VVAA – Bring Your Own Poison (Pias)

En la calle Whitechapel cerca del metro de mismo nombre se encuentra el Rhythm Factory. Este local abre a las 11 para tomar cafés y demás refrescos; de 12 a 4 podemos degustar un delicioso menú tailandés en los cómodos sofás del restaurante, cuyas paredes están adornadas con arte moderno y contemporáneo.

Por cierto la ciudad es Londres.

Así que no es de extrañar que por la noche este bar/club/sala se convierta en un lugar de encuentro social de la nueva generación londinense: artistas, diseñadores y estudiantes se juntan para disfrutar de buena música, tanto con bandas en directo como en sets de DJ.

Obviamente no estamos ni en el ”the matrix” de San Francisco en los 60, ni en los ingleses Hacienda o Fabric, es incluso más parecido a un bar de mala muerte que a estos grandes locales musicales. Pero el hecho de que un grupo de fama mundial como es ahora The libertines, haya empezado tocando ahí y les siga siendo fiel es suficiente excusa (parece ser) para hacer un recopilatorio de canciones grabadas en directo en el propio local dentro de la programación de “Bring your own poison”.

No es de extrañar que sean los libertinos quienes abran el disco, que más tarde se incluya una canción del otro grupo de Pete Doherty, The Babyshambles, y que oficialmente el disco termine con una canción en acústico cantada por este; digo oficialmente porque aparte de esta canción tranquilita, hay un corte secreto donde vuelven los Libertines a dar caña esta vez acompañados de Pete Perret.

Pero no es todo paja lo que rellena; el recopilatorio nos muestra de forma cruda y directa una instantánea del punk underground londinense del momento, con gran parte de las bandas representativas de la escena. Y bueno… esto no es Londres en otoño del 76 y sabemos que no va a hacer historia, pero el sonido es incendiario y coge el relevo (casi 3 décadas después) de Sex Pistols, The Damned,… sin el mismo contexto, pero con igual fuerza sónica.

Seguramente los grupos que salgan no os sonarán y las canciones no os parezcan una maravilla, pero a los amantes del genero les gustará y si tienes interes en el tema, no decepciona. Es el típico CD que te comprarías por 6€, lo escuchas 6 veces, y a los 6 meses… ya lo has olvidado. Con esto no quiero hacer ninguna referencia al diablo. Aunque fuego hay, desde luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.