Vitesse – You Win Again, Gravity!! (Acuarela)

Es otoño. Esta lloviendo. Nos acercamos a la ventana. Abrimos las cortinas. Miramos el cielo. Miramos las nubes descargando agua. Pensamos en el amor. Pensamos en el desamor. Vitesse está sonando. Es el sonido del otoño mas melancólico. El sonido del amor imposible, de la agonía contenida. De lo que no fue y pude haber sido.

Viajamos por mundos que solo están en nuestra cabeza, abstraídos, y acompañados del sonido generado por Joshua Klein y Hewson Chen.

Así es el sonido de Vitesse. Te transporta a los mundos mas introspectivos y nebulosos de tu mente.

Este dúo americano publica su cuarto trabajo, “You win again, gravity!” (Acuarela), que continua con la belleza sinuosa de los otros tres. Otro trabajo magistral del mejor techno-dream-pop (por llamarlo de algún modo) que podemos encontrar hoy en día. Desde Magnetic fields o Family, hasta los primeros Cure o Depeche Mode, su sonido deambula entre sintetizadores hipnóticos, voces susurrantes, guitarras minimalistas y todo unido con el envoltorio de las mas dulces melodías evocadoras.

Las letras son preciosistas, poemas agridulces que hablan de lo maravilloso del amor y de la angustia del desamor. Un disco delicado, tan delicado como cristal de bohemia. Una fragilidad que hará brotar lágrimas a los mas sensibles, pero que aun así no podrás dejar de escuchar. El listón estaba tan alto con su anterior trabajo, “What can not be, but is…” (2001), que me daba miedo decepcionarme con este. Pero no, este está como mínimo al mismo nivel de aquel. Se puede considerar una continuación a todos los niveles. Aunque trabajan en otros proyectos paralelos, cuando lo hacen como Vitesse cuidan el sonido para que toda su trayectoria se homogénea y compacta. Sus cuatro discos, son ya obras fundamentales del dream-pop contemporáneo. Joyas a cuidar. Destacar una canción de las dieciséis es inútil puesto que el disco es un todo, totalmente conceptual, y merece ser escuchado de principio a fin, para darse cuenta de todo lo que es capaz de transmitir. Pero si solo queréis probar, podéis escuchar “Out under stars”, pero repito, lo mejor es escucharlo entero, de principio a fin.

A destacar la versión de “Tunnel of Love” de Dire Straits, pasada por el tamiz Vitesse (casi irreconocible, pero bellísima).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.