Red Hot Chili Peppers – Stadium Arcadium (Warner)

Noveno disco del cuarteto angelino que, superados los veinte años de carrera, se encuentra desde hace tiempo en una segunda juventud. Mucho tuvo que ver con eso la vuelta del guitarrista John Frusciante al seno del grupo, de la mano del brillante Californication (99). Pero nada fue como antes. Frusciante hizo y deshizo, llegó a robarle el protagonismo al carismático Flea y la fórmula Pepper ya nunca fue la misma. Con el descafeinado By The Way (02) se les vio el plumero claramente; la fiera se había amansado y estos pimientos ya no eran tan picantes como antaño.
Ahora nos entregan Stadium Arcadium, un doble disco con nada menos que veintiocho canciones y del que ya han anunciado que sacarán hasta siete singles. Producido una vez más por Rick Rubin, este trabajo no se distancia demasiado del sonido más melódico de los últimos años. El primer single “Dani California” no es, en ese sentido, ninguna sorpresa, al igual que pasa con canciones como “Slow Cheetah”, “She Looks To Me” o, en definitiva, la mayor parte del trabajo.

Con un minutaje tan extenso, Frusciante tiene tiempo de recrearse con sus solos de guitarra, y por supuesto los coros en todos los temas no se los quita nadie. De ahí nacen piezas interesantes y algo más originales que de costumbre, ejercicios de cambios de ritmo en “She’s Only 18”, estribillos casi hímnicos en “Desecration Smile” y temas más acelerados como “Torture Me”.
Se agradece que, entre tanto medio tiempo, se hayan acordado de incluir algunos temas que nos hagan recordar, ni que sea tímidamente, el funk que fue su leit-motif. Así, en “Storm In A Teacup” o “Warlocks” Anthony Kiedis vuelve a poner voces raras, e incluso en la energética “Hump De Bump” volvemos a oír la trompeta de Flea. Algo que no ocurría desde el ya lejano Mother’s Milk (89).

En definitiva, Stadium Arcadium no hará cambiar un ápice la trayectoria, exitosa pero musicalmente errática, de Kiedis y los suyos. Pero oigan, son los Red Hot Chili Peppers y merecen un respeto. Ya que se han tomado la molestia de escribir un disco tan elaborado como este, seamos un poco condescendientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.