Surfer Blood

El límite es el cielo

En cuestión de meses, Surfer Blood ha pasado de ser simplemente una banda de jovenzuelos de Palm Beach (California) a uno de los grupos más de moda de Estados Unidos. Aupado por los medios especializados del país, su excelente disco debut los ha propulsado al infinito. Como nos cuenta su cantante, John Paul Pitts, el “límite es el cielo” .

Vuestro primer disco es uno de los mejores del año, ¿cómo te sientes al respecto?
No sé si es de lo mejor del año, pero es muy halagador oírlo. Estamos muy agradecidos de que todo haya sido tan bien recibido; es raro pensar que hace poco más de un año estábamos grabando Astro Coast en mi apartamento. Simplemente viene a demostrar que todo es posible.

¿Cuáles eran vuestras expectativas?
Realmente no teníamos ninguna, no había manera de saber si nuestra música le gustaría a alguien. Nos replanteamos todo cientos de veces y perdimos mucho sueño pensando en eso. Pero bueno, no conozco ningún músico que no se preocupe por la calidad de su trabajo.

Es curioso cómo se han desarrollado los acontecimientos con un disco grabado en tu sala de estar, ¿no?
Algunas veces pasan cosas increíbles. Es asombroso lo que puedes conseguir con unas instalaciones mínimas e Internet.

Tal vez deberíais plantearos cobrar por ello…
Lo hemos hecho, pero la gente es lo suficientemente inteligente como para saber de dónde conseguirlo gratis. Tampoco es gran cosa.

Un buen porcentaje de vuestro éxito se debe al apoyo de webs como Pitchfork.
Tuvimos la suerte de ser bien recibidos por algunas publicaciones influyentes (incluyendo Pitchfork). Es impresionante que una web pueda recoger una banda que está dando sus primeros pasos y apoyarla. Se necesitan muchas agallas para arriesgarse por una banda nueva de la que nadie ha oído hablar.

De 0 a 10, ¿cómo de cansados estáis de que la gente os pregunte por Weezer? ¿Y por Pavement?
Cuando salió el disco yo diría que un 8 más o menos; hubo unos meses en los que parecía que me podían preguntar sobre Weezer o Pavement cada día. Quiero decir, son dos bandas con las que crecí, así que no está totalmente fuera de lugar. Simplemente no me gusta cuando parece que alguien me lo está preguntando porque lo ha leído en otras entrevistas donde se mencionó. Creo que hay mucho más en nuestra música que un homenaje a Weezer y Pavement.

Vuestras influencias parecen bastante claras. De hecho, hay pocas bandas en la actualidad que no las muestren claramente…
Ése ha sido siempre el caso. Joey Ramone era un alias que John Lennon usaba cuando se registraba en los hoteles; Nirvana fue siempre claro acerca de las bandas que admiraban. De cualquier manera, me arriesgaría y diría que la música de hoy es realmente distinta.

Asumiendo que cada generación se inspira, generalmente, en lo que han hecho otros en la década anterior, ¿qué bandas crees que seran la inspiración de los músicos en 2015? ¿Quizá Surfer Blood?
Espero que eso no sea demasiado descabellado; sería un honor inspirar a futuros músicos.

¿Tal vez Animal Collective o The Dirty Projectors? Creo que estas dos bandas están haciendo música por ahí que seguramente no será apreciada hasta dentro de unos años; a pesar de que están vendiendo hasta agotar en todo el mundo (risas).

Es una gran ventaja tener una herramienta como Internet que te permite elegir tus influencias de entre la música de los últimos 60 o 70 años, ¿no?
Dímelo a mí. Tengo la librería de iTunes a rebosar, y la de mi hermana está igual.

Tenéis una canción llamada “Twin Peaks” y, si no me equivoco, el tiburón de la portada de vuestro disco es el de “Jaws”. ¿David Lynch o Spielberg?
David Lynch, pero tampoco es que pueda ver películas suyas todos los días.

Supongo que ya estaréis pensando en vuestro segundo disco… ¿Cómo digerís las expectativas que la gente tendrá puestas en vosotros?
Estoy con muchas ganas de empezar a grabar nuestro próximo disco. Soy consciente de que las expectativas son altas, pero durante el ultimo año he visto a todos los que formamos esta banda crecer como músicos y personas. En esta ocasión tendremos más recursos a nuestra disposición, así que creo que el límite es el cielo.

En noviembre estuvisteis tocando en Madrid y Barcelona con Interpol, ¿qué tal fueron estos conciertos?
Fueron increíbles. Tocamos en el Primavera Sound de Barcelona en 2010 y lo pasamos en grande. Nunca había estado en Madrid, hay mucha diversión. ¡No veo la hora de volver a España! Además, todos somos grandes “nerds” de Interpol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.