Oh, See! Festival (Auditorio Municipal) Málaga 15/09/18

El pasado 15 de septiembre se materializaba el Oh, See! Festival, “el festival que se merece y no tenía la ciudad de Málaga”. Como bien indicaba La Opinión de Málaga, en su momento se contaba con el 101 Sun Festival, pero tuvo que ser cancelado por las quejas de vecinos que decidieron olvidar toda la repercusión económica y cultural en la ciudad en aras de una comodidad que no importa ser sacrificada en feria. Parece que cuando un evento no es aderezado por Cartojal el pueblo malagueño hace ascos…hasta ahora, y es que el sold out en el Oh, See! Festival habla por sí mismo.

Parece que los encargados del En Órbita, el festival granadino, han acertado por completo al trasladar su fórmula a la ciudad de Málaga: festival pequeño de ambiente familiar. Uno podía ver a familias completas disfrutar de un evento que apostaba por el aforo reducido, lo cual conllevaba una gran comodidad incluso durante ciertos momentos de éxtasis de conciertos como el de La Casa Azul.

Tal vez el gran acierto del festival fue el tipo de público que consiguió congregar. Abundaban los rostros jóvenes pero, como bien apunta el Diario Sur, el Oh, See! fue un festival para “indies con canas”, algo fácil de justificar con Los Planetas. 18 años (Jota dixit) desde que tocaron por última vez en la ciudad, por lo que sus habitantes tenían ganas de ver la evolución a terrenos más ambientales e introspectivos del sonido Planetas.

Pero el Oh, See! no fue únicamente una noche planetaria en la cual se derrumbaron las barreras generacionales (entre el público hubo personas que vivieron el lanzamiento de “Pop” y millennials a partes iguales), sino que fue la celebración de la música en vivo en Málaga. Nixon fueron los encargados de abrir una jornada para el recuerdo a golpe de pop sintético e intenso. Empezando puntuales y con un concierto de media hora escasa, dieron buena cuenta de su recién estrenado “Utopía” lleno de frescura juvenil. Con este concierto pudimos comprobar algo: los horarios se respetarían a rajatabla para que no hubiera solapes entre el escenario principal y el de las apuestas emergentes, Mondosonoro, por lo que fue fácil ir intercalando bolos sin el mayor de los problemas. Ten Shots & KO, dúo de batería y bajo, trajeron la energía de formaciones del estilo como Japandroid o Slaves minutos antes del recital de Amatria, cuyo pop sintético festivalero se pudo disfrutar a la perfección aún a pesar de las primeras lluvias y la ausencia, por falta de tiempo, de “Chinches”.

 

Carlos Sadness #OhSeeFest 2018Todas las fotos © JavierPhotoRosa | Music Photographer

Publiée par Oh See Fest sur Samedi 15 septembre 2018

Carlos Sadness cogía el relevo de Amatria para hacer buena gala de su pop hedonista tan bailable y coreable con el cual el cielo se despejó a ritmo de ukelele. Al acabar y en el otro escenario, la joven banda Scandinavia nos hizo disfrutar a los allí presentes con un sonido que bebía de La Habitación Roja y la primera etapa de Los Planetas: guitarras algo ruidosas y ritmos contundentes que se encargaban de acompañar una dulce voz entonando melodías románticas y melancólicas.

La fórmula de Coque Malla, ese rock de efluvios añejos y americanos, no es de mi gusto, pero desde luego es admirable la destreza del artista y su banda, quienes supieron alargar las melodías con desarrollos y ligeros momentos de improvisación altamente admirables. Coque Malla dio un concierto de rock elegante del cual destacaría tres grandes momentos: la interpretación de “Todo el Mundo Arde” con spoken word incluido, la célebre “No Puedo Vivir Sin Ti” y la deliciosa versión de “El Equilibrio Es Imposible” de Los Piratas, en la cual muchos esperamos la presencia en el escenario de Iván Ferreiro, pero parece que se quiso reservar para su concierto un par de horas más tarde. Al acabar Coque, Arista Fiera se hacían con el escenario Mondosonoro para dar buena muestra de su shoegaze brillante en la línea de grandes grupos emergentes como Apartamentos Acapulco.

