The Posies – Sala Revólver (Madrid)

Son las 8:30 de la tarde, la sala Revolver registra un tercio de la entrada cuando GALLYGOWS se preparan para telonear a uno de sus grupos favoritos -no me lo han dicho, pero es evidente-, THE POSIES. El quinteto de Barcelona ofrece un concierto quizá demasiado lineal y con el agravante de un sonido pésimo -de eso ellos no tienen la culpa; ya hablaré luego de la sala, que se merece una crítica aparte-.

Con el aforo ya completo, salen al escenario THE POSIES, y como no podía ser de otra manera, comienzan con su hit más conocido: ”Dream all day”, single de su obra maestra “Frosting on the beater”. Algunas cosas nunca cambian, como la SG de Jon Auer y su forma tan personal de tocarla. Sin embargo sorprende que Ken Stringfellow se haya desprendido de su Telecaster Thinline y haya optado por una Danelectro que le da graves problemas de afinación durante todo el concierto. No varía tampoco quien toca el bajo, Joe Skyward, fijo en la formación desde los tiempos del “Amazing disgrace”, pero detrás de la batería hay una cara nueva (Keanu, creo), que se estrena en esta gira. No, no creáis que es un nuevo Mike Musburger -estos chicos no volverán a encontrar una joya semejante- aunque se acopla perfectamente al grupo. (Por cierto, para los que os preguntéis qué es lo que estará haciendo ahora el genial batería del “Frosting on the beater”, os contaré que tiene un proyecto junto a uno de los guitarras de GIGOLO AUNTS).

Volvamos al concierto. THE POSIES nos lanzan otra directa al corazón: “Please, return it”, cantada como siempre por Ken. Sigue el repertorio y siguen las grandes canciones: “You´re the beautiful one” y “Fight it (if you want)” -salta el primer escupitajo de Ken (yo ya lo estaba echando de menos)-. Es ahora cuando el sonido empieza a mejorar ligeramente (¿habrá sido el escupitajo?), aunque poco más se puede hacer en esta sala de acústica pésima.

Llega el momento de presentar un par de canciones nuevas, incluidas en su último trabajo, “Nice cheekbones and a Ph. D.”, un EP de cinco temas grabados en acústico. “With those eyes” y “Chainsmoking in the U.S.A” -una maravilla con preciosos juegos vocales- suenan tremendamente compactas en eléctrico, al más puro estilo de los
POSIES de siempre. Ken se muestra muy simpático y sincero con el público. Vaya, parece que se han vuelto a meter en algún lío y
se han quedado sin blanca, así que lo mejor será pasarse por el stand y comprarse algo a la salida. (Ahora me explico lo de la Danelectro!! -es broma-).

¿Cómo no? Hoy tampoco faltan las coñas con lo de Jon y su parecido con Antonio Banderas, y Ken presenta “Ontario”, quizá su canción más comercial, como “Antonio”. El público se desata. De su disco “Dear 23”, el primero con la gigantesca Geffen, eligen “Any other way”, justo en la mitad del repertorio. Después, preciosidades como “World”, “Flavor of the month” y “Fall apart with me”, para acabar el cuerpo del concierto con la inevitable “Solar sister”.

Primer bis: “Matinée”, una de las nuevas. Aún se reservan, para mi gusto, lo mejor del concierto: “Daily mutilation”, “Precious moments” y “Burn & shine”. El público está enfervorizado.

THE POSIES vuelven a salir, afinan sus guitarras, pero… ¿qué está ocurriendo? Los responsables de la sala no les permiten seguir tocando. Los fans del grupo rompen a gritar insultos y abucheos, pero no hay nada que hacer. Suena por el equipo “I just can´t get enough” de Depeche Mode. Parece que lo hayan hecho intencionadamente, es justo lo que estaba pensando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!