Serge Gainsbourg & VVAA – Les interprètes de Serge Gainsbourg (Universal)

La entrada de Serge Gainsbourg en el panorama musical francés a finales de los años 50 no fue nada fácil. Tras aparcar la pintura quemando casi todas sus obras, Serge decidió a sus 30 años dedicarse por completo a la música en un momento marcado por el rock´n´roll de Elvis Presley y por el hecho de que la chanson française ya estaba más que cubierta por George Brassens, Jacques Brel, Charles Aznavour o Boris Vian. Gainsbourg tenía experiencia como pianista en pequeños bares, pero era un completo desconocido para el gran público. Además, tampoco ayudó su aspecto físico ni su edad. Sin embargo, para Gainsbourg fue crucial que sus temas fueran interpretados por otros artistas que estaban en auge en esa época. Los mejores ejemplo: la versión de “Le Poinçonneur des Lilas”, su primer éxito, por Les Frères Jacques y “La Javaneise”, versionada por la irresistible Juliette Grecó. La gente se preguntaba quien era el creador de esas canciones y allí fue cuando Gainsbourg se empezó a ganar un nombre en el mercado musical francés. Al cumplirse en 2011 los 20 años de la muerte de Gainsbourg, Universal ha recopilado en un doble LP 45 temas de l´enfant terrible interpretados por cantantes franceses u otros en los que también canta Serge. Una auténtica joya para acercarse a Gainsbourg.

En el álbum hay canciones convertidas ya en clásicos en su momento y posteriormente ratificadas por la historia que le dieron el éxito a Gainsbourg como “Poupée de cire, poupée de son”, tema cantado por una de sus musas, la tierna e inocente France Gall y que le valió su primer éxito internacional al ganar en Eurovisión en 1965, y como “Je t´aime moi non plus”. Sin embargo, en Les interprètes de Serge Gainsbourg se puede escuchar el tema original que fue cantado por Brigitte Bardot y no por Jane Birkin. Al parecer, Bardot ante el escándalo en el cual se iba a ver inmersa si se publicaba la canción exigió que no viera la luz. Gainsbourg no entendía nada. Otra canción que sí se publicó, tuvo un gran éxito y está recogida en este disco es “Bonnie and Clyde”, al lado de Bardot.

El álbum está plagado de grandes joyas que repasan la trayectoria del cantante sobre todo en sus etapas de chanson, pop y música ochentera. Comenzando por temas como “Laisser tomber les filles” o “Les sucettes”, cantadas por France Gall, “Harley Davidson”, con Bardot o “Ne des rien”, con Anna Karina y Jean Claude Brialy; pasando por su etapa de madurez con la preciosa “L´anamour”, con Françoise Hardy o “La décadanse”, junto a Birkin; hasta llegar a su última etapa con “Dieu fumeur de havanes”, junto a Catherine Deneuve o la discutible “Dis-ïui toi que je t´aime”, de Vanessa Paradis. Los temas, en su mayoría protagonizados por voces femeninas, son frescos y animados y están alejados de las etapas más oscuras e interesantes del cantante como la Histoire de Melody Nelson o L´homme à tête de chou.

Más allá de sus espléndidos discos, Gainsbourg destacó por las interpretaciones que ofreció a tantos artistas franceses que (por fin!) gracias a este álbum quedan recogidos. Un gran homenaje al cantante, actor, director de cine escritor, pintor frustrado y al genio provocador que fue monsieur Gainsbourg.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.