Foo Fighters – In Your Honor (RCA)

Dave Grohl y los suyos vuelven con el quinto disco de estudio para los Foo Fighters. En los dos años y medio que le separan de One By One, el ex-batería de Nirvana no ha perdido el tiempo. A parte de algún single suelto a cuenta de los Foos como “Walking A Line”, Grohl encabezó Probot, un proyecto de heavy-metal junto a figuras como Lemmy (Motörhead) o King Diamond, además de tocar la batería en los últimos discos de Garbage y Nine Inch Nails.

Su nuevo álbum In Your Honor se nos presenta separado en dos discos claramente diferenciados: uno muy cañero y otro mucho más reposado. En el primer CD, las influencias heavy-metal de Grohl nos ponen en bandeja a los Foo Fighters más duros y acelerados. Podemos verlo en temas potentes y guitarreros como “In Your Honor”, el desgarrador “Free Me” o el primer single “Best Of You”. Canciones como “No Way Back”, “DOA” o “Resolve” nos devuelven el sonido clásico de los Foo Fighters, mientras la enérgica “End Over End” cierra con justicia el primer disco.

El contraste con el segundo CD es enorme. Aquí nos encontramos con un delicioso surtido de canciones acústicas, una faceta del grupo que, aún contando con perlas de su carrera como “Walking After You”, no había sido explorada suficientemente. Perfecto inicio con la intimista “Still”, donde Grohl más que cantar nos susurra al oído. Baladas como “What If I Do?” o “Over And Out” ayudan a mantener el buen ambiente, e incluso podemos decir que el tono melancólico de “Friend Of A Friend” nos recuerda, salvando las distancias, al clásico “Polly” de Nirvana. Grohl se marca un precioso dueto con la encantadora Norah Jones en “Virginia Moon”, mientras el batería Taylor Hawkins toma la iniciativa cantando en la más animada “Cold Day In The Sun”.

En total, veinte canciones que son una buena muestra de su versatilidad, aunque quizás habría sido preferible mezclar los temas duros y los calmados para evitar tanto contraste entre ambos discos. Cabe mencionar la aportación de otros músicos, entre los que destacamos Josh Homme de los Queens Of The Stone Age a la guitarra y John-Paul Jones de los legendarios Led Zeppelin a la mandolina, cameos que en ningún caso quitan el protagonismo a la banda de Grohl y que podemos calificar de anecdóticos.

En definitiva, nos encontramos sin duda ante el disco más completo de los Foo Fighters. Cuando se cumplen diez años de su primer trabajo, podemos decir que (ahora sí) han alcanzado la madurez. Quién sabe si algún día los más jovencitos se sorprenderán al saber que Dave Grohl estaba en otro grupo antes de liderar los Foo Fighters

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.