer grupo confirmado para el FIB 2003. Daniel Lorca, el bajista andaluz afincado en Nueva York, charló con nosotros, y entre otras cosas, nos confesó que le encantaría trabajar con Mercromina.

Explícanos ¿como ha sido el recibimiento en Barcelona? ¿Cómo os ha tratado el público?

Aunque los teloneros tocaron prácticamente solos, cuando salimos al escenario ya se había llenado la sala. No estuvo a rebosar, pero fue muy bien. Pero bueno, yo he estado un par de días paseándome por Barcelona y no he visto ni un solo cartel anunciando la actuación, con lo cual, no me extraña nada.

Éste ha sido vuestro tercer viaje a España este año, los dos primeros relacionados con el Fib, y ahora de gira de presentación. Supongo que a especialmente a ti, te debe dar mucho gusto venir aquí, ¿no?

El país europeo al que más nos gusta ir de gira es España. Pero no sólo me gusta a mí por ser mi país, Mateo e Ira están encantados de poder venir a España. Nos encanta por todo, por como nos recibe el público, por la posibilidad de conocer mejor el país, la comida… Y nos encanta la gente de aquí. Estamos muy a gusto. La primera vez que estuvimos aquí y me llevé a Ira y Mateo de fiesta, no se podían creer que fuéramos de garito en garito, que hubiera un pincha que pusiera un r’n’r increíble, discos nuevos, discos viejos… Y me decían, cómo es posible que en Madrid haya esto y en Nueva York no!!

¿Cómo fue la experiencia de tocar en la fiesta de inauguración del Festival de Benicássim?

Nos encanta este festival, ya lo conocemos de otros años, y hay un ambiente acojonante. Lo que pasa es que tocar en la fiesta es un pelín descafeinado, pero no podíamos tocar en el festival. Como no repiten grupos de un año para otro, y queríamos tocar el verano que viene con nuestro nuevo álbum, la única opción era tocar en la fiesta de apertura para tocar este año en el festival propiamente dicho.

¿Entonces me puedes confirmar que nos veremos en la novena edición del FIB?

Pues si no pasa nada de última hora, sí, porque, desde luego, es uno de nuestros festivales preferidos.

¿Qué os gusta más, el ambiente que se respira en un festival, o en salas pequeñas?

En general, el tocar en una sala pequeña no lo cambio por nada, porque tienen un sonido y una acústica inigualable. A nosotros nos gusta estar pegados el uno al otro en el escenario. Si en el escenario tengo a Ira a más de dos metros de mí, la hemos cagado. Es muy importante sentirnos cerca. Además, en las salas pequeñas se crea un rollo muy especial con el público. Yo he tocado en salas de unas 1000 personas, más bien medianas, donde hemos hecho las pruebas de sonido, y todo ha sido perfecto, y cuando hemos salido, nos encontramos con una barrera o una valla que nos separa del público, y a mí eso me jode un montón. La reacción de la gente depende en parte de cómo les tratas tú. Nosotros, independientemente de que sea un concierto de 60.000 personas o de 300, estamos siempre en la barra, charlando con la gente. He tenido tour managers que después de un concierto, querían evitar que saliéramos a charlar con el público. Estando de gira, sin tu familia ni nada, se necesita el contacto con otras personas, y aunque ellos son mis mejores amigos, también me apetece relacionarme con otras personas de vez en cuando. El único matiz que puedes absorber de una ciudad es la gente, no te da tiempo a visitar nada.

¿Y la gira cómo está yendo? Ahora estáis visitando toda Europa no?

Estamos en Europa desde septiembre, y debemos llevar unos 65 conciertos. Y nos queda hasta navidades. Luego haremos vacaciones, y volvemos a empezar a mediados de Enero.

¿Y haréis gira también por los Estados Unidos?

La empezamos la tercera semana de febrero. El disco sale allí a principios de febrero.

Este disco lo habéis editado vosotros mismos. ¿Estabais escarmentados después de todos los problemas que tuvisteis con Electra?

Sí, sí, este álbum nos lo hemos autoproducido. El segundo álbum lo recuperamos un par de años después de estar dándonos de ostias con el sello.

¿Nos podrías resumir lo que pasó con el sello?

Pues el disco salió editado aquí en Europa. Todo iba muy bien, estábamos de gira, recibíamos unas críticas alucinantes, el público encantado. El disco, en principio, iba a salir al mismo tiempo en Estados Unidos, pero se retrasó un poco, para el mes de octubre. Luego en octubre nos dijeron, oye, demasiado cerca de navidades, y como para estas fechas tienen que vender sus superventas, lo dejamos para enero. Nosotros estábamos decepcionados, pero tampoco podíamos hacer nada. Pero lo más fuerte fue que en noviembre, nos dijeron que el disco no lo querían sacar en Estados Unidos tal y como estaba, querían que volviéramos a grabar el disco. Y mira los mandamos a la mierda. Era un disco que ya había salido en Europa y que estaba funcionando, e incluso teníamos lo que no habíamos conseguido con el primer disco, que era la aceptación de la crítica. El primer disco salía de ninguna parte, porque de repente sale un grupo que nadie conoce que está todo el día en la MTV. Eso causó, por parte de la crítica y los medios, un cierto rechazo. Luego con el segundo disco, las críticas eran buenísimas. Y esto debería ser lo que debería interesar a una discográfica. No sé si lo que buscaban era el Popular versión 2.1, 2.2 o algo así.

