The Grip Weeds – Summer of a thousand years (Rainbow Quartz – Houston Party)

¿Puede una sustancia ser ácida, dulce, enérgica, pausada, sensata, inquieta, actual, nostálgica, típica y sorprendente? En el mundo real, no existe tal compuesto. Afortunadamente, la música se escapa muchas veces de la realidad. Ese paradójico cúmulo de sensaciones es el que puede llegar a trasmitirte Summer Of A Thousand Years, el tercer disco de los neoyorquinos Grip Weeds. Solo necesitarás no hacer ascos al concepto clásico de canción.

The Grip Weeds, la banda de los hermanos Rick y Kurt Reil, ha completado un álbum que recorre los matices del sonido clásico de la segunda mitad de los 60 y primeros años 70, sin que el resultado global suene herméticamente antiguo. Los Byrds siguen siendo fuente obligada de inspiración, presentes en cada una de las armonías vocales que empastan los hermanos Reil, y en el sonido Rickenbacker, matiz que se repite en más de una ocasión a lo largo del disco. Un recorrido que transcurre entre el folk y el rock, un difícil paso intermedio que ellos resuelven con maestría, compaginando la dulzura y sensatez de las melodías elaboradas, con la energía e inquietud de las guitarras que toca Kristen Pinnel. Pueden recordar en ocasiones a The Move en su última etapa, y no ocultan su admiración por los Who, a los que versionean con soltura en “Melancholia”.

Recorriendo las 14 piezas que componen el disco, topamos con joyas como “Save My Life”, el corte inicial, que bien podría haber sido escrita por Roger McGuinn, el que fuera primer single “Rainy day #3”, de la que incluso hemos llegado a leer que retoma el espíritu Beatle de “Love me do”, gracias al dibujo de la línea de armónica (tampoco es eso). Existen momentos rockeros en esencia, como la fantástica “Lost on you”, una especie de extraña fusión de Bad Company y Dodgy. No falta el toque de psicodelia con “Life and love, Times to come”, ni canciones pop (con un cierto toque a Police incluso) , como el corte que da nombre al disco. Pero sin duda, aquellos que améis las melodías precisas y preciosas, encontraréis en “Future Move”, el tema que quizá se aleja más del tono general, la canción que llevabais años esperando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.