Natural Music Festival – . (El Ejido (Almería))

Esta primera edición del festival almeriense ha pasado con notable su estreno en este panorama español de festivales estivales. Enclavado en un entorno perfecto para este tipo de eventos, con un gran espacio abierto, una zona de camping muy decente, nada de agobio ni aglomeraciones, y la playa a 100 metros del recinto, no se puede pedir más en un principio. Entre plásticos y desierto comenzaba su andadura este prometedor festival andaluz, con un cartel que desde el principio, había calado entre los aficionados a este de espectáculos musicales.

Aunque siempre hay defectos que surgen (algo normal la primera vez) y que tendrán que mejorarse en ediciones futuras, como el acceso al festival, que era un poco anárquico; había quienes eran parados y se les requería una minuciosa identificación y otros pasaban como Pedro por su casa. Otro punto negativo era la localización de la puerta de entrada, puesto que había que dar una vuelta un poco inexplicable desde la zona de camping y restauración hasta la entrada física a la zona de escenarios. También el fuerte viento del viernes deslució un poco el inicio de la velada (aunque esto si que es incontrolable por la organización). Pero entremos en materia musical, aunque no sé si en este tipo de festivales es tan importante esto,…

El festival se presentaba con dos grandes atracciones a priori: Placebo el viernes, y Guns n’ Roses el sábado. Sin duda, el viernes era una noche mucho más pop, con Rinoçerose, Ladytron, Pretenders, Calamaro & Ariel, Los Planetas o los propios Placebo. Una desagradable sorpresa nada mas llegar fue la caída del cartel de Tricky (que a su vez venia a cubrir la caída de Fun lovin’ criminals), por lo que el cartel del viernes quedó cojo y tuvo que reestructurarse. El festival presentaba dos escenarios (para no perder ritmo entre actuaciones), brillando el principal, con un tamaño considerable y una ubicación frente a las gradas naturales perfecta. El escenario secundario, al contrario, era un poco ridículo para ver allí a grupos como Ladytron, Pretenders, o Deftones.

Abrió fuego, aún con sol de por medio, Rinoçerose. Un poco extraño ver a estos franceses a estas horas, cuyo sonido se presta a horas mas avanzadas. Presentaron su ecléctico trabajo Schizofenia, un trabajo en el que a la electrónica de estos se unen unas potentes guitarras. Pese a lo frío del público (eran los primeros en salir), terminaron por espolear a la gente y a no dejar indiferentes con un directo bastante contundente.

Ladytron apareció a continuación. No terminaron de acoplarse al fuerte viento, al sol, al calor,, y también, por qué no decirlo, a un público que en su mayoría apenas lo conocía, y que escucharon la actuación con gran indiferencia. Quizás le faltó un poco de fuerza, pero no desentonaron para nada, tocando sus mejores éxitos, incluyendo aquel “Playgirl” del 604.

Como tercer plato llegó el para muchos fue el mejor concierto de la noche. Andrés Calamaro y Ariel Rot volvían a estar juntos en un escenario desde la separación de Los Rodríguez. Más allá de una valoración musical, lo que flotaba por el aire era un recuerdo, una nostalgia, y unos años pasados en los que Los Rodríguez marcó a una generación (sobre todo a los mayores de 25). Temas de Rodríguez como “Milonga del marinero y el capitán”, “Mi Enfermedad”, o “Hace calor”, temas de Calamaro como “Te quiero igual”, “Flaca” o “Estadio Azteca”, mezclados con temas de Ariel o incluso alguna perla de Tequila, hicieron de este concierto, quizás, el mas cantado y animado de la noche. Todo un lujo verlos aún sobre el escenario.

Pretenders en el escenario pequeño pusieron a continuación una nota de estilo y saber estar, en un concierto correcto pero un poco frío. El público estaba en un compás de espera entre Calamaro y Ariel y esperado concierto de Placebo, que tocaban a continuación en el escenario principal. Eso si, por Chrissie Hynde parecen no pasar los años, impresionante la líder de los de Londres. Como no, “Dont’t get me wrong” fue el punto álgido del concierto.

Y ya llegaban Placebo. Con su pose glam, y esa soberbia del que se sabe estrella, desgranaron prácticamente todas las canciones de su último trabajo Meds como la propia “meds”, “drag”, “Space monkey” y una muy cañera “Because i want you”. “36 degrees”, “Every you, every me”, “black eyed”,.. fueron algunos de los éxitos que nos dejaron en Almería. Un sonido impecable, rotundo, sin nada de florituras y tampoco ningún detalle de cara a la galería o al público (eso si, respondió al público varias veces no muy cortésmente..). Todo sea por esa ya comentada aptitud altiva que llevan implícita Molko y Olsdal sobre el escenario.

En comparación con las dos horas largas que tocaría Guns n’ Roses al día siguiente, la duración del concierto de Placebo se hizo un poco corta, no llegando a la hora y media.Terminó la noche Los Planetas, también en el escenario grande. Ciertos tiras y aflojas con la organización hizo que Los Planetas cerraban el festival, hecho este que parecía establecido para Placebo.

Tocar después del cabeza de cartel siempre es un hándicap, la gente ya viene un poco de vuelta después del subidón y es difícil coger el ritmo de nuevo. Además, Los Planetas rizó el rizo. Hice un concierto totalmente personal olvidándose de casi todos los éxitos (salvo De viaje y Pesadilla). Por un lado está bien, para premiar a los verdaderos fans, pero por otro lado, al fin y al cabo se trata de un festival, y lo más importante es animar a la gente y hacerla disfrutar. La gente esperaba “Un Buen día”, “Que puedo hacer”, “Cumpleaños total”, etc.., pero nada de nada. Jota no estaba para dar caprichos (casi nunca lo está) y disparó canciones de las mas lentas y personales de Los Planetas unidas a cinco temas de su nuevo disco que saldrá muy probablemente en septiembre.

“Maniobra de Evasión”, “Corrientes Circulares”, “Segundo Premio”, “La Guerra de las Galaxias”, “Nunca me entero de nada” se fundieron con las nuevas “Caracoles” “Alegrías del incendio” o “Verdiales”. A destacar que musicalmente estuvieron inspiradísimos, con una calidad de sonido y una claridad que pocas veces he presenciado en un concierto de Los Planetas. La gente comentaba “increíble, hoy entiendo lo que dice Jota,..”. Magnífico concierto planetoide, eso sí, solo apto para seguidores fieles.

El sábado, el festival dio un giro mucho mas rockero, con las actuaciones de Guns nRoses y Deftones como principales platos. No desentonaron Sexy Sadie ni Second (ojo a estos que van creciendo a pasos agigantados), pero el público del sábado esperaba en su mayoría a Axl Rose y los suyos, o a menos, a los nuevos suyos.

Deftones, en el escenario pequeño (algo extraño) dio paso a las casi dos horas y media de actuación de los Roses, que concluyó con pirotecnia, confeti y lo que queráis añadir. No presencié el concierto de Madrid, pero al parecer en este mejoraron aquella actuación, y un Axl entregado dio lo mejor que tenía dentro, y entregó todos los hits posibles ante delirio de sus “aún” incondicionales fans. Técnicamente impecables, nada que achacar, y una voz de Axl mucho mas afilada de lo que podía esperarse.

Esperemos que este festival andaluz se consolide, no como otros meritorios intentos como el reciente Avant Music malagueño o como el clásico desaparecido Espárrago Rock granadino. Lugar y potencial lo tiene sin duda. Le deseamos la mayor de las suertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!