The Bleach – Shining Blackout (Algoenblanco Records)

Todo en el debut de The Bleach tiene un marcadísimo aroma a clásico; desde el diseño del disco a la propia imagen del trío hasta, por supuesto, su sonido. En los sesenta se habrían movido como pez en el agua y no habrían tenido problemas para medrar. Sin embargo, estamos en el siglo XXI, la era de Belén Esteban y Papá Topo, terreno baldío para el virtuosismo y cualquier tipo de reflexión que vaya más allá de anteayer.

Las referencias en este caso, pues, no se encuentran al girar la esquina, aunque son bastante evidentes. The Bleach quiere ser una especie de cruce que combina el ADN de un rock tipo Stones y la Creedence con el garage primigenio de Sonics o Seeds. Vamos, una joyita para los amantes del mundo viejuno; un oasis de aguas turbulentas entre tanto paseo en barca por el Retiro.

Además, si pudiéramos abrir el corazón de Shining Blackout comprobaríamos que no hay chips ni cosas modernas dentro, sino un bonito engranaje que funciona con una buena dosis de grasa de esa que no se va ni con un chorro de lejía. En su debut, Bleach ha querido utilizar la misma tecnología con la que se grababan los discos hace medio siglo, la analógica. La pregunta es: para terminar de cerrar el círculo, ¿se editará también en vinilo?

Con un comienzo directo y lleno de inspiración (“Pretty little girl”, “La la la”, “Gotta love you”, “Shelter”) y varios pepinazos rock desperdigados hasta el final (“Crystal ball”, “Burn this city”, “Diggin’”), Shining Blackout resulta ser un debut muy serio a cargo de una banda con buenísimas trazas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.