Robert Forster – Inferno (Tapete)

Las normas del pop las dicta Robert Forster. Punto y seguido. Se le ve relajado ofreciéndote la mano en plan gentleman bravucón y afectuoso en la portada de su sexto álbum, “inferno” (Tapete, 2019) grabado durante su estancia en Berlín. Esta vez el de Brisbane ha tardado menos en grabar, “solo” casi cuatro años desde aquel estupendo “Songs To Play” (2015) que lo devolvía a la actualidad musical después de entregar aquel majestuoso “The Evangelist”, en donde planeaba la sombra de su amigo, compañero de fatigas, y tan añorado por todos Grant McLennan.

Forster se toma las cosas con tranquilidad, y cuando está seguro de los pasos a dar se mete en un estudio, esta vez rodeado de amigos y familiares, y saca su tarro de esencias embriagadoras. En este trabajo le acompañan excelentes músicos de estudio como Earl Harvin, o el productor Victor Van Vugt que dan forma a un sonido más orgánico que el disco predecesor.

Esta vez Robert Forster quería abastecernos de un cancionero menos confesional, y la recuperación del piano como elemento tímbrico especialmente importante, como hizo en su debut “Danger In The Past” (1990) que curiosamente también fue grabado en Berlín, es un acierto indiscutible. Parece que el piano abriga a este legajo de canciones de rica expresividad que abre con una versión pianística de un poema de W.B. Yeats, la reposada “Crazy Jane on the Day of Judgement” What can be shown? que finaliza con versos que le ponen a uno los pelos de punta: What true love be?/All could be known or shown/If Time were but gone.’. Empezar un disco de esta manera solo lo hacen maestros como él.

“No Fame” es una melodía que me toca en lo más hondo. Con sus riffs y armonías enredándose en un estribillo perfecto, reivindica a las claras de que el legado The Go-Betweens es inmortal, y seguirá siéndolo, mientras el autor de “Baby Stones” le dé la gana. Lloro de placer. La furia y la impronta rockera que, junto a un piano muy Jerry Lee Lewis, te cogen por la pechera en la bella “Inferno” (Summer In Brisbane”) que puede recordar a incunables de Forster/ McLennan como “Karen” o “Careless”.

En “The Morning”, medio tiempo estremecedor, Forster canta como nunca (creo que nunca lo escuché modular tan bien como lo hace en este disco), y “Life Has Turned a Page” crea un espacio acogedor, preciosas percusiones, para narrar escenas y gestos autobiográficos.

Quizás la muy Lou Reed “Remain”, o el rock más convencional de “I’m Gonna Tell It” no estén a la altura de todo lo llevamos oído hasta ahora, pero remonta el vuelo con otra perla que queda prendada en su cancionero, “I’ll Look After You”, con amorosos versos tales como I won’t get in your way Other things to do anyway /Its your town and your time is now/I respect and I don’t expect/You to sneeze in a summer breezeBut just in case you do” . Cierra con la enigmática “One Bird In The Sky” rasgando su guitarra, y el piano tejiendo una melodía para seguir floating in the sky. Objetivo cumplido. Robert en estado de gracia nos salva de tanta vulgaridad.

Escucha Robert Forster – Inferno

3 comentarios sobre “Robert Forster – Inferno (Tapete)

  • el 14 Marzo, 2019 a las 10:34 am
    Permalink

    Uno de los mayores genios del pop contemporáneo. Y punto

    Respuesta
  • el 14 Marzo, 2019 a las 10:34 am
    Permalink

    que venga de gira ya, por favor

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.