Reason light – Dimensiones electro-empíricas

Un obra conceptual denominada I. hasseris (es debido a un suburbio de Dinamarca), es el nuevo proyecto de Reason Light (La luz de la razón), donde detrás de todo, manejando los engranajes, se halla el experimental músico granadino Mané López Huete (nacido en 1997). Dream-pop, shoegazer, lo-fi rock o electrónica son géneros que se trenzan, entre sí, dentro de la concepción general del propio López, el cual pone voces, toca sintetizadores, rasguea guitarras y se ocupa de la programación y de la producción. Para ayudar en el aspecto visual de esta reciente empresa están Javier Acedo en el diseño artístico de las imágenes portadescas y Carmina Rodríguez en la fotografía promocional. Algunas de las abundantes influencias de este explorador intérprete sureño son artistas como Bon Iver, Sigur Rós, Beach House, DIIV, Real Estate, Sleep Party People, Moby, James Blake, Flaming Lips o M83, entre otros.

Caminemos ahora unos pasos hacia atrás. Reason Light comenzó sus primeras probaturas y canciones, en 2014 , con diversos temas como “Deconstruction IV”, “No horizon”, “Lift”, “Let it grow”, “Captain 306”( ésta en homenaje a Bowie), “Moonlight Swallows My Soul And Transforms Me” o “I see black spots all over the white path”, entre otras muchas. Así hasta llegar a 2016. Estos iniciáticos planteamientos de un valor emergente como Mané López, ya destilan una considerable carga de introspección y sedosa electro-psicodelia. Para paladear sus primeras apuestas de “progressive ambient”, en su justa medida, es conveniente que el oyente efectúe varias escuchas, donde a la larga se descubrirán muchos pequeños detalles cualitativos, en los que quizás no se repare a bote pronto. Carlos “Fauces” es un colaborador vocal de nuestro protagonista de hoy, en estos primerizos movimientos.

Algo más tarde sobrevino una maqueta de varios temas, los cuales podríamos englobar con el título de Crystal (2017) . Con “Growing Old” , “Antes de morirme” o “Glasgow”, Mané López continuó con la rastreadora dirección electrónica y de, digamos, “siglo 21”, que tiene como naturaleza este músico, o sea, apuntando y sugiriendo texturas y expresiones que le conducirían a un talentoso y más compacto despliegue posterior. El hialino tema-título unido a “The scientist”, dentro de extensos y particulares “covers” de algún que otro tema de Coldplay, constituyen otro ejemplo de puente de unión “arty” hacia la perseverante búsqueda comentada.

Ahora para este 2018, se han confirmado todos los cimientos previos del Reason Project y con el propio EP oficial, I.hasseris, se adivina una mayor unidad compuesta por cortes mucho más trabajados, evolucionados, puntillosos y complejos como “Blood and Snow” , “All that I try” , “Have no fear” , “Never belong” o “ My true name”. Una de las melodías descartadas para este álbum es la bautizada como “Luz Extinta”, cantada ésta en castellano. Hago este apunte para los que deseen ahondar e investigar aún más en la totalidad de la obra de este artista.

Pesadumbres existenciales, sutilmente desgarradas, que comunican con susurros atmosféricos, los cuales a su vez provienen de mundos de resonancias enigmáticas. También, voces distorsionadas con sumo tiento y que sirven como entrada a dimensiones sinuosas, compuestas éstas por carreteras empíricas con buen ritmo: son todas éstas algunas de las muchas inquietudes de pop alternativo por las que nos hace viajar/soñar Reason Light, con su creación de este año. ¿Serán aún más arriesgadas y audaces sus próximas huellas sónicas para 2019? Ojalá sea así.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.