Pixies en Benicàssim. Deuda saldada

Pocos festivales que se celebren este verano en Europa pueden presumir de un cartel como el que los hermanos Morán están preparando para el primer FIB en julio.

Comenzaban fuertes con nombres como Depeche Mode o Echo and de Bunnymen y pronto daban la sorpresa apostando de nuevo por un tristemente fallido hace dos años Morrissey, y se destacaban definitivamente juntando a los dos reyes indiscutibles del indie actual, Strokes y Franz Ferninand.

Sin embargo lo mejor estaba por llegar. Si hay un sonido que ha caracterizado desde sus orígenes el Festival de Benicàssim y predominado en las bandas que en él han actuado, ha sido el indie rock. Y si hay un grupo que ha influido, participado en la creación de ese sonido y servido como referente a muchas de esas bandas (compartiendo papel con Sonic Youth), han sido los Pixies.

Por tanto, existía deuda recíproca que algún día era necesario saldar y que los asistentes a la XII edición del festival más grande de nuestro país podremos disfrutar.

Pero, ¿en qué forma nos encontraremos a los Pixies? Primavera Sound y Festimad de 2004 sirvieron para demostrar que, a pesar de los años de ausencia, el cuarteto de Boston no había olvidado cómo convertir sus guitarras en agujas infectadas de surrealismo y distorsión.

Desde esa fecha, prácticamente no han parado de tocar. Conscientes quizás de que su futuro pasa por defender su pasado, han optimizado su directo hasta rozar la perfección, a pesar de que por desgracia, parece que siguen sin dirigirse la palabra. Acallados los rumores de nuevo álbum, Frank Black y Kim Deal sólo han conseguido coincidir en un estudio para grabar un tema nuevo, la irregular ” Bam Thowk”, y de momento debemos conformarnos con un par de discos en directo y un DVD grabados durante su última gira.

Por esta actitud, algunos les han acusado de mercantilistas, algo que Frank Black lejos de negar, ha reconocido. ¿Qué nos importa? Entre el 20 y el 23 de julio podremos volver a escuchar en directo “Velouria “, “Gouge Away”, “Debaser”, “Gigantic”, “Where is my mind ” o lo que es lo mismo, los mejores momentos de rock desde finales de los 80.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.