¿Cómo os pilló el éxito de Popular? Me imagino que por nada del mundo os lo esperabais. ¿Cómo lo recuerdas?

Nos sorprendió a todos, no podíamos esperar algo así. Lo empezó a pinchar una radio en California, cuando ni si quiera había salido el disco, que estaba previsto para bastante tiempo después, y al final se tuvo que adelantar porque hacía más de seis meses que Popular sonaba en todas las emisoras. Tuvieron que acelerar todo, porque la canción estaba en la radio y no podían hacer nada. A raíz de eso, como no tuvieron que gastarse un duro en promoción ni nada, decidieron seguir el mismo camino, y dejarnos solos a ver qué pasaba.

¿Y cómo ha sido la grabación de este tercer álbum?

Pues como no teníamos a nadie detrás, ha sido muy tranquila, ha ido muy bien, no hemos tenido ningún tipo de presión. Estábamos haciendo a nuestro aire, sin saber ni quien lo iba a sacar, ni si iba a salir en Europa ni nada.

¿Teníais claro lo que queríais hacer en este tercer disco?

Al contrario, nosotros vamos a ver lo que sale. Si después de todos los años que llevamos y toda la mierda que hemos tragado todavía seguimos juntos, es por la manera en que nos protegemos y en que nos planteamos la continuidad del grupo. Esto requiere una cierta frescura, hay que rescatarse, hay que hacer las cosas de una manera que te permita seguir interesado en esa relación. Nosotros nunca hemos buscado modelos para nada, y menos musicalmente. Nos gusta ser libres, e ir probando que es lo que pasa sobre la marcha.

Quizás es por esto por lo que vuestro disco es bastante diferente al anterior, ¿no? Yo encuentro que es mucho más ecléctico, en el sentido que podemos encontrar canciones más rockeras, otras más pop, algunas incluso más oscuras… es decir, habéis ido haciendo sin ceñiros demasiado a ningún patrón ni a ningún estilo musical.

Yo creo que hacer lo que tú acabas de describir debería ser el objetivo de todos los grupos. Imagínate el lujo de poder tocar un poco de todo lo que te gusta, y no preocuparte de si vas a decepcionar a alguien, o de si los fans no están preparados para oír este tipo de música… Cuando grabamos el disco, lo hicimos de una manera muy diferente a nuestros anteriores trabajos. Cuando entramos al estudio, el disco no estaba preparado para nada. Teníamos algunas canciones, pero no estaban ni acabadas. Entonces trabajábamos por la mañana y por la tarde las grabábamos. Y en este disco por lo menos hay cuatro o cinco canciones que es la primera vez que las tocamos juntos. O sea, la primera vez en la vida que esas canciones las hemos tocado los tres juntos de principio a fin es la versión que está en el disco. Esto es todo un lujo. Cuando llegamos a Los Ángeles, tuvimos la sensación de que habíamos sido perezosos, pero no nos dio tiempo. La idea era, salir en la furgoneta de gira, Mateo, Ira y yo con todo el equipo, hasta Los Ángeles, quedarnos allí un mes grabando, y luego volver de gira otra vez. Durante la gira, fue todo tan complicado que no pudimos trabajar nada, por lo que llegamos a Los Ángeles sin haber preparado nada de lo que teníamos pensado. La mayoría de las canciones estaban desnudas. Y esa sensación que tienes en el estudio de grabación de justo! esto es lo que buscábamos la teníamos o bien por la mañana o incluso por la tarde, cuando ya íbamos a grabar. Al tenerlo tan reciente, teníamos menos tendencia a querer ponerle más historias, y más guitarras, y más cosas encima. Hay canciones como ‘Blonde on Blonde’ que tiene incluso una gamba de bajo que me equivoqué, porque no tenía línea de bajo y prácticamente improvisaba, y cuando la estaba escuchando, decidimos dejarlo así. Porque la canción estaba acabada de esta manera.

¿Consideras que es éste vuestro mejor álbum o el más completo?

Desde luego, éste me gusta mucho más que los anteriores, para mí es sin duda el mejor, pero esto no quiere decir que no me gusten los dos anteriores. Es un álbum coherente con nuestra evolución, pero no te puedo decir como va a ser el siguiente. Desde luego, es un lujo poder pensar ahora que va a haber un cuarto. No podíamos estar más contentos.

¿Qué grupos actuales escucháis?

Pues me encantan Queens of the Stone Age, me parecen muy buenos, y también escucho mucho a Grandaddy.

¿Y de aquí?

Pues últimamente no he escuchado demasiados grupos nuevos, pero hay uno que me encanta especialmente. Mercromina me parecen geniales.

¿De cara al futuro, os gustaría trabajar con alguien en especial?

Hombre, pues ya que hablamos de Mercromina, si algún día pudieran hacernos unos tecladitos en alguna cosa nuestra, sería un auténtico honor.

¿Algún deseo para el futuro?

Pues hacer una gira de verdad por España, porque aunque ahora tocamos en unas ciudades muy bonitas, faltan unas cuantas… Yo quiero tocar en Sevilla y en Granada. En marzo tenemos otra gira europea, y espero poder pasar muchos más días en España y conseguir tantas fechas como sean posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.