Peter and the Test Tube Babies + Tensión (Caracol) Madrid 18/10/19

Este pasado viernes 18 de octubre llegó hasta la madrileña sala Caracol la gira de Peter and the Test Tube Babies, leyenda viva del Street Punk Inglés que anda disfrutando una segunda juventud en la modestia y la dignidad que otorga haber sido un clásico por derecho propio y entenderlo como la gamberrada que son y fueron desde un principio.

Situando el elemento artístico en su contexto temporal actual, que urge de un posicionamiento social definido, claro, de una ubicación personal frente a banderas de todos los colores y tendencias, movimientos políticos, rojos de tres clases y fachas constitucionalistas, entre feminismo liberal o libertario, banco santander o cofidis,… poder decir con orgullo que yo soy de los de Peter, de los de Pedro, es delicioso (a falta de otra expresión sin entrar en lo grosero).

Ser y estar de orgullo obrero gritando en el mundo al mundo que se divierte a pesar del mundo.

Con puntualidad Suiza arrancaron la velada las malas bestias de Tensión, Harcore Animal Oi!; sin alardes ni pequeñeces, con notable popularidad en la escena y actitud rotunda se despacharon a gusto con un set de hora escasa y sobrada furia. Ortodoxos y ceñidos con fuerza al género del Harcore Street Oi! más parco, profundo y fiero, el cuarteto marca en la inmediatez de la actuación unas cotas de energía y derroche catárticas. Absolutamente perfectos para abrir boca.

“Pedro, Pedro, Pedro!!!” le gritaban desaprensivos punkis al cantante Peter Bywaters mientras este trasegaba cerveza sin alcohol (si, sin alcohol) como si no hubiera un mañana. En absoluta y envidiable tranquilidad, a su ritmo, sin prisa pero sin pausa, mr. “Bywaters” se va merendando un clasicazo tras otro porque sí, porque hasta las nuevas molan, con barriga, con 60 castañas y seguir celebrando la inconsciencia pubescente. La vida tiene que ser esto.

La banda con los fichajes juveniles de refuerzo de Nick Abnett y Sam Fuller, sección rítmica, bajo batería, suena como un tiro y se ajusta a las afiladas guitarras Derek Strangefish Greening como si de un solo artefacto se tratara, el artilugio que Peter usa de barrabasada contra el cosmos; con complicidad y picardía infantil pide drogas al público, un cigarrillo o maldice la perversidad política del mundo y el Brexit mientras van soltando perla y perla con resolución fluida, a pesar de los tiempos para coger aire; “Maniac” eleva el pogo al delirio y la Caracol arde con el “Banned from the pubs” y el “Blown out again”, parada dramática en boxes para que la afición pida el bis, soltar el “Elvis is dead” y elevar la intensidad un par de palmos encima de las cabezas en un “September” colectivo.

Eché de menos el desbarre que hubiera provocado su revisión del clásico de Gary Glitter “Leader of the gang” con la que había allí montada, pero vamos, más que satisfecho. El Punk no ha muerto, tiene barriga, achaques y se lo pasa como con quince años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.