Los Planetas #OhSeeFest 2018Todas las fotos © JavierPhotoRosa | Music Photographer

Publiée par Oh See Fest sur Samedi 15 septembre 2018

Puntuales a las 18:40 y con “Podría Ser Peor”, aparecían La Casa Azul sobre el escenario para dar el concierto más enérgico de todo el festival. Aquí servidor no era ferviente seguidor del sonido de Guille Milkyway, tal vez por lo plástico del mismo en estudio, pero tras verlo en directo y vivir la sensación de bailar un estribillo pegadizo que habla sobre la soledad o el dolor tras una ruptura, no pude hacer otra cosa que caer rendido en la fórmula de Guille. Para los seguidores del grupo, fue un concierto sin sorpresas: proyecciones y estética androide mientras jugaba con cortes nuevos como “Ataraxia” o “El Momento” entremezclando piezas icónicas como “Cerca de Shibuya”, “Chicle Cosmos”, “Los Chicos Hoy Saltarán a la Pista” y el cierre con “La Revolución Sexual”. Una auténtica fiesta de pop electrónico bellísimo que no se pudo remontar. Luego llegaron Break the Senses con su apuesta algo dura de grunge años 90 e Iván Ferreiro con su suave rock melancólico que hizo las delicias de muchos de los allí presentes, pero la esencia de La Casa Azul aún seguía presente. Uno disfrutaba de “El Viaje de Chihiro” o la bellísima “El Pensamiento Circular”, pero el contraste con el subidón electrónico de La Casa Azul era demasiado grave. Por suerte hubo cierta subida con el tramo final protagonizado por “Años 80” y “Turnedo” que nos hicieron retomar fuerzas para ver el rock acertado de Glaciar así como empezar a coger primeras filas para Los Planetas.

La misa de Los Planetas comenzó con un cántico espiritual con el cual el grupo se personó al escenario y comenzó a interpretar “Islamabad”, con seguridad uno de los grandes himnos de la música española reciente: reivindicativa y sensorial en lo musical, una maravilla que en vivo sonaba apoteósica gracias a Eric Jiménez, cuya pegada a la batería dejaba a uno sin palabras. Los Planetas tuvieron que ir a contrarreloj pero ello no les impidió salirse levemente por las ramas y reivindicar su último y más reposado trabajo con temas como “Seguiriya de los 107 Faunos”, “Hierro y Níquel”, “Amanecer” o “Espíritu Olímpico”, momento en el que comenzó a caer una importante tromba de agua encargada de causar un par de minutos de angustia ya que el sonido del recinto se fue. Por suerte, los allí presentes se enfrentaron a las inclemencias meteorológicas sin el mayor de los problemas y aguantaron. Los Planetas pusieron de su parte con una segunda mitad llena de grandes éxitos encargados de emocionar y hacer vibrar al público; no es para menos esta reacción con cortes como “Cumpleaños”, “Corrientes Circulares” o la más que coreada “Un Buen Día”. Los Planetas dieron el concierto de la noche y los que se enfrentaron a la lluvia para verles tendrán una anécdota para contar: la de la vuelta del grupo a tierras malagueñas después de tantos años y cómo aguantaron el temple ante el temporal.

De cara al final del recital de Los Planetas la lluvia amainó y se pudo disfrutar a la perfección del concierto de Sidonie, quienes celebraban los veinte años del grupo con temas icónicos de su discografía como “Fascinado”, “El Incendio” o “Un Día de Mierda”, dejando algún espacio a temas más recientes como la veraniega “Maravilloso”.

Sidonie #OhSeeFest 2018Todas las fotos © JavierPhotoRosa | Music Photographer

Publiée par Oh See Fest sur Samedi 15 septembre 2018

Finalmente, Elyella pusieron el broche de oro haciendo bailar a muchas personas con el recuerdo de el fantástico recital de Los Planetas, encargados de apadrinar un festival que pasa con nota su primera edición.

Fotos: Javier Rosa (Oh, See! Festival)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.