Rothrigo: Nuevas generaciones en busca de su oportunidad

Recientemente leí una noticia que establecía que el 81% de los jóvenes menores de 30 años no pueden emanciparse. La precariedad y los sueldos actuales están consiguiendo que varias generaciones estemos en una situación bastante crítica. De ese 19% que consigue empezar a volar, la inmensa mayoría tiene que hacerlo compartiendo piso, pagando alquileres desorbitados por una habitación, o dependiendo directamente de los ingresos de sus familias. El rollito “Friends” o “Cómo conocí a vuestra madre” se está convirtiendo cada vez menos en una sitcom y más en una película de terror. Hace diez años había jóvenes que se manifestaban por ser mileuristas, (con toda la razón), y ahora llegar cobrar 1.000 euros es algo bastante complicado. El tiempo pasa, y aquella frase de somos la generación que va a vivir peor que sus padres se ha convertido en una realidad. Aquí no vengo a contar soluciones faraónicas, solo a mostrar una situación que cada día asusta más.

Al final, y sin ser simplistas porque sabemos que esto es debido a múltiples factores y muy difíciles de solucionar, vemos que a los jóvenes de esta generación nos faltan oportunidades. Y si entramos en el terreno de la industria cultural, y pensando en poder vivir de la música más concretamente, esto sin duda se hace más visible. Actualmente hay una sobreproducción de música desarrollándose en una bifurcación; las bandas ya conocidas, con giras mundiales y precios desorbitados, y las nuevas bandas que se han convertido prácticamente en invisibles, convirtiendo las condiciones de subsistencia prácticamente en una utopía. De ahí la importancia de una sección como la de 7 Minutos: dar visibilidad a grupos o cantantes que cada vez lo tienen más difícil.

Por eso, artistas como Rothrigo son tan necesarios. Porque tanto él, como yo o como tú, buscamos nuestro sitio en el mundo. Un lugar cada vez más difícil de encontrar. Y es que, este joven artista de apenas 21 años que vive en Madrid y Londres acaba de irrumpir en el mundo musical con una canción auto producida titulada “Up and away”, la primera bala que ha disparado antes de la publicación de su primer disco que se espera en los próximos meses.

 

Con un sonido alegre y fresco, con toques de groove, elementos electrónicos y mucho bedroom pop nos presenta una pieza musical que desprende muy buenas sensaciones. Fiel a los cánones clásicos del pop británico, en el cual se inspira, y una educación musical conseguida a través de Internet nos muestra su mundo sonoro. Un intento de combatir las inseguridades de la nueva generación de jóvenes a ritmo de teclado.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.